Pobreza, hambre y desnutrición aumentan en Nicaragua

El desempleo, los bajos salarios y la pandemia generan un proceso de empobrecimiento en la mayor parte de la población nicaragüense.

 Pobreza, hambre y desnutrición

En el reciente Informe del Estado de la Economía y Perspectivas a Mayo 2022, el Banco Central de Nicaragua refleja que la actividad económica nicaragüense se mantiene en la trayectoria de crecimiento iniciada en 2021 y el empleo sigue recuperándose.

Según el documento: “las actividades económicas registran un crecimiento interanual del 4.7 por ciento. En correspondencia con el crecimiento económico, la tasa de desempleo continúa bajando (en el primer trimestre se ubicó en 4.2%, inferior a la observada previo a la pandemia) y la afiliación al Instituto Nicaragüense Seguridad Social (INSS) continúa aumentando (al mes de abril se incrementó en 20,601 trabajadores, respecto a diciembre de 2021)”.

Sin embargo, expertos como el sociólogo Óscar René Vargas, no concuerdan en con las cifras presentadas por el BCN, pues según él, la pobreza y el hambre sigue en incremento.

“El desempleo, los bajos salarios y la pandemia generan un proceso de empobrecimiento en la mayor parte de la población. La pobreza aumentó y, con eso, la cantidad de personas con hambre y con desnutrición también aumentaron”.

FAO advierte sobre aumento del hambre y la pobreza en Nicaragua

Crecimiento del PIB desacelerará un 2,9% este 2022

Óscar René no es el único que discrepa con los datos del BCN, según la última actualización en la web del Banco Mundial (7 de abril de 2022), se espera que el Producto Interno Bruto (PIB) de Nicaragua se desacelere este año a 2,9 por ciento en medio de presiones mundiales adversas y una consolidación fiscal. Una cifra que contradice el crecimiento entre 4% – 5% que estima el Banco Central en el reciente informe de proyecciones de Mayo 2022.

En el mismo sitio web del organismo financiero internacional se lee que en Nicaragua: “la tasa de pobreza en 2021 fue de 12 por ciento; y suficiente para mantenerse estable entre 2022-2024”. No refleja ninguna disminución.

Por su parte, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, mejor conocida como FAO, en un estudio realizado en 2021, demostró que para ese año 1,3 millones de nicaragüenses se encontraban subalimentados. Aunque ahora el dato pareciera irrelevante, lo cierto es que desde 2018, lejos de bajar, la cifra de personas con prevalencia de hambre ha incrementado un 18%.

Países con subalimentación
Porcentaje de población que no puede adquirir alimentos suficientes para satisfacer las necesidades de energía alimentaria necesaria.

En datos porcentuales, en el 2020, el estudio de la FAO ubica a Nicaragua en el tercer lugar con 19.3%, de los países con subalimentación, por debajo de Haití y Venezuela. La disminución es de apenas un 0.8% desde 2011, año en el que obtuvo un nivel del 20.1% de población que no puede adquirir alimentos suficientes para satisfacer las necesidades alimentarias mínimas.

Créditos hipotecarios se desploman en Nicaragua. ¿Cuál es la razón? Acá te lo explicamos

Niveles de pobreza no se reducen

Según Vargas, desde 2015 se vive una desaceleración en la reducción de la pobreza, situación que ocasiona más hambre y desnutrición.

“Como la gente no puede dejar de tomar transporte público o de pagar su electricidad, reduce su consumo alimentario. Por lo tanto, o comen menos o sustituyen consumo de alimentos más costosos, más sanos, más nutritivos, por consumo de alimentos de menor calidad”.

El sociólogo no avizora un buen panorama económico para el país, según su análisis la guerra en Ucrania prolongará en el tiempo los altos precios de los alimentos, los fertilizantes y del petróleo. Los dos últimos, elementos importantes para la producción.

“Los incrementos de los precios es un problema muy serio, porque el hambre y la desnutrición no va a ser una emergencia de corta duración, va a ser una emergencia de alta intensidad y larga duración”, asevera Vargas.

Canasta básica ha aumentado más del 200% desde 2007

Abril cierra con una inflación de casi 10%

En tanto, los datos del Banco Central reflejan que en abril la inflación alcanzó 9.95 por ciento en variación interanual a 2022, reflejando el impacto del componente importado. Lo que significa que el córdoba sigue perdiendo valor y que cada vez necesitaremos más dinero para comprar determinado producto.

El banco emisor estima que al cierre de este 2022, la inflación se ubicará en un rango de entre 6 – 7 por ciento, como resultado, sobre todo, del traspaso de los precios internacionales a los precios domésticos.

Cifras que no alientan mucho a la población nicaragüense que día a día tiene que ingeniárselas para sobrevivir con un salario mínimo 2 veces más bajo que el precio de la canasta básica, una de las tarifas energéticas más altas a nivel centroamericano y con muy pocas ofertas de empleo formal.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.