Estudiantes de universidades públicas reciben amenazas por no querer asistir a clases

El Sector estudiantil y juvenil de la Unidad Nacional Azul y Blanco ha denunciado que las universidades públicas nicaragüenses están obligando a los universitarios a asistir a clases con “normalidad”, a pesar de la pandemia de Covid-19. Las autoridades académicas amenazan a los jóvenes con la suspensión de matrículas y la expulsión de los recintos.

Katherine Ramírez, integrante del sector estudiantil, manifestó que en redes sociales, se ha divulgado nombres y dirección de los estudiantes que han decidido ausentarse de clases como medida de protección sanitaria.

Ramírez también denuncia chantajes de los docentes que les indican que “si pierden tres días o no tienen tres asistencias por materia no van a tener derecho a examen, pues es una manera de coaccionarlos para que ellos asistan”, aseguró.

Por otra parte, Aritz Báez, del mismo movimiento, dice que “las universidades han amenazado hasta con agresiones verbales” y sostiene que los recintos están recibiendo una “asistencia de entre el 20 y 30%”, debido al temor de contagio de los estudiantes o sus familias.

Jonathan López, universitario y exreo político dijo a Nicaragua Investiga que los estudiantes son “monitoreados y obligados para no compartir información sobre el Covid-19, quedarse callados con respecto a la pandemia”.

Universitarios denuncian amenazas por protegerse del Covid-19. Foto: Prensa UNAB

López revela que si un estudiante es identificado compartiendo información de cómo prevenir el contagio del virus, “inmediatamente es amenazado y obligado que deje de compartir eso. Esto se ha dado en los grupos de WhatsApp que tienen los estudiantes en cada sección”, asegura.

A pesar que muchos estudiantes firmaron cartas solicitando la suspensión de clases ante la emergencia sanitaria «no reciben ninguna respuesta oficial”, puntualizó Katherine Ramírez.

Mayu Duarte Presidenta de Acción Universitaria, explicó a este medio de comunicación que la universidad divulgó un comunicado por parte de la UNEN (Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua) y la Secretaria General “donde explicaban que únicamente ellos estaban autorizados para determinar si había un paro de las clases”.

Los Integrantes del sector estudiantil y juvenil esperan que el gobierno tome consciencia ante las suspensiones de clases, puesto que “no están siendo consiente con la situación de los chavalos y chavalas”, dice Ramírez y reitera que estos estudiantes son expuestos al contagio desde que salen de su casa cuando toman el transporte público hasta en los recintos universitarios.

Para donaciones por Paypal https://bit.ly/2xK3m4F

Foto principal: El 19 Digital/Archivo 

 

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.