La historia de Gustavo Rodríguez, el rescatista de León

Gustavo Rodríguez pasa horas tras horas y días enteros buscando a personas que son arrastradas por las fuertes corrientes de las playas de León.

Salvar vidas que se encuentran en peligro de sumersión y encontrar personas que se han ahogado, más que un trabajo, es una compromiso para Gustavo Rodríguez, de 42 años, quien habita en el balneario de Las Peñitas, ubicado a unos 17 kilómetros de la ciudad de León. Los lugareños le llaman: “El Mareño” por el espíritu de rescatista que aseguran trae en la sangre.

Gustavo Rodríguez pasa horas y días enteros buscando a personas que son arrastradas por las fuertes corrientes de las playas de León.

Ganó muchas competencias en juegos olímpicos internacionales destacándose como un excelente triatlón -un deporte que combina tres disciplinas deportivas: atletismo, ciclismo y natación- . Su nombre sonó en alto en los “Juegos Centroamericanos 2006. Ahí ganó la carrera de 52 vueltas en una pista de 20,800 metros.

“Yo, puse en esos tiempos a Nicaragua en alto, me costó la causa porque con tantas deshidrataciones caí enfermó, fui diagnosticado con Insuficiencia Renal Crónica (IRC); pero le pedí a Dios que me sanara y le dije que iba a servirle en rescatar a personas, y pues Dios me sanó. Tengo 15 años de no padecer de esa enfermedad” expresó Rodríguez.

Pintar para subsistir: Pobladores en León se reinventan ante la falta de empleos

El deportista con méritos internacionales ahora se dedica a salvar vidas en estas playas de León de forma incondicional y sin honorarios. Él asegura que se preparó en rescate para prestar ese servicio en las costas.

Su mayor satisfacción es cuando lograr rescatar personas de las aguas de Poneloya y Las Peñitas y su tristeza es cuando el mar le entrega los cuerpos ya sin vida.

Tania López/Nicaragua Investiga

“Una vez lloré mucho en mi cuarto después que intenté salvar de estas aguas a unas gemelas que eran del departamento de Estelí que se estaban ahogando. Me llamaron y cuando vine me lancé al mar, saqué a una de ellas y murió en mis brazos porque había bebido demasiada agua, y cuando fui por la otra ya estaba sin vida, eso me dolió mucho porque eran unas niñas” recuerda el rescatista.

“El Mareño” comparte con Nicaragua Investiga que lleva más de cuatro décadas salvando vidas y asegura que en todo ese tiempo ha logrado rescatar a unas 4 mil personas.

Su espíritu y servicio como rescatista ha tocado los corazones de miles de visitantes que llegan a estos concurridos balnearios, quienes al ver su entrega le han donado algunos equipos de salvamento y rescate.

Con la experiencia adquirida, el sueño del mejor rescatista de las playas de León, es llegar a crear un equipo de salva vidas estable en estos balnearios y que estén en tiempo y forma disponibles evitando luto y dolor en los visitantes, pero sus limitaciones económicas por ahora le impiden realizar este sueño.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.