Herencia Impagable: Así es la historia de la deuda de guerra que Nicaragua no termina de pagar

Entre 1979 y 1989 la prioridad de Nicaragua fue financiar una guerra civil. Nada  hacia ceder a Daniel Ortega, ni el hambre, ni la escasez, ni las muertes de ambos bandos.

De esa forma la deuda externa de Nicaragua fue creciendo y creciendo hasta llegar a niveles históricos nunca antes visto en ese entonces en ningún país de la región centroamericana, ni en América Latina. Dejó así como herencia 11 mil millones de dólares en deuda, el equivalente a unos 29 mil millones de dólares en la actualidad.

Para lograr salir de esa deuda histórica los gobiernos que sucedieron debieron seguir los rígidos lineamientos del Fondo Monetario Internacional, lo cual implicó aumento de impuestos y restricción de beneficios sociales.

En 2004 Nicaragua logró, después de muchas limitaciones de todo el pueblo, la condonación del 80% de su deuda externa, hoy 40 años después y de vuelta en el poder, Ortega ha elevado nuevamente los niveles de endeudamiento, y lo peor es que la posibilidad de caer en impago aumenta drásticamente tras la debacle económica que significó la crisis de abril. Ortega no ha tratado de llegar a un acuerdo negociado para evitar que Nicaragua vuelva a vivir el oscuro panorama de los años 80, al contrario, ha decidido recaudar más dinero a toda costa elevando los impuestos a los más pobres y restringiendo los beneficios del Seguro Social.

Te invitamos a ver este reportaje especial titulado: Herencia impagable; la deuda de guerra que Nicaragua sigue pagando.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.