Pedro Vásquez y Flor de María Ramírez reciben medidas cautelares de la CIDH

La CIDH exigió al Estado de Nicaragua que adopte "medidas necesarias para proteger los derechos a la vida e integridad" de Vásquez y Ramírez.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) otorgó el pasado 3 de agosto de 2021 medidas cautelares a favor del ciudadano nicaragüense Pedro Salvador Vásquez y de la opositora Flor de María Ramírez, tras considerar que se encuentran en «una situación de gravedad y urgencia de riesgo de daño irreparable a sus derechos en Nicaragua».

Vásquez, quien es chofer de Cristiana Chamorro Barrios, se encuentra detenido desde el 15 de junio luego de haberse presentado en las oficinas del Ministerio Público el 14 de junio por investigaciones «que involucraba a personas cercanas a la Fundación Violeta Barrios de Chamorro».

El organismo internacional recibió respuestas del Estado nicaragüense indicando que «garantizan» el cumplimiento de los derechos humanos de las personas detenidas por razones políticas, y «que el señor Vásquez viene siendo investigado según las disposiciones del ordenamiento interno«.

Sin embargo, el organismo internacional considera que «la información presentada no resultaba concreta, detallada o actualizada». Por lo tanto, la CIDH ha exigido que se «informe de manera oficial sobre su lugar de detención, y adopten las medidas necesarias para asegurar que las condiciones de detención de la persona beneficiaria se adecúen a los estándares internacionales aplicables».

Por su parte, Flor de María Ramírez de 63 años, mejor conocida como la señora del huipil en las protestas antigubernamentales, «es víctima de amenazas, hostigamientos, detenciones y actos de violencia por parte de autoridades estatales y paraestatales» según el informe oficial de la CIDH.

El gobierno sandinista indicó a la CIDH que la opositora «no se encuentra en ninguna situación de riesgo que ponga en peligro su vida y su integridad personal», sin embargo, el organismo de derechos humanos exigió que el Estado «adopte las medidas necesarias para proteger los derechos a la vida e integridad» de Ramírez.

CIDH otorga medidas cautelares a Cristiana Chamorro y extrabajadores de FVBCH

El pasado 24 de junio, la CIDH también extendió medidas cautelares para la aspirante presidencial, Cristiana Chamorro, y sus ex trabajadores; Walter Antonio Gómez Silva, Marcos Antonio Fletes Casco y Lourdes Arróliga; quienes se encuentran bajo investigación por un supuesto caso de lavado de dinero dentro de la FVBCH.

«Tanto ella (Chamorro) como los demás beneficiarios pasaron a ser perseguidos y hostigados, algunos incluso en privación de libertad sin que se conozcan sus ubicaciones y condiciones de detención» alertó la página oficial de la CIDH.

Desaparición de Vásquez y persecución de Ramírez

Norma Vega, esposa de Vásquez, denunció en una entrevista anterior a Nicaragua Investiga que su cónyuge se encontraba desaparecido desde la noche del 15 de junio, luego que estacionara el vehículo en el parqueo de la casa de doña Violeta Barrios, expresidenta de Nicaragua.

El guarda de seguridad de la casa avisó a Vega que su esposo había desaparecido pero extrañamente su cartera y su celular se encontraban dentro del carro.

CIDH otorga medidas cautelares a periodistas Willih Narváez y Alberto Miranda

El 14 de junio el Ministerio Público emitió un comunicado en el que confirmó que Vásquez «brindó su testimonio, contestó las preguntas que le realizaron, firmó el acta y procedió a retirarse», sin embargo, en la misiva no se aclara si Vásquez fue detenido bajo investigaciones por la Policía Nacional.

Por parte, Flor Ramírez es conocida por su vestimenta en las protestas antigubernamentales que le ha costado la persecución y arresto en varias ocasiones por ser opositora al gobierno sandinista.

En enero de 2019, doña Flor fue fuertemente golpeada en el rostro y la cabeza en el Barrio San Judas en Managua, lo que provocó su desmayo por varias horas. La opositora relató a medios digitales que aunque no recordara mucho de cómo la golpearon, no dudaba en creer que fueron simpatizantes sandinistas, pues estos ya le había advertido.

En marzo de 2020, una patrulla policial se estacionó al frente de su casa para impedir su salida. Desde esa fecha, doña Flor es constantemente asediada por militantes sandinistas y hostigada por agentes policiales, según denuncias en redes sociales.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.