Renuncias y destituciones: el desgrane del régimen de Ortega

Desde enero hasta julio, se contabilizan al menos 41 movimientos en diferentes ministerios del Estado, de los cuales 27 son destituciones y 14 renuncias en los cargos.

El régimen de Daniel Ortega parece enfrentar un desmoronamiento interno con la salida de muchos funcionarios que por años le habían servido lealmente en las instituciones públicas. Desde inicio de este año hasta la fecha, se contabilizan al menos 41 movimientos en diferentes ministerios del Estado, de los cuales 27 son destituciones y 14 renuncias.

Frecuentemente en La Gaceta, Diario Oficial se conocen decretos que envía Ortega donde acepta la renuncia de un alto funcionario y otros que son destituidos. Algunos de ellos han ocupado cargos directivos en instituciones por más de 14 años, es decir, han estado en el servicio público desde que Ortega retomó el poder en el 2007.

En el Ministerio de Relaciones Exteriores es donde más han sido removidos los funcionarios. Unos 19 fueron decapitados y siete renunciaron a sus cargos, según un monitoreo realizado por Nicaragua Investiga en La Gaceta desde el mes enero hasta julio.  

Sandinistas arrepentidos: Estos son los funcionarios del régimen que han dimitido tras la crisis política

Ortega ha destituido al menos a cuatro cónsules en Miami, Estados Unidos. Los que ocuparon ese cargo por un periodo corto de tiempo son: Leyla Cisneros Vega, Criseyda Cisneros Cisneros, Luis Martínez Noguera y Marvin Ortega Rodríguez.

“El manejo desastroso de la diplomacia del régimen Ortega-Murillo, no es más que un eslabón en la muy dañada imagen internacional que tiene el país, y en el aislamiento del régimen en la comunidad internacional, por su carácter represivo, acentuado gravemente en los últimos meses”, señala el exembajador nicaragüense José Dávila Membreño.

Estos son algunos funcionarios que han sido destituidos de su cargo. Fuente | La Gaceta. Ilustración | NI

“No tienen un círculo de confianza”

Ortega también destituyó a Juan Icaza Jiménez como cónsul de Nicaragua en Nueva York. El único diplomático que permanece inamovible desde hace 12 años es Francisco Campbell, embajador en Washington, ganando mensualmente C$254,046.20 (7,092.30 dólares), según una investigación de este medio titulada “El precio de la lealtad: los súper salarios del orteguismo”.

Francisco Campbell “ha presentado su renuncia en al menos tres ocasiones y ni Daniel, ni tampoco Rosario, han aceptado su retiro”, reveló el exembajador ante la Organización de los Estados Americanos (OEA), Arturo McFields, en un artículo de opinión.

Represión y muerte: así fue la masacre de Masaya bajo las huestes de Daniel Ortega

Luis Cabrera, quien fue embajador de Nicaragua ante Cuba por 14 años, renunció a su cargo semanas después que Ortega se reeligió por cuarta vez como mandatario. Desde entonces, el régimen no encuentra a uno que pueda permanecer estable en La Habana. En mayo pasado, fue removido Wilfredo Jerónimo Jarquín Lang como embajador en la isla, siendo el cuarto diplomático en ser destituido en los últimos seis meses.

Dávila Membreño afirma que con las renuncias, las destituciones y nuevos nombramientos en cortos tiempos, “Nicaragua está dejando de ser un Estado serio, para verse más bien como un grupo de poder absoluto que no respeta normas ni reglas ni sanas costumbres que se dan en el marco de las relaciones internacionales”.

Los funcionarios que han puesto su renuncia ante el régimen. Fuente | La Gaceta. Ilustración | NI

“Es desacierto total esa movilidad exagerada de funcionarios, que a nivel de embajadas produce incomodidad en los estados receptores de personal diplomático nicaragüense”, apunta Dávila.

Alexa Zamora, activista política nicaragüense, explica que Daniel Ortega y Rosario Murillo “no tienen un círculo de confianza”, por la deserciones de funcionarios como el exmagistrado del Poder Judicial y padrino de bodas de la pareja gobernante, Rafael Solís.

También señala la importancia de que un funcionario de alto nivel como Arturo McFields desenmascarara al régimen ante la OEA; o bien que Yadira Leets, exesposa de Rafael Ortega Murillo, viaje en Estados Unidos “sin saber qué información habrá soltado”. 

Renuncias

Unos siete funcionarios renunciaron a sus cargos en el Ministerio de Relaciones Exteriores y otros siete dejaron sus puestos en instituciones públicas, según el monitoreo. Entre estos se encuentra Rolando Sevilla Boza, quien era director del Fondo de Garantía de Depósitos de las Instituciones Financieras (FOGADE) desde 2010, y que percibía un súper salario de C$327,724.70 (9,149.21 dólares) cada mes, según la investigación antes mencionada.

Luis Samuel Wiltshire Hamilton, agregado de la Embajada de Nicaragua en Estados Unidos, renunció a su cargo. También las hijas gemelas del diputado sandinista Wálmaro Gutiérrez. Ellas son María Fernanda Gutiérrez Gaitán, quien era consejera con funciones consulares de la Embajada de Nicaragua en Suiza; y María Michelle Gutiérrez Gaitán, que  tenía el cargo de consejera de la Misión Permanente de Nicaragua ante la ONU, con Sede en Nueva York, Estados Unidos.

“Se han ido cualquier cantidad de funcionarios de manera silenciosa, y así se van, dos, tres, cuatro. Algunos los han visto en los medios públicos otros no salen en los medios, pero se están yendo y se van callados”, dijo McFields en una de sus entrevistas a los medios críticos al régimen.

Paul Reichler, quien es abogado estadounidense y se desempeñaba como asesor legal internacional para Nicaragua en la Corte Internacional de Justicia en La Haya, dejó este cargo expresando duros comentarios a Ortega y en una de sus líneas argumentó: “Mi conciencia moral me exige cortar lazos”.

Paul Reichler era un importante asesor de Ortega en La Haya.

Zamora comenta que los funcionarios no son “enteramente leales” a la pareja gobernante por tintes políticos, sino que existe una cantidad de intereses. “Hay muchos negocios comunes de por medio, que es lo que hace que estos funcionarios se mantengan “fieles” al régimen, cuando realmente están velando por sus propios intereses”, agrega.

Ella detalla que muchos funcionarios están renunciando porque han evaluado el riesgo que implica a nivel personal y de sus propios capitales el hecho de tener sanciones directas, y de no poder salir del país. “Esto va a empeorar. Y mantenerse en el poder va a ser difícil cuando no hay confianza. En algún momento vamos a ver más deserciones de funcionarios, más denuncias de funcionarios por conciencia o salvaguardando sus propios intereses y seguridad”, dice.

“La gente de adentro del gobierno y la gente de afuera está cansada de la dictadura y de sus acciones. Y cada vez, van a ser más los que digan ¡basta!, porque la luz siempre puede más que las tinieblas”, advirtió Arturo McFields.

Uno 14 funcionarios han puesto sus renuncias en diferentes instituciones. Fuente | La Gaceta. Ilustración | NI

Renuncias por corrupción e indiferencias

Dentro de las renuncias también resaltan investigaciones de corrupción e indiferencias entre los altos mandos. Marcia Zeledón Avilés —hija del alcalde de Matagalpa, Sadrach Zeledón— era Secretaria General del Ministerio Agropecuario, pero renunció a sus funciones luego que se conoció que ella había sido destituida junto al exministro Edward Centeno, tras intensas investigaciones sobre el manejo de la entidad, que desembocaron en una barrida general.

Desde la renuncia de Zeledón Avilés, se desconoce si está siendo investigada. Mientras que, Edward Centeno, fue movido y protegido como supuesto “asesor” presidencial en Asuntos Específicos, dándole impunidad y un alto salario.

Los funcionarios destituidos por el régimen. Fuente | La Gaceta. Ilustración | NI

En tanto, el Comisionado Eliseo González Jarquín, Jefe Departamental de Seguridad Pública en Madriz y con más de 23 años de servicio en la Policía, en enero pasado renunció a su cargo y hay dos supuestas versiones. Una supone que debido a “diferencias” con el jefe de esa institución, Comisionado Mayor Luis Manuel Moncada Castillo, este, por “castigo”, lo bajó del cargo y lo envió a la delegación del municipio de San Juan del Río Coco.

La otra versión apunta que González Jarquín pretendía abandonar el país aprovechando unas vacaciones, por lo que el Comisionado Mayor Moncada Castillo lo mandó a dicho lugar.

“Hay vigilancia contra funcionarios medio y alto, hay retenciones migratorias. En Nicaragua no hay un solo funcionario que no salga sin el permiso del régimen y esto quiere decir que se está resquebrajando por dentro y están desesperadamente mantenerse sólidos ante un círculo de confianza que no existe”, resaltó Alexa Zamora.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.