El sensacionalismo y el morbo de medios oficialistas: un enemigo vigente en el periodismo

Cada noticia publicada es un compromiso con la palabra que utiliza el periodista y la audiencia a la que se debe un medio de comunicación. A diario se leen noticias que contienen un sentido de morbosidad como una manera de hacer periodismo, pero esta forma de hacer periodismo no les agradan a todos.

Algunos medios nicaragüenses utilizan titulares sensacionalistas como una forma para vender más. Colocar una foto de un accidente de tránsito o tomar como forma de burla un acontecimiento suele ser uno de los métodos para ganar más lectores. “La academia te enseña lo contrario”, dice Alfonso Malespín, experto en temas de comunicación.

El sensacionalismo siempre ha sido una enfermedad de los medios de comunicación. Es una enfermedad estimulada por el apetito de consumo, particularmente de ganancia y a veces por la mala leche de la gente cuando tratan de hacerles mal a otras personas”, dijo en una entrevista cuando aún estaba vivo el periodista colombiano Javier Darío Restrepo, experto de la ética periodística.

Malespín dice que es notorio que cada vez que un país como el nuestro, tienen una crisis como la que tenemos, comienzan a “florar el periodismo sensacionalista y periodismo de entretenimiento”.

“Básicamente lo que sirve es para distraer la atención de los asuntos fundamentales de la sociedad”, dice Malespín. De acuerdo a su análisis, los medios de comunicación que está en la práctica de hacer este tipo de noticias están renunciando para hacer buen periodismo, pues entran al juego de distraer o distorsionar la información.

Daniel Ortega y Murillo ¿reconocen participación del ejército en represión de 2018?

Para Malespín lo que está ocurriendo es que los medios de comunicación por decisión propia o ajena, deciden venderse de esa manera en vez de hacer noticia de verdad y de interés público.

Agrega que la academia enseña sobre el tema del sensacionalismo y los diferentes tipos que existen y el por qué se deberían de evitar. “Básicamente es por razones de ética profesional porque el periodismo sensacionalista atenta contra los derechos humanos de diferente segmentos de la población”, expresa Alfonso Malespín.

Los medios de comunicación son agentes de socialización

La socióloga Maryce Mejía señala que los medios de comunicación son agentes de socialización en la ciudadanía. También opina que las plataformas informativas son constructores por la conexión directa que tiene el medio con la audiencia.

“Cuando se abordan de manera amarillista, las noticias repercuten en el imaginario social de la gente, pero esto tiene que ver también con los niveles de educación, con el entorno y las interacciones sociales que hay en la gente”, explica Mejía.

Ejemplifica que no sucede lo mismo en una persona educada y sensible a las temáticas para que consuma una noticia “morbosa”. Sin embargo, hay otro tipo de personas que tiene bajo niveles educativos “está acostumbrado o acostumbrada a ver este tipo de noticias y la normaliza”.

Maryce Mejía, socióloga. Foto: Cortesía 
Abuso sexual, un mal silenciado en la guerra de los 80

La socióloga enfatiza que hay un sector de la población que no le gusta este tipo de noticias; sin embargo, recomienda que la ciudadanía vea noticias que eduquen, sensibilicen y que sea información propositiva para la edificación personal.

«En el caso de la violencia contra las mujeres es muy importante visibilizar la problemática, pero de una manera objetiva donde se permitan construir alternativas para que la gente conozca cómo está la situación de una manera más sensible, más educada», subraya Mejía.

Los accidentes de tránsito son una mercancía para el periodismo

Por otro lado, Malespín asegura que los accidentes de tránsitos son una mercancía para el periodismo, pero alega que el medio de comunicación que se dedica a este tipo de “información” no está reparando el daño físico, moral y psicológico en el patrimonio personal de una persona cuando lo expone frente la audiencia. Dice que el accidente puede ser una noticia pero tiene hacerse de una forma respetuosa de los derechos de la persona.

“Voy a poner un ejemplo que acaba de ocurrir: en unos medios de comunicación del gobierno, que son especialista en este tipo de sensacionalismo, publicaron hace poco el accidente falta de una muchacha que colaboraba con Nicaragua Diseña, el tratamiento que le dieron a la información es el tratamiento que le deberían de dar a todas las informaciones de los accidentes”, ejemplificó Malespín.

“No hubo exposición de sangre, no hubo exposición de vísceras, no hubo exposición de rostro. En todo momento se respetó la dignidad de la persona que había fallecido y de las personas que se accidentaron. ¿Por qué no pueden hacer lo mismo con las demás personas?”, dejó esa pregunta como reflexión el experto en comunicación.

El abordaje de los medios oficialistas, más que informativo es amarillista y en muchas ocasiones hasta vulgar.

El abordaje sexista y morboso es una forma de discriminar a la persona

De acuerdo a la variación de Mejía, al abordar las noticias de forma morbosa, dice que hay una discriminación que refuerza la desigualdad. “No educan, no informan, no sensibilizan, sino que refuerzan el machismo” haciendo una burla de un problema tan grave como es la violencia.

Asegura que los niveles de consumo y el mercado en los medios de comunicación llevan la intención de que la gente consuma este tipo de noticias “porque es lo tradicional, de esto viven, de la atracción del morbo”. Dice que al brindarse este tipo de “información” lo ven como una sala de entretenimiento para la gente.

Fátima Millón, defensora de los derechos humanos de la mujer, manifiesta que los abordajes sobre el femicidio y la violencia sexual ha sido de una manera sensacionalista, donde se dan muchos detalles de los hechos que son revictimizantes no solo para víctima, sino para la familia misma.

Simpatizante sandinista alega haber matado a opositor en Estelí por «perturbación psicológica»

Dice que el nivel de detalles con el que se comparten la “noticia” les brinda elementos a los agresores para perfeccionar su patrón de conducta. “Cuando se presentan fotografías dantescas o videos tan gráficos, aparte de hacer toda la narrativa se omiten la identidad, pero están graficando toda la situación”, expresa Millón.

“¿A qué estás jugando: estás educando, o está vendiendo o estás atrayendo público para el morbo?”, se pregunta la activista feminista en alusión a los medios que practican la tinta sensacionalista.

“Un periodismo que pudiera educar en una situación de violencia es cuando hace ese periodismo investigativo, continúo y que deja un aporte a la ciudadanía más allá de prevenir”, dice Millón.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.