Síguenos

¿Qué estas buscando?

Reportajes

Arnoldo Alemán, el reo que debía ser liberado este 2023

El caudillo liberal nunca pagó su condena; en cambio, gozó de un sinnúmero de beneficios; su estadía en la cárcel fue una estrategia que aprovechó el FSLN en busca de la reelección de Daniel Ortega

pacto, corrupcion, arnoldo aleman,
Arnoldo Alemán, caudillo del Partido Liberar Constitucionalista y ex presidente de Nicaragua entre 1997 a 2002. | Imagen: Nicaragua Investiga-

Arnoldo Alemán, debió haber salido de prisión el próximo 7 de diciembre de 2023, luego de haber cumplido la pena de 20 años de cárcel que la justicia le impuso por lavado de dinero, fraude y malversación de fondos públicos, entre otros delitos. Sin embargo, Alemán fue un reo privilegiado, que vio sus mejores oportunidades tras la llegada de Daniel Ortega al poder.

Alemán fue presidente del país entre 1997 y 2002 por el Partido Liberal Constitucionalista (PLC), gozó de múltiples beneficios que jamás había tenido ningún preso en la historia reciente en Nicaragua. Se blindó de inmunidad y de influencia política para evadir la justicia, según expertos consultados por Nicaragua Investiga.

No cumplió su condena y su caso estuvo sometido a la disposición de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), que en ese entonces estaba bajo control de sandinistas y liberales. 20 años después de su condena, Alemán se encuentra oficialmente en libertad desde 2009.

Su régimen carcelario fue de lo más flexible. Tras ser declarado culpable siguió dirigiendo el destino de su partido y hasta se presentó como candidato presidencial en 2011, fecha que en la que tendría apenas ocho años de prisión.

“Hoy te pido humildemente que perdonés como yo, sin rencores y sin ánimos de venganza ninguna, con la firme intención que con tu perdón abrirá las puertas del crecimiento a un mejor país, el de nosotros. Los errores del pasado no tienen, ni tendrán cabida en mi corazón y mente. Dame una oportunidad de estar y crecer junto a vos, la oportunidad de hacer, no de prometer”, dijo Alemán hoy de 77 años, en uno de sus videos de campaña.

“El pacto y la huaca”

Los problemas de Alemán con la justicia empezaron el 7 agosto de 2002 —meses después de dejar la Presidencia—, cuando su exvicepresidente y sucesor en el poder, Enrique Bolaños (2002-2007) lo acusó de enriquecerse con recursos públicos a través de la emisión de cheques a empresas fantasmas en el extranjero.

En la trama financiera bautizada como “La Huaca” participaron familiares de Alemán, altos funcionarios de su Gobierno y su hombre de confianza: Byron Jérez, considerado como el segundo funcionario más poderoso detrás del expresidente y quien también fue sobreseído por la justicia por casos de corrupción.

Tras dejar el poder, pasó a ocupar un curul ante la Asamblea Nacional y se vistió de inmunidad, gracias al pacto al que llegó en 1998 con su adversario político, Daniel Ortega. Es así como su camino a los tribunales estuvo marcado por acuerdos y negociaciones políticas.

Luego de ser desaforado como diputado el 12 de diciembre de 2002, Alemán enfrentó un juicio que finalmente lo encontró culpable. El 7 de diciembre de 2003, la jueza sandinista Juana Méndez —hoy magistrada de la CSJ— lo condenó a 20 años de cárcel por blanqueo de capital y corrupción.

Un reo con muchos privilegios

Alemán aseguró en principio que las acusaciones en su contra eran parte de una persecución política, encabezada por Bolaños, quien justamente había llegado a la silla presidencial por su mismo partido: el PLC.

Ya sin inmunidad parlamentaria, Alemán siguió gozando de privilegios durante y después del juicio en su contra. Meses después de ser declarado culpable continúa en libertad, brinda entrevistas y participa de actividades políticas.

Según explica el periodista Fabián Medina, en un perfil titulado: Jaque al rey: la caída de Arnoldo Alemán, se dio el lujo de vacacionar junto a su familia en Grecia el mismo día que en un Juzgado de Managua iniciaba un proceso en su contra.

arnoldo aleman, corrupcion, nicaragua

Para evitar poner un pie en la cárcel, la defensa de Alemán alegaba que presentaba “múltiples factores de riesgo” que ponían en peligro su salud. Disposición que lo mantuvo bajo el régimen de “arresto domiciliar” hasta después de finalizado el juicio y que también le ayudó a salir de prisión en numerosas ocasiones cuando fue llevado a la cárcel “La Modelo”, aunque el lavado de dinero es un delito que no admite ningún privilegio.

Luis Galeano, quien entonces trabajaba como periodista en el extinto El Nuevo Diario y daba cobertura al proceso judicial, recuerda a Alemán como un hombre “rebosante de salud”; con sobrepeso, pero con una apariencia llena de vitalidad que no mostraba ningún tipo de complicación que afectara su salud.

Galeano recuerda que durante las comparecencias públicas en los juzgados, Alemán las convertía en mítines políticos; asistía sin esposas, vestido con camisa de su partido y en excelente estado físico. “Te encontrabas con que no era un reo más; era un político que estaba siendo procesado por corrupción, pero que también aprovechaba el momento para victimizarse”, señala.

Cárcel cinco estrellas

El 19 de marzo de 2004, finalmente Alemán fue llevado a “La Modelo”, pero su estancia en prisión no se prolongaría mucho. A su favor jugaron los dictámenes del Instituto de Medicina Legal (IML), con los cuales sería catalogado como reo “valetudinario”, término que no existe en los diccionarios de medicina legal.

Alemán padecía problemas en la cadera y presión alta, además de obesidad mórbida, dislipidemia, diabetes, trastornos de circulación, problemas coronarios y otras complicaciones médicas, por lo que se recomendaba casa por cárcel.

Pablo Cuevas, defensor de derechos humanos, comenta que durante el corto tiempo que Alemán estuvo en prisión, gozó de privilegios como: aire acondicionado, cama matrimonial, sillón, televisor y refrigerador. Además de una celda que fue acondicionada especialmente para él.

Cuevas sostiene que dichas comodidades violaron el principio de igualdad ante la ley consagrada en la Constitución Política de Nicaragua y la Ley de Régimen Penitenciario y Ejecución de la Pena, la cual detalla las reglas y normas que rigen a los sistemas penitenciarios del país. “Los ciudadanos detenidos pierden algunos derechos, pero no derechos fundamentales”, asegura.

Barricada, el primer diario propagandístico de los sandinistas en los 80

Cuevas dice que es una “aberración jurídica” que tuviera acceso a tantos beneficios, como tener un teléfono celular dentro del penal que, según cuenta, fue entregado por la misma jueza Juana Méndez, ante la negativa de las autoridades carcelarias de entregar el dispositivo porque violaba las normas internas de la prisión. “Esto fue un acto de corrupción a todas luces, porque es evidente que hubo algo de trasfondo para que la jueza cometiera semejante abuso”, afirma.

Alemán también tuvo acceso al sistema de salud privado. El 19 de junio de 2004 ingresó al antiguo Hospital Militar para ser “operado” de dos dedos, cuya recuperación de esa cirugía menor duró cinco meses. “Nunca realmente supimos que tenía en los dedos y ese fue el gran pretexto por medio del cual pudo salir de la cárcel La Modelo al hospital”, cuenta sobre este hecho el periodista Luis Galeano.

Durante ese período las autoridades judiciales le concedieron permiso para celebrar el bautismo de su hija menor. En la actividad asistieron invitados especiales, entre los que se encontraba el difunto cardenal Miguel Obando y Bravo, quien presidió el acto religioso y el entonces vicepresidente (2002-2005) José Rizo Castellón.

“País por cárcel”

El 4 de diciembre de 2004, tras negociaciones entre liberales y sandinistas para restarle poder al Ejecutivo, Alemán fue trasladado del Hospital Militar a su casa-hacienda El Chile. La libertad no le duraría mucho, ya que un Tribunal de Apelaciones de Managua, controlado por los sandinistas, lo regresaría a prisión el 28 de julio de 2005.

El 16 de marzo de 2007, el exmandatario recibió el beneficio de “país por cárcel”, término que no figura en la legislación nicaragüense. Esto le permitió, entre otras cosas, participar en actividades políticas en toda Nicaragua.

aleman, corrupción, plc

Dos años más tarde, el 16 de enero de 2009, la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia revocó la condena de 20 años por los casos de corrupción que le costaron al Estado de Nicaragua cerca de 100 millones de dólares. De no haber recibido ningún beneficio, Alemán estaría pagando su condena y preparándose para salir de prisión este año, exactamente el 7 de diciembre, el día de “La Gritería”, la fiesta más popular del año para la mayoría de los nicaragüenses.

Aunque era “valetudinario” durante todo su proceso con la justicia, en una entrevista con el periodista Jorge Ramos el 9 de septiembre de 2011, cuando tendría 12 años de estar en la cárcel, apareció diciendo que tenía en ese entonces 65 años y gozaba de buena salud para retomar el poder.

“He perdido 88 libras y por eso te digo que estoy como nuevo. Es como vos que a cada rato tenés unos nuevos amores, entonces te rejuveneces, Jorge”, arremetió el caudillo liberal contra el periodista cuando le cuestionó las contradicciones de su salud.

“Yo admito toda bola dura. Pero si vos me podés curar definitivamente la diabetes, la necrosis en el fémur, la hipertensión cuando tenía 280 libras, muy distinto a como estoy hoy. Por eso te digo: 65 años y me siento muy bien”, insistió Alemán.

Una alianza que rindió sus frutos

Oliver es un veterano periodista que por años dio cobertura al caso de Alemán y quien ha solicitado proteger su identidad por motivos de seguridad, dijo que todo el proceso del exmandatario fue un “show” (político), en el que también intervinieron Daniel Ortega y Enrique Bolaños.

Explica que el expresidente Bolaños intentó castigar la corrupción de Alemán, de la que era conocedor cuando fungió como su vicepresidente, y para eso se alió con Ortega para desaforarlo.

reo, arnoldo aleman, nicaragua,

Detalla que el líder sandinista “jugó al doble agente”, por una parte, apoyaba las acciones legales en contra del exmandatario, pero a la vez lo “dejaba en ridículo” al presidente al no enviar a prisión al caudillo liberal.

“Los sandinistas jugaron doble juego, perfectamente Juana Méndez pudo haberlo condenado a prisión 20 años y mandarlo a La Modelo y Alemán estaría en prisión hasta ahorita, si el juicio hubiera sido en serio todavía estaría preso. Fue un reo privilegiado, él nunca estuvo en una prisión real, nunca estuvo en una celda, todo eso fue un show”, asevera.

El veterano periodista explica que una de las razones que la justicia nicaragüense permitió tantos privilegios a Alemán, se debe que para los dos caudillos la Presidencia fungía como un “accesorio”, y sostiene que “el verdadero poder estaba en las instituciones del Estado”, principalmente en el Poder Judicial, donde el Frente Sandinista nunca dejó perdió influencia política.

El doble rasero

El caso de Alemán demostró un doble rasero. Mientras él recibía un trato preferencial por el delito de lavado de dinero, Cristiana Chamorro, ex presidenta de la extinta Fundación Violeta Barrios y el gerente general del diario La Prensa, Juan Lorenzo Holmann, fueron arrestados y acusados por este mismo delito, enfrentaron un juicio sin pruebas, con policías como testigos y se le violaron todos sus derechos fundamentales. Esto sucedió sólo porque ellos son opositores a Daniel Ortega y Rosario Murillo.

“Era evidente que en caso del doctor Alemán no era una persecución política, no era una situación de hacerle un perjuicio político, había abundante evidencia, no así en el caso del señor Holmann que siempre fue evidente la insana actitud del gobierno de tratar de cerrar La Prensa mediante una falsa acusación, así mismo el tratamiento (entre ambos)”, contrasta Pablo Cuevas.

nicaragua, arnoldo aleman, pacto,

“No le permitieron los elementos para que hubiera una defensa efectiva, — continúa—, casi hubo indefensión en ese caso; situación de violación de derechos básicos, como el derecho a la salud adecuada, a diferencia del doctor Alemán que tenía una suite de lujo en el penitenciario y eso te da la medida selectiva de la justicia de nuestro país”, añadió el defensor de derechos humanos.

No reconoce responsabilidad

A lo largo de los años, Alemán ha negado su responsabilidad por los actos de corrupción y afirma que es una “solemne mentira”, aunque fue investigado y luego absuelto en Estados Unidos y Panamá. Para defenderse de estos señalamientos, aprovecha cada entrevista para despotricar en contra de Bolaños, a quien ha calificado como “ingrato y traidor”.

El 19 Digital y Canal 6, medios pagados por todos para beneficio del sandinismo

A Nicaragua Investiga le aseguró en una entrevista pasada que él se consideraba como el primer preso político del país, y al periodista Octavio Enríquez del medio Confidencial le dijo que Bolaños le hizo pasar nueve años de “encarcelamiento e injusticia”.

Ante las críticas por el deterioro de la democracia en Nicaragua y el pacto Alemán-Ortega, el caudillo liberal asegura que “duerme muerto de la risa” y no le quita el sueño que le llamen “ladrón”, aunque es considerado como uno de los ex mandatarios más corruptos del mundo, según Transparencia Internacional. Ahora, 20 años después de su condena, goza de libertad alejado de la arena política, sin un partido político y en plena soledad.

Autor
Nicaragua Investiga
Comentar

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Te podría interesar

Política

El exbeisbolista se pregunta "¿"¿cómo dejamos que una familia o un grupo se adueñara de todo el país?".

Política

En una entrevista, el hermano del dictador "molestó" a Rosario Murillo con temas sensibles como la sucesión y llamando al ejército a resolver "lo...

Política

Después de brindar una entrevista sobre la situación de la dictadura de su hermano y su cuñada, uniformados rodearon la casa del exjefe del...

Política

Dice, en una entrevista a Infobae, que su hermano nunca ha hecho una canallada a uno de los suyos, que no tiene sucesor en...

Copyright © Nicaragua Investiga 2023