Queso carísimo golpea a fábricas de rosquillas rivenses

El alto precio del queso está afectando la economía de las fábricas artesanales de rosquillas de Rivas mermando sus ganancias.

El alto precio del queso está afectando la economía de las fábricas artesanales de rosquillas de Rivas mermando sus ganancias. En la mayoría de los casos se ven obligadas a reducir el tamaño del producto y otras tuvieron que despedir a sus colaboradoras particulares y trabajar con familiares para reducir gastos.

Doña Juana Cano es una de las fabricantes de rosquillas, tiene 41 años elaborando las exquisitas rosquillas rivenses. Ella explica que es normal que el queso se ponga caro en diciembre y en Semana Santa, “pero este año el queso ha pasado caro todo el año, en Rivas nunca bajó de 60 pesos la libra y ahora en noviembre estuvo carísimo a cien (córdobas) la libra”, refiere Cano.

Según esta rivense, en la elaboración de rosquillas el queso es el ingrediente que le da el sabor a las rosquillas y no tiene sustituto. “Tenemos rosquillas de un peso, pero ahora damos 40 por 50 córdobas y 80 rosquillas por cien córdobas” indicó.

Régimen asigna C$8.2 millones al «Gran Canal Interoceánico»

Otra fabricante de rosquillas, que pidió no ser identificada, detalló que, además del alto precio del queso, también está caro el maíz e indicó que ellas compran a 820 córdobas el quintal de maíz y 1,350 córdobas el quintal de azúcar, más 850 córdobas que gastan en manteca.

“Se compra cal para nisquezar el maíz, leña para calentar el horno, se gasta en moler el maíz y a eso le sumamos nuestro trabajo, y que también buscamos quien nos ayude, la verdad es que las cosas están caras, nos están llevando a la quiebra, ojalá y ésto se componga pronto”, puntualizó la afectada.

Una trabajadora de una fábrica de rosquillas manifestó, bajo condición de anonimato, que la demanda de rosquillas ha bajado después de las protestas del 2018 y luego con la pandemia del Covid 19 que generó poco movimiento del turismo.

Capturan a hombres señalados de vaciar cuentas bancarias

“Antes ganábamos un poco más porque pasábamos todo el día horneando rosquillas, pero ahora trabajo cuatro o cinco días a la semana y muchas veces ya a la una o dos de la tarde ya hemos terminado y si esto sigue así creo que me quedaré sin trabajo”, aseguró la joven trabajadora.

Alrededor de 40 fábricas de rosquillas artesanales se ubican en el barrio Las Piedras del municipio de Rivas.

Las rosquillas rivenses compiten con las rosquillas somoteñas, por sabor y calidad, pero ambas se han posicionado en el gusto de los nicaragüenses y de cualquier ciudadano que las degusta.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.