Variantes Delta y Mu ¿son las más contagiosas del COVID-19?

Ambas variantes podrían evadir cierto porcentaje del mecanismos de defensa que contienen las vacunas, sin embargo, ésta podría evitar que el paciente tenga complicaciones graves en su salud.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha explicado que todos los virus, inclusive el virus SARS-CoV-2 que causa el COVID-19, cambian con el pasar del tiempo. Algunas consecuencias en sus cambios pueden ser: afectaciones en las propiedades del virus original, facilidad de propagación, gravedad de la enfermedad,  poca eficacia en las vacunas, medicamentos o herramientas de diagnóstico. 

Desde el inicio de la pandemia, la OMS ha tenido bajo observación a ocho variantes que han mostrado que se transmiten más fácil. Y ahora, la entidad suma un noveno linaje a su lista de interés: la variante Mu, que fue detectada principalmente en Colombia.

Según estudios clínicos, esta variante podría ser igual de contagiosa que la variante delta, la cual aún no es confirmada en Nicaragua, pero que médicos privados sospechan que ya circula en el país por los aumentos en los contagios que muestran las cifras oficiales del Ministerio de salud. Estas son algunas de las diferencias y similitudes entre estas dos variantes.

1. Ambas son más virulentas

Según la OMS, la variante delta se encuentra en más de 130 países a nivel mundial debido a su rápida propagación, en cambio la cepa Mu podría tener un alcance en 39 países de América y de Europa, por ello, ha sido calificada como variante de interés mundial, lo que significa que su presencia está asociada a características como alta transmisibilidad.

Datos que alertan que la variante Delta circula en Nicaragua

Según declaraciones del doctor José Luis Borgen, esta nueva variante ha iniciado a tener un alto índice de «letalidad» al igual que la cepa Delta, lo cual representa una alarma en medio de nuevos picos de contagios que vive la región latinoamericana.

2. Detectadas en diferentes regiones

La Variante Mu fue detectada por primera vez en enero de este año en el sur de América, en Colombia; mientras la variante Delta fue reportada por primera vez en octubre de 2020 en el sur de Asia, en India.

La variante Mu es una de las cinco variante de interés (VOI), y la Delta es una de las cuatro variante de preocupación (VOC). Esto significa que las VOC podrían dar problemas epidemiológicos, en cambio las otras todavía no (aunque tal vez sea cuestión de tiempo).

3. Las medidas de prevención siguen siendo las mismas

Borgen explicó que las recomendaciones de prevención «siguen siendo las mismas» ante la posibilidad de que ambas variantes circulen en un país. «El que se puede vacunar se vacuna, y quien no quiere la vacuna tiene que extremar las medidas de cuido; cuarentena, lavado de manos, cubre boca, y el distanciamiento social», agregó.

Ni la OPS ni la OMS han informado sobre una medicina específica contra la pandemia, en cambio han orientado a los gobierno a agilizar los procesos de vacunación para evitar mayores riesgos de contagios debido a las nuevas variantes del COVID-19.

4. ¿Sirven la vacunas ante estas variantes?

Según Borgen, ambas variantes podrían evadir cierto porcentaje del mecanismos de defensa que contienen las vacunas, sin embargo, ésta podría evitar que el paciente tenga complicaciones graves en su salud.

¿Qué tan efectivas son las vacunas con la variante Delta?

«A pesar de que alguien le pueda dar coronavirus con variante Mu o Delta, tienen menos posibilidad de generar enfermedades graves o mortal hasta un 90 a 92%, por eso se insiste en la vacunación», explicó el doctor.

Una persona vacunada tiene menor posibilidad de complicarse por el COVID19

5. No hay forma de diferenciar los síntomas

Entre la variante Mu y Delta, existe la posibilidad de no encontrar diferencias tras presentar los mismos síntomas. Según Borgen, la única manera de detectar con exactitud la variante que ocasiona los síntomas en el paciente es a través de la prueba molecular de coronavirus.

«Identificarlas solo sería posible si el gobierno descentralizara el laboratorio para estudiar el coronavirus y sus variantes, y que permitiera por ejemplo que laboratorios de hospitales privados realizaran las pruebas», explicó el doctor.

6. Problemas gastrointestinales

Asimismo, Borgen aseguró que ambas variantes podrían presentar síntomas similares, y que en la población joven puede iniciar con síntomas gastrointestinales; diarrea, náuseas, vómito, luego dolores musculares, tos, dolores de espalda, hasta sensación de irritabilidad.

Asperguillus pulmonar, la nueva complicación de los pacientes con COVID-19

«Esos son algunos de los síntomas nuevos que se están presentando, y luego se suma la dificultad respiratoria por la falta de saturación de oxígeno», concluyó.

Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS) «a nivel mundial, se pueden observar varios países con un aumento de casos y hospitalizaciones con la aparición de la variante de preocupación Delta», lo cual podría aumentar ante la presencia de otras variantes mientras no se avanza en la inmunización.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.