Obispos de Centroamérica se solidarizan con sacerdotes perseguidos por la dictadura

Lo obispos también manifestaron que escuchan el clamor del pueblo nicaragüense y dicen que les apena la situación social, económica y política que atraviesa.

Los obispos de Centroamérica se solidarizan con los sacerdotes de Nicaragua que son perseguidos por la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo, según un comunicado emitido este jueves por el Secretariado Episcopal de América Central (SEDAC).

Los religiosos respaldan especialmente a monseñor Rolando Álvarez, obispo de la diócesis de Matagalpa y administrador apostólico de la diócesis de Estelí; y al padre Harving Padilla, sacerdote de la parroquia San Juan Bautista de la ciudad de Masaya, “quienes sufren la vulneración de su derecho a la seguridad y libertad plena”.

ONU: «Nicaragua es uno de los países más represivos del mundo»

Ambos sacerdotes fueron perseguidos y hostigados por varios días semanas atrás por agentes de la Policía Nacional, que está al servicio del régimen sandinista. Los sacerdotes se refugiaron en los templos para evitar una posible captura, pero esto cesó luego que interviniera otro grupo de párrocos.

“Manifestamos que escuchamos el clamor del pueblo nicaragüense y nos apena la situación social, económica y política que atraviesa provocándole dolor y sufrimiento”, dice una parte del comunicado.

Ruegan por la paz y el diálogo

En el comunicado rogaron por la paz, la comprensión, la tolerancia y el diálogo para superar la crisis sociopolítica que atraviesa Nicaragua desde los acontecimientos políticos del año 2018.

“Exhortamos a las autoridades civiles y militares a buscar y encontrar caminos de diálogo que posibiliten la convivencia armónica entre los ciudadanos y las instituciones que conforman el entramado de dicha sociedad, entre ellas la Iglesia que a lo largo de cinco siglos ha velado con amor por dicho pueblo”, indicaron los religiosos.

Daniel Ortega mantiene una tensa relación con la Iglesia católica de Nicaragua y ha señalado a los sacerdotes de “hijos del demonio” y de organizar un supuesto golpe de Estado, sin mostrar pruebas de estos alegatos. El mandatario arremete contra el clero nicaragüense debido a la solidaridad de los religiosos hacia los perseguidos políticos y por buscar un diálogo para resolver la crisis política, cuyo saldo actual es de 355 muertos, cientos de presos políticos y miles de exiliados.  

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.