Dictadura vuelve a prometer tren. Ahora de la mano de Irán

Óscar René Vargas, dice que establecer una línea férrea sería ‘extraordinario’, pero duda que el proyecto se concrete por el elevado costo millonario que tendría para el país.

La dictadura vuelve otra vez con la retórica de anunciar proyectos que luego quedan “en promesas”. Esta vez, el proyecto ferroviario viene, supuestamente, acompañado del apoyo del régimen teocrático de Irán.

Esta promesa que está reviviendo el réigmen Ortega surge tras una reunión entre el viceministro de Industria, Minería y Comercio de Irán, Manouchehr Manteghi, y el ministro de Transporte e Infraestructura de Nicaragua, Oscar Mojica Obregón, quienes destacaron la necesidad de ampliar la cooperación económica entre Teherán y Managua, según un repote de Tehran Times.

“Durante la reunión, las dos partes pidieron profundizar las relaciones económicas y expandir la cooperación industrial en varios campos, incluidos el ferroviario, el acero y el cemento, informó IRNA”, manifestó.

«Que un gobierno celebre crecimiento de remesas demuestra incapacidad», afirma economista

Manteghi dijo que la República Islámica está lista para cooperar con Nicaragua en todas las etapas del desarrollo ferroviario, incluida la construcción de vías férreas, la adquisición de vagones y locomotoras, el control de equipos y la mejora de la eficiencia de los ferrocarriles.

Óscar René Vargas duda que el proyecto se concrete

Para Óscar René Vargas, reconocido sociólogo y economista, el establecer una línea férrea sería ‘extraordinario’, pero duda que el proyecto se concrete por el costo millonario que tendría para el país.

“En principio sería algo extraordinario. A lo concreto, dudo que se vaya a realizar por los costos que implican, alrededor de unos US$6,000 millones de dólares. Estoy pensando en una red que abarque unos 500 kilómetros, con sus respectivas estaciones, rieles, maquinarias y entrenamiento de personal. Por lo tanto, veo ese anuncio como una fantasía más”.

Según el sociólogo, Ortega necesita crear expectativas positivas a través de proyectos como éste para evitar una mayor erosión de su base social empobrecida, dado que la situación económica del país tiende a empeorarse por los factores externos.

“La situación económica internacional apunta hacia una recesión que tendrá repercusiones negativas en Nicaragua. Por eso, sostengo que el talón de Aquiles de Ortega es la economía ya que no controla los factores externos”.

Los fallidos megaproyectos (pocos mencionados) con que Ortega quiso engañar a los nicaragüenses

Un proyecto que no se mencionaba desde hace más de tres años

En enero de 2019 Laureano Ortega y el Ministro de Hacienda, Iván Acosta, presentaron el documento de “Políticas y Proyectos de Desarrollo para potenciar inversiones en Nicaragua 2019–2021”, presentaron varios proyectos abiertos a inversión, en los que figuraba la construcción de un ferrocarril con ruta Managua – Masaya – Granada.

Para ese momento, Laureano Ortega dijo a medios oficialistas que el monto total de la inversión en la lista de proyectos prioritarios en el periodo 2019-2021 ascendía a $11 mil 76.72 millones y en ello se contemplaban proyectos como: “la carretera de La Costanera en el litoral Pacífico, la circunvalación de Managua Tipitapa-Ticuantepe, la construcción del ferrocarril Managua-Masaya-Granada, el puente de Panaloya, la ampliación de carretera Masaya-Catarina-Guanacaste”, entre otros proyectos.

El 2021 acabó sin decir nada referente al tema de la línea ferroviaria. Es hasta más de 3 años de haber sido mencionado el proyecto, que se vuelve a retomar.

Proyecto positivo pero de costo elevado

“Creo que el proyecto de un ferrocarril es positivo para el país, dependiendo de la red que se vaya a establecer. Hay que recordar que el transporte por ferrocarril es más barato que por camiones. Una red de ferrocarril moderna significa que tiene que ser eléctrica para reducir el consumo de combustible”, explica Óscar René.

El problema de Nicaragua no es solo el consumo de combustible, si no el alto costo de la energía eléctrica, que a pesar de anunciarse proyectos que van a permitir “abaratar los costos” de la misma, al momento de iniciar su funcionamiento, la situación sigue siendo igual.

¿Qué tan solvente está la banca nacional?

Nicaragua sigue pagando uno de los precios más altos de electricidad en la región pese a tener grandes fuentes naturales de generación de energía limpia.

Estas son razones, por las que según Vargas, el costo de establecer una red ferroviaria es muy alto, que incluso puede llegar a ser mayor a los $6,000 millones de dólares.

No es la primera vez que Ortega juega con la promesa de grandes proyectos que no se cumplen, el más mencionado ha sido el proyecto del Gran Canal Interoceánico. Nunca se llevó a cabo y con este sangraron las arcas estatales, porque se destinaron grandes partidas presupuestarias para proyectos de factibilidad y gastos administrativos.

Otros proyectos que terminaron siendo también cuentos chinos son la refinería El Supremo Sueño de Bolívar, la Hidroeléctrica Tumarín, satélica Nicasat-1 y el puerto de Aguas Profundas de Monkey Point.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.