Tiempo apremia a la oposición para unirse de cara a elecciones 2021

Faltan 14 meses para las elecciones nacionales en Nicaragua y la oposición todavía no tiene una base sólida de unidad para presentarse a los comicios. Cada vez hay más fricciones que se vuelven profundas dentro de la Coalición Nacional y las organizaciones y partidos políticos que la integran.

La firma encuestadora costarricense CID Gallup, reflejó  en junio pasado que al menos el 64% de la población no tiene un partido político definido para votar; sin embargo, la oposición ha perdido la oportunidad de ganar esa preferencia.

«Para usar una metáfora: es como un paciente, vos le metés el dedo en diferentes partes del cuerpo y donde le metés el dedo sale pus», dice el excanciller Francisco Aguirre Sacasa en relación a cómo está actualmente la oposición.

«Empecemos por el tema de la Coalición Nacional: se destapa como lo que iba a salvar a la oposición el 25 de febrero, y ahora ya estamos en el mes de septiembre y todavía no ha cuajado», critica el exdiplomático.

El excanciller de Nicaragua, Francisco Aguirre Sacasa.

Aguirre Sacasa menciona varios eventos que han sacudido a los grupos opositores, entre ellos la salida de integrantes de la Alianza Cívica como es el caso de Edwin Carcache, José Pallais y más recientemente Gioconda Belli, algo que él cree debilita la imagen de esa agrupación.

Mientras en la Coalición, también hay otros aspectos que a su juicio, cansan a la ciudadanía, la litis que mantienen Francisca Ramírez y Medardo Mairena por la representación del Movimiento Campesino, fueron algunos de los ejemplos que citó.

«Después sale Freddy Navas diciendo que él representa a los campesinos. En fin, hay una división interna en el Movimiento Campesino que nadie se lo esperaba», dice Aguirre Sacasa.

El exdiplomático destaca que incluso, «hay una pugna entre los jóvenes», de la oposición.

Jóvenes de la Alianza Cívica dicen que solo hacen "autocrítica" a la Coalición

Unidad lejana

Carlos Pérez Zeledón, integrante de la organización Propuesta Ciudadana, que también conforma la Unidad Azul y Blanco (UNAB), sostiene que en Nicaragua no se ha logrado concretar la unidad porque según él, existen intereses económicos y políticos moviéndose e incidiendo entre las organizaciones.

«Una buena parte de la oposición que ha trabajado con el gobierno está tras bambalinas, haciendo algunos arreglos con el sector financiero y otros grupos de poder. Pongámosle nombre y apellido: la Alianza Cívica, detrás de la Alianza Cívica está el Cosep (Consejo Superior de la Empresa Privada), que han estado boicoteando el proceso de la unidad», denuncia Pérez.

Sin embargo, José Dávila Membreño, integrante de la Alianza Cívica y delegado ante el Comité Nacional de la Coalición Nacional, es un tanto más optimista. Él cree que la oposición nicaragüense está en «acomodos». «Se puede decir que la unidad está en construcción, la oposición está en búsqueda de la unidad, porque la unidad no solo es estar juntos, la unidad es presentarse como alternativas frente a la dictadura», indica.

Movimiento Campesino se sale de la Alianza Cívica alegando que no les toman en cuenta

Carlos Pérez expresa que la crisis que vive la unidad opositora es evidente, pero no se dicen, según él, para no desmoralizar a las personas. Agrega que dentro de la misma UNAB han habido grupos importantes que se han desligado por la misma crisis interna.

«La Alianza Cívica saca su agenda de nación, uno esperaría que eso fuese un trabajo concertado; un arreglo, estamos dentro de una Coalición, pero siguen jugando solos. Siguen acarreando agua para su molino en los territorios, en las esfera pública, en los medios de comunicación», manifestó Pérez, y agrega que hay una especie de competencia entre los grupos opositores que no es sano en estos momentos.

«Vemos al CxL haciendo campaña aparte y con un sector de la Alianza, coqueteando con ella», asegura.

A las puertas del año electoral

«Ya estamos acercándonos al año pre-electoral», dice Aguirre Sacasa, y cuestiona que según él, la mayoría de la oposición»no percibe que hay una premura de tiempo».

Para Carlos Pérez no hay tanta prisa. Dice que hay dos casillas disponibles, la del Partido de Restauración Democrática (PRD) y la del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), y en última instancia, asegura,  está la de Ciudadanos por la Libertad (CxL).

Jóvenes de la Alianza Cívica en campaña contra Coalición Nacional

«Si se van a ir a elecciones sin remedios, pues ya se cuenta con casillas. Yo siento que por ahí puede haber un poco de optimismo, pero no creo sinceramente que el régimen vaya a hacer reformas tan amplias como las que se quieren», manifiesta Pérez.

De acuerdo a su opinión, dice reconocer que el gobierno está jugando a agotar el tiempo porque tiene todo a su favor.

Dávila, en tanto cree que las cosas tienen su ritmo y se aferra a que tienen que haber reformas electorales este año y aprobarlas en enero. «Hay que trabajar sin prisa y a la vez sin pausa, pero no hay que autoflagelarse con los ritmos», sostiene el integrante de la Alianza Cívica.

Miembros de la Coalición Nacional durante la firma de sus estatutos.

No se ven señales de reformas electorales

Dávila manifiesta que el gobierno de Ortega siempre espera los últimos momentos para tomar las decisiones que le favorezcan.

«Para la oposición ya es una señal de alarma que ya estemos en septiembre y que el gobierno no dé paso para mostrar su voluntad de hacer reformas electorales», dice Dávila, y cree que solo unas reformas electorales profundas son «garantía de unas elecciones libres como se está demandando».

 

Dávila expresa que ya es hora de trabajar intensamente en torno a una propuesta única que, a su juicio, va a reacomodar a la oposición, porque en la medida que vean si hay reformas y cuáles serán, la oposición podrá tomar su estrategia de participar o no participar en las elecciones.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.