Madre de niña que escapó de abuso en Granada llamó más de tres veces a la policía

La madre de la menor de nueve años, que se presumía fue víctima de un intento de abuso sexual este domingo en Granada, desmiente que su hija haya sido tocada por el detenido como se ha afirmado en algunos medios. Yesenia del Carmen Fuentes Peña, madre de la menor de iniciales A.A.CH.F., agradece el apoyo brindado por sus vecinos tras darle persecución al hombre que ingresó a su vivienda, pero pide que se dejen de emitir comentarios sobre que su hija ha sido abusada sexualmente, ya que considera que se la está humillando y violentando su “credibilidad de niñez”.

Aumento de abusos contra menores intensifica indignación de la población

“Mi hija no ha sido violada” señala Fuentes, y al mismo tiempo, agrega que desea justicia ya que, aunque el hombre no abusó sexualmente de ella, le ha causado un daño psicológico tanto a la niña como a su otro hijo.

Policía Nacional ausente

Fuentes comparte al canal local 5TV,  que el detenido, Adolfo Jerónimo Gómez Rosales, conocido como “torombolo”, ya se había presentado en ocasiones anteriores en su vivienda y, de hecho, había presentado sus denuncias ante la Policía Nacional.

Cuenta que un viernes, a las 5:20 de la mañana, mientras se preparaba para abrir su venta, notó que se habían robado la ropa de su hija, pero no le brindó importancia ya que supuso que había sido un borracho. Tras eso, el lunes, mientras estaba en el lavandero cortando naranjas, Gómez se le acercó por primera vez pidiéndole mangos “para pasar”, pero se negó y le pidió que se fuera, su hija al escuchar lo que sucedía salió de la casa y también procedió a correrlo, en medio del ruido su vecina también se involucró en la situación y le dijo a Fuentes que llamara a la policía.

Fiscalía pide una condena de 110 años para autor del crimen en Mulukukú

Ante esto, Gómez abandonó el lugar. Luego el día jueves, Fuentes recuerda que mientras preparaba cebada, miró hacia el cuarto donde se encontraban durmiendo sus hijos y en eso percibió a un hombre agachado. Ella inició a gritar que saliera, ante lo que el hombre tomo una paila e hizo gestos como si se la arrojaría, luego su hija despertó y también inició a gritarle que saliera de la vivienda.

Fuentes pudo reconocer que se trataba del mismo hombre que le había pedido mangos días atrás.

El viernes presentó su denuncia ante la Policía Nacional, quienes supuestamente ya la habían buscado pero que no se encontraba en casa. Finalmente, el día sábado escuchó un ruido en el patio por lo que cerró la puerta antes de las 7. Tras esto escuchó una rama que fue quebrada y que iniciaron a hacer sonidos fuertes con la boca.

Llamó a su vecina para confirmar que no eran ellos quienes hacían los ruidos, quien procedió a enviar a su esposo y sus nietos a revisar su patio, pero no encontraron a nadie en el lugar.

Fuentes asegura que ese mismo sábado llamó tres veces a la Policía. Durante la primera llamada puso la denuncia de que había un hombre en el patio de su casa, a lo que le dijeron que mandarían una patrulla.

Tras 17 minutos de la ausencia de la Policía realizó la segunda llamada, y le confirmaron que ya iban en camino, y tras 32 minutos de no presentarse la patrulla, volvió a marcar y una oficial volvió a realizarle preguntas sobre el caso las que calificó de “incoherentes” ya que ella claramente desconocía la identidad de este hombre.

Policía se presenta tras persecución de la población

Luego de las tres denuncias telefónicas que realizó el día sábado, el domingo en que se llevaron a cabo los hechos, Fuentes recuerda que notó a tres vecinos en unos predios vacíos que están al lado de su casa por lo que se preocupó y se dispuso a vigilarlos. Describe que cada uno miraba de forma sospechosa hacia su casa.

Su hija salió y le preguntó qué pasaba, le comentó lo que sucedía y salió su hijo, quien le dijo que mejor entrara a la casa a cocinar y así ya todos estarías seguros dentro.

Liberan a más de 800 reos bajo convivencia familiar

En eso, cuando su hijo entró a la casa, escucha gritos diciendo “mamita el hombre, mamita el hombre está adentro”.

Los tres entraron en pánico y gritaban desesperadamente “el hombre”, por lo que la gente salió a auxiliarlos y el hombre huyó hacia el arroyo. Luego Fuentes comenta que se escuchaba como Gómez caminaba sobre los zincs y se tiraba sobre los árboles intentando escapar.

Foto referencial | Nicaragua Investiga

Su hija estaba en shock, tuvieron que prepararle té, y gracias a la llegada de un profesor que es psicólogo ella pudo conversar y señalar que ya había visto a ese hombre un día que fue a comprar gas con un vecino. Todos se dispusieron a ir hacia el lugar que señaló la menor, preguntaron por la identidad del hombre y un joven, quien recuerda que ese día se acercó a la niña pidiéndole dinero, lo identificó como “torombolo”.

La pequeña aseguró que ese había sido el hombre que le dijo “uhh uhh” en el cuarto, cuando lo encontraron dentro de la vivienda.

La madre se encuentra desconcertada ya que desconoce cuáles eran las intenciones de Gómez, y solo puede pensar en múltiples hipótesis sobre si quería robarle, violarla, o incluso matarla.

Comisionado Villareal indiferente ante el caso

La madre de los menores, quienes se encuentran afectados psicológicamente, señala que el Comisionado Mayor Félix Villareal “es una cochinada”, ya que incluso llego a señalarle que contradecía su historia, lo cual afirma sucedió por los nervios del momento.

Incluso agrega que el Comisionado sugirió que podrían haberse tratado de un perrozompopo los sonidos que escuchó en días anteriores en el patio de su vivienda.

“Yo les llamé, yo vine a poner denuncia, yo les dije que estábamos en peligro, por eso muchos casos de femicidio” expresa Fuentes.

Cadena perpetua: un retroceso en materia de derechos humanos en Nicaragua

Y agrega que “hasta ese momento en que me encuentren muerta, a mi hijo, van a decir es cierto, ella llamó, pero no se tomó las medidas necesarias, como siempre lo hace la policía en muchos casos”.

Fuentes también destaca la postura firme que sostuvo el Comisionado la noche del domingo, en la cual confrontó a la población asegurando que el protocolo no le permite dejar que se agreda a los detenidos, y cuestiona “¿quién resguarda en el momento en que uno está solo? está entre la víctima y el agresor, por eso muchos casos de femicidios”.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.