Los fallidos megaproyectos (pocos mencionados) con que Ortega quiso engañar a los nicaragüenses

Si en algo ha abundado Ortega es en promesas y existe una pequeña lista de proyectos fallidos de los que poca gente ya habla.

En Nicaragua del megaproyecto del que más se habla, sin lugar a dudas es del faraónico Gran Canal Interoceánico, dada la repercusión internacional, las protestas de los campesinos y los escándalos en los que se ha visto involucrado el misterioso magnate chino Wang Jing, a quien el gobierno de Daniel Ortega le otorgó la concesión mediante una ley, que sigue vigente pese a que el proyecto resultó en un fracaso, con serias acusaciones de haber servido para ejecutar una megaestafa.

Otros megaproyectos igualmente conocidos son la refinería El Supremo Sueño de Bolívar, la Hidroeléctrica Tumarín y el puerto de Aguas Profundas de Monkey Point. Cuyos lanzamientos y relanzamientos siempre han estado acompañados por un fuerte despliegue propagandísticos a través de los medios de comunicación oficialistas.

Pero si en algo ha abundado Ortega es en promesas y existe una pequeña lista de cosas que el líder sandinista también ha prometido, pero de las cuales muy poco se habla, porque terminaron eclipsados por los que más espacio han tenido en los medios de comunicación.

Club de dictaduras: Países con los que Ortega ha establecido relaciones diplomáticas en los últimos años

Proyecto de irrigación

Entre esos megaproyectos ofrecidos y que pasaron casi desapercibidos el primero fue uno de riego y para ello Ortega contaría con la ayuda del dictador venezolano Hugo Chávez, el mismo que prometió construir la megarefinería.

El líder sandinista lanzó el proyecto a finales del 2009. Venezuela supuestamente iba a destinar más de 2 mil millones de dólares. El objetivo de Ortega y Chávez era convertir a Nicaragua “en una potencia regional en la producción de alimentos”.

En ese entonces, el Ministro de Agricultura era Ariel Bucardo. En reportes de medios oficialistas, este explicó que se iba a usar el Lago Cocibolca para irrigar 65 mil hectáreas de tierras en los primeros cinco años, ampliándose hasta las 625 mil hectáreas en 15 años.

El megaproyecto no cuajó. Cinco años después Daniel Ortega lo volvió a revivir en una reunión con el presidente de Taiwán, Ma Ying-Jeou. Ortega le pidió ayuda para realizar estudios de factibilidad para desarrollar el proyecto en la zona seca de Nicaragua.

A Ma Ying-Jeou también le pidió ayuda para realizar los estudios del puerto de aguas profundas en Monkey Point.

¿Un autódromo en Nicaragua?

Los amantes de la velocidad recurren en el país a las carreras clandestinas, lo cual resulta muy peligroso tanto para ellos como para el resto de personas que transitan por las carreteras.

En junio del año 2011 Ortega se reunió con Jean Todt, presidente de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA). En medio de una plática amena soltó una nueva promesa: Nicaragua pronto tendría un autódromo. Con ello se lograría acabar con las carreras clandestinas, manifestó el mandatario.

No era una promesa al azar. El presidente de la Federación Nicaragüense de Autos (Feniauto), Ajax Delgado, manifestó en el 2013 en una entrevista con medios oficialistas que el proyecto se iba a realizar. “La primera etapa es la construcción de la pista para competencia de velocidades octavo de milla, en la segunda está previsto construir el circuito de 5.5 kilómetros y después se edificará la parte donde estarán el público”, aseguró Delgado, un reconocido militante del FSLN.

Cinco años después, en agosto del 2016, Daniel Ortega se volvió a reunir con Todt y reiteró que el proyecto se iba a llevar a cabo.

El Nicasat-1

Era septiembre del 2012. Laureano Ortega sonreía. Orlando Castillo, director del Instituto Nicaragüense de Telecomunicaciones y Correos (Telcor) reía. En sus manos tenían la maqueta del Nicasat-1, un satélite con el que Nicaragua, supuestamente iba a dar servicios de telecomunicaciones a los países centroamericanos, a las islas del Caribe y hasta a México, una de las principales potencias de América Latina.

La administración Ortega anunció la inversión de 300 millones de dólares para adquirir el satélite a la empresa china Great Wall Industry Corporation. La promesa era que el Nicasat-1 estaría en órbita entre finales del 2015 e inicios del 2016.

Ferrocarril metropolitano

Otro de los proyectos que no termina de cuajar y al que muy poca publicidad se le ha dado es al ferrocarril Managua – Masaya – Granada. Este formó como uno de los proyectos abiertos a inversión presentados, sin mayores detalles, en enero del 2019 por Laureano Ortega y el Ministro de Hacienda, Iván Acosta, en el documento de “Políticas y Proyectos de Desarrollo para potenciar inversiones en Nicaragua 2019–2021″.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.