Nicaragua, el país con menor crecimiento de PIB en Centroamérica

Organizaciones internacionales como la CEPAL proyecta un crecimiento de apenas el 1.8% en el Producto Interno Bruto nicaragüense, mientras el Banco Central de Nicaragua espera un crecimiento entre el 4% y 5%.

En el 2021 Nicaragua alcanzó un crecimiento de 10.3%, luego de haberse contraído un -2% en 2020, así lo reflejó el Fondo Monetario Internacional (FMI). El dato de 2021 sería extraordinario si no tomáramos en cuenta el decrecimiento de 2020 provocado por la pandemia de Coronavirus y los arrastres de la situación socio-política de 2018.

Al estudiar las cifras proyectadas para este 2022, la mayoría de los organismos que lleva en estudio el comportamiento económico centroamericano varían las proyecciones hacia el PIB de Nicaragua. Así el BCIE muestra una proyección del 3.5% y el Consejo Monetario Centroamericano CMC entre el 4 y 5%, tal como lo espera el BCN.

A pesar que el país espera ese crecimiento económico, los nicaragüenses y especialmente los más pobres no podrán sentir ningún alivio en su economía familiar, pues el alto índice de inflación esperada para este año es de entre el 6% y 7%, un dato que se traduce en el aumento en los productos que consumimos, sobre todo los de primera necesidad en la canasta básica.

«Ya ni carne compramos, buscamos titiles o hígado: Así está afectando la inflación a nicaragüenses

La economía centroamericana y su comparación con Nicaragua

La economía de Centroamérica, tiene su base principal en la agricultura, el turismo (afectado fuertemente por la pandemia de coronavirus) y algunas industrias. Centroamérica tiene como principales destinos de exportación: Estados Unidos, Europa, América del Sur (Brasil, Colombia, Venezuela y Argentina) y los mismos países de la región.

En 2020 todos los países fueron fuertemente afectados por la pandemia de coronavirus y todas sus repercusiones, además sufren mucho los impactos de cualquier eventualidad mundial que afecte el comercio exterior, como el caso de la guerra de Ucrania y Rusia que ha inflado los precios del petróleo y muchos otros insumos que se utilizan en la fabricación de otros productos.

Proyecciones del FMI

En la proyección del FMI los países que tendrán un bajo PIB, son El Salvador con apenas un 3%, seguido Honduras y Nicaragua, ambos con un 3.8%. Las naciones con las mejores proyecciones son Panamá con 7.5%, Belice con 5.7% y República Dominicana con 5.5%.

En El Salvador, la pobreza aumentó en 4,6 puntos porcentuales entre 2019 y 2020 y según los datos del Banco Mundial, se espera que la desigualdad haya aumentado de 0,38 a 0,39. El pulgarcito de Centroamérica enfrenta una lucha constante con las maras, una situación que genera inseguridad entre sus habitantes que muchas veces se ven obligados a salir del país y se enrumban hacia Estados Unidos en busca de mejor vida.

El caso de Honduras no es para nada alejado de la realidad salvadoreña y menos de la nicaragüense, éstos dos últimos disputan constantemente el segundo lugar de los países más pobres de América Latina, por debajo de Haití, que casi siempre está en el primer lugar.

Pobreza, hambre y desnutrición aumentan en Nicaragua

“Honduras sigue siendo uno de los países más pobres y desiguales del hemisferio occidental. Antes de los dos impactos de 2020, el 25,2% de la población hondureña vivía en la pobreza extrema y casi la mitad (4,4 millones de personas) vivía en la pobreza, según las líneas de pobreza oficiales”, datos del Banco Mundial.

La economía hondureña se recuperó en 2021, reflejó un crecimiento del 11,9% y se espera que crezca un 3,1% en 2022 y 3,6% en 2023.

República Dominicana y Panamá con las mejores proyecciones de crecimiento

El BCIE, por su parte, espera que los países con mayor crecimiento sean República Dominicana, Belice y Panamá con 5.5%, 5.4% y 5%, respectivamente. Entre los de más bajo crecimiento continúa Nicaragua junto a Costa Rica y El Salvador, los tres se mantienen en un rango de 3.5%.

“República Dominicana, Durante los últimos 25 años, ha experimentado un notable período de sólido crecimiento económico. La consolidación del sector turismo, el aumento de las remesas, el importante rol de la inversión extranjera directa, así como de las zonas de libre comercio para fomentar las exportaciones, han ayudado a convertirla en la segunda economía de mayor crecimiento en América Latina y el Caribe durante la última década. Este notable desarrollo contribuye al objetivo de lograr una condición de país de alto ingreso para el 2030”, se lee en el portal web del Banco Mundial.

Proyección PIB Centro América

Sin duda, Panamá es el que tiene las mejores proyecciones de crecimiento este año, seguido por República Dominicana, la CEPAL espera que el PIB de esos países crezca un 8.2%, a ellos les sigue Belice con 6.4%. En el caso de los que tendrán un crecimiento muy bajo, están Nicaragua con 1.8%, El Salvador con 3% y Guatemala con 4%.

El PIB del país canalero, tuvo un crecimiento en 2021 del 15,3%, impulsado por la minería (cobre) que representó el 7,1% del PIB, la construcción, la manufactura y el comercio, que concentran el 70 por ciento de los trabajadores en situación de vulnerabilidad (ingresos entre US$5,5 y US$13 diarios).

Oro mantiene su liderazgo como principal producto de exportación, según datos del BCN

El Banco Mundial estima que la pobreza ha disminuido del 14,8% en 2020 al 12,3% en 2021 y espera que el PIB vuelva a crecer con fuerza en 2022 gracias al crecimiento remanente de 2021 (9,4 %), la expansión continua del sector minero y la recuperación tardía del turismo y el transporte aéreo.

Belice, por su parte, es una economía basada fundamentalmente en la agricultura y los servicios. La estabilidad de la moneda es uno de los atractivos para la inversión extranjera. En cuanto al Índice de Desarrollo Humano (IDH), que elabora las Naciones Unidas para medir el progreso de un país y que en definitiva nos muestra el nivel de vida de sus habitantes, indica que los beliceños se encuentran en el puesto 110.

En tanto, Guatemala, tras el impacto de la pandemia de la COVID-19 aumentó la tasa de pobreza al 52,4% en 2020. La nación norteña tiene la cuarta tasa más alta de desnutrición crónica en el mundo y la más alta en América Latina y el Caribe. Las poblaciones indígenas y rurales son desproporcionadamente las más afectadas, la desnutrición crónica infantil (y el retraso en el crecimiento) afecta al 47% de todos los niños menores de cinco años, al 58% de los niños indígenas y al 66% de los niños en el quintil de ingresos más bajos, según información del Banco Mundial.

En el caso del Consejo Monetario Centroamericano muestra el nivel de proyecciones de los bancos centrales, según sus datos, las autoridades dominicanas esperan un crecimiento de 5% ubicándose en el primer lugar entre las economías que forman parte del SICA. El Salvador por su parte se sitúa en el último puesto con apenas un crecimiento de 3.2% en proyección.

Estos son los productos más caros de la canasta básica

Costa Rica y Nicaragua, perspectivas 2022

Aunque el PIB de Costa Rica apenas proyecta entre un 3.3% y un 3.5% de crecimiento, es muy importante destacar que la nación mantuvo un crecimiento sostenido durante los últimos 25 años. Un progreso resultado de una estrategia de crecimiento orientada al exterior, basada en la apertura a la inversión extranjera y la gradual liberalización comercial y que como resultado le permite mantener una de las tasas de pobreza más bajas de América Latina y el Caribe.

Se espera que el turismo agregue impulso a la recuperación en 2022-2023 a medida que se controle la pandemia y los viajeros recuperen la confianza.

En el caso de Nicaragua las cifras son variables, el CMC le proyecta entre el 4% y el 5% de crecimiento en el PIB; el FMI un 3.8%, el BCIE 3.5% y finalmente la cifra más baja es la de la CEPAL, con apenas un 1.8% de perspectivas.

En los datos del Banco Mundial, el PIB nicaragüense creció un 10,3% en 2021, después del decrecimiento del -2% en 2020. La recuperación es atribuida al consumo privado impulsado por las sólidas entradas de remesas; la inversión pública destinados a atender los impactos de la COVID-19 y los daños causados ​​por los huracanes; la inversión privada y las exportaciones respaldadas por precios favorables de las materias primas.

“La minería, la manufactura, la construcción y el comercio han sido los principales motores del crecimiento, pero Nicaragua sigue siendo uno de los países menos desarrollados de América Latina, donde el acceso a los servicios básicos es un desafío diario”, concluye el Banco Mundial en su panorama general sobre Nicaragua.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.