Gobierno de Ortega mantiene censura informativa pese a emergencia nacional coronavirus

 Saturación en hospitales
  • A pesar de ser de interés nacional, Rosario Murillo no permite que medios independientes den cobertura a los informes del Ministerio de Salud de Nicaragua

Tenemos el primer caso de Covid-19 y lo comunicamos inmediatamente”, dijo Rosario Murillo vía telefónica en uno de los medios de comunicación de su propiedad, únicos que utiliza el Gobierno para brindar informes de emergencia ante crisis nacionales en el país.

Desde que llegó al poder, Daniel Ortega ha silenciado a la prensa independiente y le ha negado acceso a conferencias de prensa; y ahora en medio de una emergencia nacional por el coronavirus, la información sigue centralizada.

La información sobre la salud ha sido prohibida a los medios independientes de Nicaragua. Foto: NICARAGUA INVESTIGA

“La gente tiene derecho a saber”

El experto en comunicación, Alfonso Malespín dice que “la gente tiene derecho a saber”, a través de los medios de su preferencia. Ortega sin embargo se ha encargado que sean sus empresas de comunicación las únicas que accedan a información privilegiada.

Según Malespín, antes que se anunciara el primer caso confirmado por Covid-19, la gente en la calle hervía con preguntas.

“Luego que el 18 de marzo la señora Murillo anunciara el primer caso, ahí surgieron muchas más preguntas todavía”, añade.

El experto sostiene que si hay una poco de sensatez en el Poder Ejecutivo y el Ministerio de Salud “deberían de entender que la gente no consume ni está obligada a consumir solo los canales de comunicación que ellos quieren que la gente consuma”.

Julio López, miembro de la Organización de Comunicadores y Periodistas Independientes (PCIN),  dice que no espera ningún cuestionamiento de parte del periodismo oficialista “puesto que actúan como propagandistas y no tienen la autonomía para formular críticas a lo interno de los medios de comunicación”, y expresa que se ven controlados por las directrices de comunicación que bajan de la presidencia.

Alfonso Malespin, experto en comunicación. Foto: Nicaragua Investiga.

La Fundación Violeta Barrios de Chamorro, a través de un estudio revela que el “Estado de Nicaragua esta ‘aplazado’ en acceso a información pública”. 

Guillermo Medrano, Coordinador de Derechos Humanos de ese organismo, manifiesta que la información de acceso público en el sitio Web del Ministerio de Salud es escasa “que no te permite dar respuesta a las incertidumbres que existen en toda la población ante la pandemia”.

Medrano expresa que el gobierno “definió su propia estrategia de comunicación” aún en momentos de crisis sanitaria donde siempre ha predominado la cultura del secreto y “solamente se está escuchando una voz que solo repite un mensaje”.

El periodista Carlos Fernando Chamorro, ha usado sus redes sociales para quejarse del bloqueo a los medios independientes y entre otras cosas solicita «que el Minsa no excluya a la prensa independiente» de las coberturas sobre el coronavirus.

Por otra parte, Alfonso Malespín alega que el gobierno está obligo a gobernar de “cara” a la nación: “esto incluye utilizar todos los medios de comunicación a su alcance en una situación de enorme interés nacional tal como lo es esta pandemia”.

Ortega no se ha presentado ante la ciudadanía para tomar la responsabilidad de esta crisis sanitaria a como lo han hecho casi todos los presidentes de los países donde se han reportado contagios.

Pese a ser una pandemia, las autoridades sanitarias tienen prohibido hablar con los medios de comunicación independientes en Nicaragua: Foto: NI

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los peligros de la desinformación

“La desinformación causa pánico y cuando hay desinformación se especula y es perversa”, dice Guillermo Medrano.

“Hay una avidez por ser informado debidamente y el gobierno no ha tomado ese liderazgo que es parte de sus obligaciones», dice Malespín, quien coincide con la opinión de Medrano al asegurar que «ante la ausencia de la información circulan rumores y hay desinformación”.

“Es ahí donde el periodismo independiente tiene una enorme responsabilidad y es encontrar fuentes de información alternativas que sean legítimas y debidamente acreditadas para informar de manera pertinente, oportuna y apropiada a la ciudadanía que se le niega la información que el gobierno y el Ministerio de Salud debería de ofrecerle”, destacó el investigador en temas de comunicación.

https://bit.ly/2xK3m4F

Foto principal: NI

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.