Iglesia Católica: huracanes mostraron la «pobreza estructural» del país

La Comisión de Justicia y Paz de la Arquidiócesis de Managua emitió un comunicado este jueves evocando a la unidad de los nicaragüenses, cuyos «anhelos de paz, justicia, libertad y alegría» se han visto quebrantados por «tanta corrupción, violación e irrespeto a los derechos humanos». El mensaje ha sido extendido en el marco del Día Internacional de los Derechos Humanos.

Iglesia católica: «Vemos aparecer cada vez más sombras oscuras en el panorama político»

A través del escrito dedicado «a los fieles católicos y personas de buena voluntad», la Comisión de la Arquidiócesis apunta que los recientes desastres naturales que atravesaron el país pusieron en evidencia «la pobreza estructural» de Nicaragua, la cual «no ha sido subsanada en décadas y se agudiza por la manipulación política».

Este 10 de diciembre la Arquidiócesis llama a la construcción de una sociedad pluralista «que dé cabida a diferentes pensamientos, creencias y opiniones, con recíproco respeto» y sostiene que la única salida a la grave crisis que enfrente el país es «el camino democrático».

Cardenal Leopoldo Brenes – Nicaragua Investiga

Descalificaciones a la iglesia

Si bien la Iglesia Católica sostuvo buenas relaciones con el gobierno actual desde su regreso al poder en 2007 tras supuestos arrepentimientos por parte de Ortega y Murillo de los ataques efectuados en los 80, esto cambió a partir de 2018, cuando sus representantes participaron en la mesa del Diálogo Nacional como mediadores con el fin de buscar una solución democrática a la crisis sociopolítica del país.

Desde entonces sus miembros y congregación en general han sido víctimas de diversos ataques por parte de simpatizantes del gobierno, e incluso de las mismas autoridades policiales y algunos reconocidos miembros del sandinismo.

En el comunicado de este jueves, la Arquidiócesis cita que «desafortunadamente, en algunos prima la costumbre de descalificar rápidamente al adversario, aplicándole epítetos humillantes, en lugar de enfrentar un diálogo abierto y respetuoso, donde se busque una síntesis superadora».

«Criminales, con mente de terroristas» fueron calificativos usados por el propio presidente Daniel Ortega durante su discurso público del 19 de julio en 2018, acusando a los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) de estar «comprometidos con los golpistas» y alentar crímenes. Durante los últimos tres años, tanto Ortega como la vicepresidenta Rosario Murillo y muchos otros rostros representativos del partido, han extendido públicamente agresiones e insultos en contra del clero católico.

Más de ocho iglesias han sido profanadas en las últimas semanas

Y las agresiones no solo se limitan a lo verbal, varios sacerdotes han sido víctimas de violencia física y amenazas de muerte durante los últimos años, llevando a algunos incluso a un exilio forzado. De igual forma, varios templos han sufrido de saqueos, destrucciones e incendios.

Las tensiones entre la iglesia y el partido FSLN han venido acentuándose desde entonces, y tras el cierre del último Diálogo Nacional para buscar una solución a la crisis, no se han mostrado nuevamente indicios para retomar las negociaciones. Sin embargo, la iglesia ha continuado sosteniendo que la única salida es el diálogo, aunque aún no oficializan sobre si estarían participando nuevamente como mediadores de ser retomadas las negociaciones.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.