Musk y Twitter o la crónica de un melodrama millonario

La obsesión de Elon Musk por hacerse de Twitter se convirtió casi desde el comienzo en una pelea entre el polémico magnate y su red social favorita.

Tras meses de recriminaciones e intentos de cancelar el negocio pactado, Musk dio el martes una tregua y decidió cumplir su oferta inicial.

Google suspende su servicio de traducción en la China continental

Algunos puntos claves de la saga: 

«Apasionado creyente»

Musk es un viejo usuario de Twitter con más de 100 millones de seguidores. Utilice la plataforma como megafono para sus ambiciones personales y empresariales.

El 4 de abril formalizó un pedido de compra del 9,2% de las acciones de Twitter por 2.900 millones de dólares.

Las acciones de la red social se dispararon, Musk ganó un sillón en la junta de la empresa y el CEO de Twitter, Parag Agrawal, lo describía como «apasionado creyente e intenso crítico del servicio». Eso «es exactamente lo que precisamos», dijo entonces.

«Píldora venenosa»

El idilio entre las partes apareció solo uno días. Musk no integró la junta y Agrawal dijo que eso era lo mejor.

Musk lanzó una oferta hostil por Twitter, según documentos del 13 de abril, y la empresa recurrió a la «píldora venenosa», un mecanismo que permite ofrecer a los accionistas más acciones a bajo precio.

Marcha atrás

Luego Twitter revistió el curso y el 25 de abril reveló que había acordado venderle toda la compañía en 44.000 millones de dólares.

Parlamento Europeo adoptar cargador universal para dispositivos portátiles

Musk se desprendió entonces de 8.400 millones de dólares en acciones de Tesla, prometió usar hasta 21.000 millones de su fortuna personal y consiguió que algunos amigos aportaran unos cuantos miles de millones.

El magnate, famoso por sus provocativos mensajes, dijo que planeaba readmitir al ex presidente Donald Trump en Twitter, de donde fue expulsado tras el asalto al Capitolio en 2021.

A la Corte

Luego Musk se echó atrás. El 13 de mayo dijo que el acuerdo estaba «temporalmente en suspenso» mientras buscaba información sobre las cuentas falsas y spam en la plataforma.

Después de dos meses de discusiones públicas sobre el tema, canceló el acuerdo y acusó a Twitter de hacer declaraciones «engañosas». De inmediato, la empresa entabló acciones legales para hacer cumplir el acuerdo de compraventa.

Reconciliación

Ambas partes se prepararon para un largo y costoso enfrentamiento en un tribunal especial del estado de Delaware.

Musk resultó favorecido por revelaciones de un exfuncionario de Twitter que expuso las deficiencias de la compañía en el recuento de cuentas falsas y bots, así como su aparente negligencia en materia de seguridad.

Twitter, sin embargo, sostenía a rajatabla que su acuerdo con Musk estaba sellado y que en consecuencia debía cumplirse.

Acciones de Twitter se disparan tras anuncio de compra de Elon Musk

Este martes Musk recurrió a Twitter para anunciar que cumpliría el trato.

«Creo que Musk detectó que no ganaría el juicio», dijo el profesor de derecho Carl Tobias. 

El futuro

Previamente, en mensajes al personal de Twitter, Musk había dicho vislumbrar una plataforma con mil millones de usuarios pero no fue claro en cuanto a eventuales despidos o límites a la libertad de expresión.

Pero aún antes de que se pueda diseñar el futuro de Twitter, cualquiera de las partes puede seguir discutiendo los detalles de la venta.

Si bien un enfrentamiento potencial en los tribunales ha disminuido, sigue siendo una posibilidad.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.