Régimen Ortega condena a dos años de cárcel a sacerdote Manuel García

Este sería el primer sacerdote encarcelado por el régimen. El religioso fue encontrado culpable del supuesto delito de amenaza con arma contra cinco personas.

El régimen de Daniel Ortega condenó a dos años de cárcel y a 200 días de multa al sacerdote Manuel García, párroco de la Iglesia El Calvario del municipio de Nandaime, mediante sentencia dictada por el juez Local Único de Nandaime, Jaime Aguilar.

El religioso fue encontrado culpable del supuesto delito de amenaza con arma contra cinco personas. La arremetida viene luego que Martha Candelaria Rivas Hernández, supuesta víctima de golpes por parte del sacerdote, se retractara de sus declaraciones en medios oficilistas y ante la fiscalía, lo que obligaría a dejar en libertad al padre Manuel.

Las supuestas víctimas por el nuevo delito imputado al sacerdote son: Derek Santiago Rueda, Manuel Alfredo López Torrez, Kevin José Espinoza Rueda, Lester Javier Chavarría Miranda y Cristian David Torrez Romero.

Encarcelan a mujer involucrada en caso del sacerdote de Nandaime

Con el caso del párroco de Nandaime, Manuel García se convierte en el primer sacerdote encarcelado por la dictadura de Daniel Ortega y pasar a una acción efectiva más allá de las amenazas y persecuciones contra los miembros de la iglesia católica.

Éste miércoles, también se supo que Martha Candelaria Rivas Hernández, la mujer que declaró que el padre García la había golpeado accidentalmente, fue encarcelada y enfrentará cargos de falso testimonio.

Iglesia calla ante el caso del párroco

Hasta el momento, ni la Diócesis de Granada, ni los altos rangos de la jerarquía católica se han pronunciado respecto al caso. En semanas anteriores, la Policía Nacional también mantuvo persecución continua al Obispo Rolando Álvarez de la Diócesis de Estelí.

El encarcelamiento del padre Manuel Salvador García Rodríguez se ha vuelto cada vez más relevante, pues en sus inicios la Fiscalía acusó al sacerdote de haber agredido a Martha Candelaria Rivas Hernández, quien supuestamente había compartido tragos con el sacerdote la noche del 30 de mayo, pero tras una discusión, el párroco la habría golpeado con un candado.

El caso fue tomado por medios oficialistas que entrevistaron a la afectada, la situación causó diversas reacciones en las redes sociales, muchos de los comentarios, incluso de expertos y especialistas en este tipo de casos no daban  crédito a las declaraciones de la supuesta afectada ante esos medios por la persecución que el régimen ha desatado contra miembros de la iglesia.

Iglesia y Policía guardan silencio tras presunto arresto de padre Manuel Salvador García

Martha Rivas desmintió haber sido golpeada intencionalmente por sacerdote

Días después, Martha Rivas desmintió haber sido golpeada intencionalmente por sacerdote. Las declaraciones las brindó tras el interrogatorio realizado por la fiscal Cristhian Katiela Huete en el acta de audiencia especial de anticipo de pruebas realizado en los juzgados de Granada.

El caso está a cargo de la jueza María Graciela Monterrey Vélez, del Juzgado de Distrito Penal de Adolescentes y Especializado en Violencia de ese departamento, quien mantuvo la prisión preventiva al párroco y fijó tentativamente el inicio de juicio para el 8 de julio a las 9 de la mañana.

Pero la historia continuó, tras las firmes declaraciones de la supuesta víctima Martha Rivas en el acta de audiencia especial de anticipo de pruebas.

Encarcelamiento a Martha Rivas

El haberse retractado de las declaraciones brindadas a los medios oficialistas y a la fiscalía al inicio del caso, le supuso el encarcelamiento. Ahora enfrentará cargos por falso testimonio en perjuicio de la administración de la justicia del Estado de Nicaragua, tras declarar que el cura la «golpeó de manera accidental». Por ello, la Juez María José Zapata Morales la envió a prisión preventiva.

Encarcelan a mujer involucrada en caso del sacerdote de Nandaime

Ahora, tanto el sacerdote como la supuesta víctima han sido encarcelados por la dictadura. En un país con independencia de justicia, de haberse comprobado que fue un incidente accidental, el párroco gozaría de libertad. Sin embargo, la insistencia del régimen por mantener al sacerdote en prisión, los llevó a agregar otro delito.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.