¿Cómo va Nicaragua en la digitalización de las transacciones? Esto es lo que debes saber

Mientras países vecinos apuestan por las billeteras digitales o hablan de criptomonedas, Nicaragua aún está lejos de explotar la digitalización de transacciones.

Mientras países vecinos apuestan firmemente por las billeteras digitales, la expansión de los códigos QR o incluso ya hablan sobre el uso de las criptomonedas, en Nicaragua la digitalización de las transacciones es un tema que está aún muy lejano de ser explotado, dejando al país por detrás de la carrera en comparación a otros de la región.

A inicios del mes, medios oficialistas aplaudían asegurando que empresarios de Corea del Sur habían visitado el país “con miras a la implementación de tecnologías y registros de criptomonedas, a través del sistema Blockchain en Nicaragua”.

La base de la dieta nicaragüense cada vez menos accesible

Sin embargo, hablar de la implementación de las criptomonedas en un país donde aún el uso de las billeteras digitales no tiene gran expansión, resulta un proyecto ambicioso.

Opciones de transferencias limitadas para los nicaragüenses

Sistemas de pagos en línea como PayPal, no están disponibles en el país, lo que limita el método de envío de remesas de los nicaragüenses y de pago a quienes laboran para empresas extranjeras.

Tal es el caso de Laura Morales, quien trabaja para una empresa europea desde Nicaragua. Para recibir su pago debió realizar engorrosas gestiones con el fin de solicitar una tarjeta que nunca vino al país. Como solución, comparte la misma que su tío, quien trabaja también para la misma empresa.

Sin embargo, tras las sanciones emitidas por la Unión Europea, esta tarjeta ha sido bloqueada mientras se encuentra “bajo revisión”. Es decir, que estos dos nicaragüenses actualmente no pueden recibir sus pagos mensuales por tiempo indefinido ante la falta de otras alternativas.

Morales explica que otra opción es sacar su dinero a través de un banco nacional, el problema es que “solo por sacar dinero me cobran entre 20 y 25 dólares, o sea que si yo quiero sacar US$25 yo tendría que pasar US$50 para que me queden realmente esos US$25”. Comparte que su única alternativa, es enviarle su salario a un pariente en Estados Unidos y que se lo envíe a Nicaragua como remesa.

Si en Nicaragua funcionaran otras billeteras digitales aparte de los servicios en línea que ofrecen los bancos nacionales, las transacciones para Morales y muchos otros nicaragüenses se simplificarían. Aunque Nicaragua debe primero hacer frente a varios obstáculos.

Baja inclusión financiera en Nicaragua

Una Encuesta de Inclusión Financiera realizada por el Banco Central de Nicaragua (BCN) en 2016 revelaba que únicamente el 12.4% de la población adulta del país tenía una cuenta bancaria, las cuales en su mayoría eran usadas únicamente para recibir salarios, mantener ahorros, y apenas un 6.40% se utilizaban para pagar servicios públicos. Cuando el promedio en América Latina de personas adultas con una cuenta era del 51%.

Respecto al uso de dispositivos móviles para la realización de operaciones financieras, este se limitaba a apenas al 1.40% en el área urbana y el 0.40% en el área rural. Y sobre el uso de internet para compras o el pago de facturas, la cifra se reducía hasta el 0.90% en el área urbana, y en el área rural el 0.30%.

El Banco Central de Nicaragua (BCN) abordó los resultados de la encuesta en un seminario sobre inclusión y educación financiera de 2017, donde reconocía que el nivel de inclusión financiera que tiene Nicaragua “es bajo en todos sus componentes”.

“En Nicaragua se han hecho progresos en los últimos años, sin embargo, las brechas son persistentes. La posición relativa de Nicaragua respecto a la región no ha mejorado mucho. En los últimos 10 años el número de cajeros automáticos se triplicó. Sin embargo, si comparamos el número de cajeros por cada 100 mil adultos en Nicaragua es de aproximadamente 18, mientras que el promedio de Centroamérica es de 39. Igual pasa con el número de sucursales por cada 100 mil adultos”, se indicaba en el seminario.

La Comisión de Servicios Financieros del BCN planteaba que en Nicaragua existen ofertas de servicios innovadores, como las billeteras móviles de los bancos, los servicios de transferencias nacionales e internacionales, entre otros. “Sin embargo, el gran problema que tiene Nicaragua es que cada institución está aislada de alguna forma, no existe interoperabilidad”.

Las profesiones que cuentan con el mayor número de desempleados

“Nicaragua tiene la ACH, pero requiere que las personas tengan cuentas. Se busca un sistema en el cual no se requiera cuenta, sino que sea un procedimiento interoperable, pero de billeteras móviles. Una experiencia cercana es Inter-móvil en Costa Rica”, ejemplificaba el estudio.

Los retos del país

En los últimos años, los bancos nacionales han invertido en infraestructura tecnológica fortaleciendo sus plataformas para garantizar “una autopista robusta y segura” para el desarrollo de los medios de pagos. Sin embargo, en el seminario se agregaba que el reto es “continuar fortaleciendo la confianza de los clientes para que se adopten los medios de pagos modernos”.

“Uno de los principales retos es mejorar el uso de medios de pagos electrónicos y mejorar la educación financiera. La inclusión financiera reduce los costos de transacción, hace posible una mejor distribución de los riesgos de la economía y permite una mejor gestión del capital” destacaban.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.