Recuerdan ejecución de tres campesinos hace seis años en Nueva Segovia

Familiares de las víctimas sostienen que fue el Ejército de Nicaragua y la Policía Nacional quienes los asesinaron.

El 6 de noviembre del 2016 tres campesinos alzaron sus armas en contra del actual sandinista y fueron ejecutados en un cerro de la comunidad La Magdalena, del municipio de Ciudad Antigua, zona del departamento de Nueva Segovia. A la fecha sus familiares siguen señalando al Ejército y la Policía como los autores.

El día de la ejecución, en Nicaragua se realizaban los comicios electorales presidenciales, donde se reeligieron Daniel Ortega y Rosario Murillo, además de los más de 70 diputados y del Parlacen.

Hasta la fecha, ninguna instancia gubernamental asumió la responsabilidad de esclarecer los hechos en la que fueron ejecutados los campesinos alzados en armas José Nahúm Mendoza, Margarito Mendoza y Armando López, mientras el mando militar del Ejército de Nicaragua únicamente se limitó en esa ocasión a negar su participación en ese asesinato. Las autoridades de la Policía Nacional sólo dijeron, sin mostrar que hubiese abierto algún tipo de investigación, que esos crímenes habían ocurrido producto de una pasada de cuenta entre bandas criminales del narcotráfico y crimen organizado.

Ricardo Mayorga a medios oficialistas: «Estaba vacío»

Suben al cerro para enflorar y poner cruces

El domingo 06 de noviembre, mientras se llevaba a cabo la farsa electoral municipal en nuestro país, familiares, amigos y antiguos exmiembros de la contrarrevolución subieron a la cima del cerro El Mojón de las montañas de la comunidad La Magdalena, zona distante a unos 20 kilómetros del poblado del municipio de Ciudad Antigua, en Nueva Segovia, para recordar la muerte de José Nahúm, Margarito y Armando e instalaron nuevas cruces de madera. También depositaron ofrendas florales en el lugar donde la madrugada del seis de noviembre del 2016 fueron encontrados los cadáveres de las tres víctimas.

En esa ocasión, la madrugada del 6 de noviembre del 2016, familiares de José Nahúm, Margarito y Armando, encontraron en el lugar los cuerpos de los tres campesinos asesinados con huellas de haber sido acribillados a tiros, a quema ropa, degollados y con signos de haber sido torturados cruelmente. Desde entonces sus familiares han clamado por justicia, pero ninguna instancia gubernamental los ha escuchado y más bien algunos han sido perseguidos.

“Ellos tenían unos meses de andar alzados en contra de la dictadura (Ortega y Murillo) y a la medianoche del 5 de noviembre habían llegado a (cerro) La Magdalena para contactarse y ver a la familia, pero parece que ya los tenían ubicados (los del Ejército) y la madrugada del 6 fue que se oyeron detonaciones de granadas y armas de fuego, pero fue ya como a las 4:00 de la mañana que algunos llegamos al lugar y ahí encontramos los cuerpos de Nahúm, Margarito y Armando”, dijo vía telefónica Manuel Salazar, ex miembro de la Resistencia Nicaragüense en esa zona.

Vestimentas de los campesinos asesinados.

Por alzar las armas contra la pareja presidencial

Algunos excontras de las zonas de guerra en los años 80 de los municipios segovianos de Ciudad Antigua, Murra, Quilalí, Wiwilí, Jícaro y del municipio madricense de San Juan del Río Coco, han sostenido que José Nahúm, Margarito y Armando fueron ejecutados el 6 de noviembre del 2016 por fuerzas conjuntas del Ejército de Nicaragua y de la Policía Orteguista (PO) por haberse alzado en armas en contra de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

“Hoy se cumplen seis años de la muerte de (José) Nahúm, Margarito y de Armando, y ni la Policía y ni el Ejército investigaron el asesinato de nuestros hermanos para esclarecer los hechos. Ellos fueron ejecutados a tiros a quema ropa y acuchillados en varias partes de sus cuerpos y hasta degollados y quebrados sus pies y brazos”, afirmó vía celular un ciudadano que asegura fue miembro de la exresistencia nicaragüense.

Asesinan a hombre que trabajaba en un Call Center por robarle el celular

El excombatiente de la exresistencia nicaragüense en la zona de Quilalí, en Nueva Segovia, Javier Martínez Flores, recordó días después que al encontrar los cuerpos de los tres campesinos estos presentaban perforaciones de bala de arma de fuego, “eran plomo de fusil Ak y tenían heridas de charneles de granada de mano, cortaduras hechas con bayonetas y en la zona se encontraron guantes látex y huellas de botas de uso militar”, expuso.

Esta ejecución de los tres campesinos fue engavetada en esa ocasión por las autoridades de la delegación departamental del Ministerio Publico de la ciudad de Ocotal, en Nueva Segovia, argumentando que el asesinato de José Nahúm Mendoza, Margarito Mendoza y Armando López había sido una pasada de cuenta de bandas vinculadas al narcotráfico procedentes de Honduras.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.