¿Quién es Gustavo Petro, el candidato de izquierda en Colombia que podría tener afinidad con Ortega?

Petro ha señalado que Daniel Ortega convirtió la revolución sandinista en una dictadura, pero también ha prometido restablecer relaciones con Venezuela.

Los colombianos están llamados a las urnas este 29 de mayo para elegir a su próximo presidente, y quien se perfila como ganador, en caso de no haber segunda vuelta, es el izquierdista Gustavo Petro, algo que podría tener repercusiones posiblemente en las relaciones de ese país con Nicaragua.

Colombia y Nicaragua tienen décadas enfrentándose en tribunales internacionales debido a las disputas limítrofes en el mar Caribe, pero en los últimos años la escalada de las tensiones han sido mayores, con Daniel Ortega tildando a Colombia de ser un “narcoestado” y con el presidente Iván Duque recordando que el líder nicaragüense es un dictador responsable de graves violaciones a los derechos humanos. Los desencuentros llegaron a tal punto en febrero pasado que Ortega expulsó al embajador de Colombia.

Pero tanto Duque, como sus antecesores Manuel Santos y Álvaro Uribe son de derecha, a diferencia del favorito de las presidenciales de este año en ese país sudamericano.

Petro es un economista de 62 años y político de toda la vida, que en su juventud fue miembro del grupo guerrillero Movimiento 19 de abril (M-19).

Esta es la tercera ocasión que intenta llegar a la presidencia de Colombia. La primera fue en el 2010 y la segunda en el 2018.

EEUU: Corrupción y persecución política en Nicaragua limita lucha contra narcotráfico

En 1991, tras la disolución de su grupo guerrillero, asumió su primer cargo público al ser electo miembro de la Cámara de Representantes bajo la bandera de la Alianza Democrática M-19. Volvió a repetir de 1998 al 2006. También ha sido senador del 2006 al 2010 y del 2018 a la actualidad.

En el 2010 renunció al cargo de senador para aspirar a la presidencia de Colombia. Perdió. Sin embargo, dos años después se convirtió en Alcalde de Bogotá, puesto que ocupó hasta el 2015.

El acto terrorista de la toma del Palacio de Justicia

Pero sus credenciales de líder político y gran orador se ven empañados por su paso por el M-19, que en 1985 fue responsable de una de las mayores tragedias en Colombia: La toma del Palacio de Justicia, en el que fueron asesinadas 94 personas, la mayoría civiles, incluyendo 11 magistrados.

Petro admitió que el acto terrorista fue un “error” de la guerrilla, pero no pide perdón aduciendo que no participó. “Yo no tomé el Palacio. La organización, colectivamente, aceptó que fue un enorme fracaso y una enorme equivocación. Yo no tomé ninguna decisión respecto al Palacio, porque no podía, estaba preso. Yo estaba subordinado militarmente”, manifestó Petro en una entrevista con El Tiempo.

Populista

Si bien no se ha mostrado confrontativo con Estados Unidos y hasta promete “seguridad jurídica” a las empresas estadounidenses si llega a la presidencia, todo indica que su política exterior podría cambiar y no ser tan alineada a la potencia norteamericana, como es la norma en los gobiernos colombianos.

“Ya va a estallar una guerra en Europa otra vez, o ya estalló, por el gas. Entonces llega aquí un general o un político uribista como si nada y dice, vamos a alistarnos para ir a Ucrania. Que Ucrania ni que ocho cuartos, tenemos que dedicarnos es aquí a Colombia», dijo en febrero del 2022 tras la invasión rusa a Ucrania, según un reporte de INFOBAE.

Con un discurso que levanta masas, sus detractores dentro y fuera del país lo tildan de “populista”. Pero hay quienes van más allá. “Es un ladrón, un socialista, un marxista, un terrorista”, se refirió de él en noviembre del 2021 la congresista republicana estadounidense María Elvira Salazar, alertando que Petro estaba liderando las encuestas en Colombia.

Restablecerá relaciones con Nicolás Maduro

A principios de mayo del 2022 en Cúcuta prometió que de llegar al poder restablecerá las relaciones diplomáticas con el dictador chavista Nicolás Maduro.

“Si se elige a Petro presidente, restableceremos las relaciones diplomáticas y consulares con la República de Venezuela”, prometió a sus seguidores, de acuerdo a un reporte de RCNRadio.

Sobre Ortega: “Transformó la revolución en una dictadura”

Con el dictador nicaragüense Daniel Ortega ha sido un poco más crítico y en noviembre pasado, tras la reelección del líder sandinista dijo que esas votaciones no podían reconocerse. “Cuando un candidato, que al mismo tiempo es presidente (…) pone presos a sus opositores y persigue a sus opositores (…), pues eso no es democracia. Yo no las reconocería (las elecciones), porque al igual que yo critiqué el que a mí, por ejemplo, en el gobierno Uribe se me hubiera perseguido, por la misma razón que acaba de suceder en Nicaragua, pues no puedo aceptar lo que pasó”, expresó.

El 3 de noviembre del 2021 escribió en su cuenta de Twitter: “Ortega transformó la revolución sandinista en una dictadura bananera”.

Petro no cambiaría política de Estado hacia Nicaragua

Algunos opositores nicaragüenses consideran que Petro es de una “izquierda más democrática”. Por ejemplo, Juan Diego Barberena cree que Petro podría perfilarse en la tendencia del mandatario chileno Gabriel Boric y otros, “que no son parte de la izquierda ortodoxa, trasnochada, tradicional, antidemocrática y violatoria de los derechos humanos”.

“Desde esa perspectiva, ya nosotros hemos observado públicamente cómo Gustavo Petro ha señalado que lo que vivimos las y los nicaragüenses es una dictadura”, manifiesta Barberena, miembro de la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB).

“Creemos que no va a haber un cambio sustancial tangible en las relaciones diplomáticas entre Colombia y Nicaragua”, subraya Barberena, explicando que la posición de Colombia referente al conflicto limítrofe “es una política de Estado” y por tanto es “muy poco probable” que Petro vaya a modificar eso.

Cuatro revelaciones del hijo de Pablo Escobar sobre sus operaciones con los sandinistas

Otros nicas no terminan de convencerse

Pese a las fuertes críticas de Petro hacia Daniel Ortega, otros miembros de la oposición nicaragüense no terminan de convencerse, como recordando a Hugo Chávez que 1998 en plena campaña por la presidencia de Venezuela no tuvo reparo alguno en llamar “dictadura” al régimen de Fidel Castro.

El activista y dirigente del Grupo de Reflexión de Excarcelados Políticos (GREX), Gabriel Putoy, no duda que Pedro buscaría un acercamiento con los dictadores de la región en caso de llegar al poder en Colombia. “Va a buscar cómo limar asperezas con Daniel, acercamiento con el dictador de Venezuela, congraciarse la dictadura de Cuba”, advierte.

Putoy indica que un futuro gobierno de Petro podría parecerse mucho al del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador. En este sentido, el opositor nicaragüense afirma que “quizá” la nueva estrategia de la izquierda en América, es la del mandatario mexicano que tiene una postura “cantinflesca” en materia de política exterior en relación a los regímenes como el de Ortega.

 

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.