Anciana de escasos recursos adopta a niño con discapacidad

Elías Moisés es un niño con discapacidad quien actualmente requiere de buena alimentación y muchos cuidados especiales.

Hace más de ocho años, Victoria del Carmen Mercado, de 72 años de edad, en su humilde hogar en San Marcos, Carazo, decidió adoptar a un niño de tan solo 15 días de nacido luego de conocer que su madre  y su padre lo habían rechazado por haber nacido con discapacidad motora.

Victoria se conmovió con la situación del niño, por lo cual decidió adoptarlo a pesar de vivir en extrema pobreza. Elías Moisés, requiere alimentación y cuidados especiales que su benefactora no puede cubrir.

Victoria relara que ella fue amiga de la mamá de Elías, una mujer sordomuda que terminó embarazada de una relación con un hombre quien finalmente la abandonó tras el nacimiento del niño. «La fui a cuidar al hospital», recuerda.

La mujer visitó a su hijo hasta los dos meses de nacido, y nunca más volvió a saber de ella.

«Estaba pidiéndole a Dios no morir porque tengo una hija», un barbero en silla de ruedas

Desde entonces la ancianita lo ha cuidado, alimentado y acompañado durante tiempos de enfermedad, necesidad, hambre, y soledad. Sus dolencias en las articulaciones no le han impedido cargarlo para moverlo de la cama a la silla, o a la cuna, o bien, cuando necesitan salir en busca de ayuda donde sus amistades.

Por iniciativa de esta anciana, Elías fue sometido a terapias en una escuela especial en San Marcos para ayudar a que su cuerpo recuperara el movimiento, principalmente de sus piernas y brazos. Ahora «ha estirado un poquito más los piecitos, mueve las manitos, busca cómo moverse, algo que antes no hacía y no se sentaba, pero ahora él ya se sienta y se mueve», relata Victoria con entusiasmo.

Urge reconstruir su humilde casa

Con el esfuerzo de toda su vida trabajando en el  campo y vendiendo en los mercados, doña Victoria logró construir una casita improvisada en un terreno heredado por su mamá (q.e.p.d) y en el que hoy habitan ella y el pequeño Elías, pero en condiciones precarias.

La historia de Samantha Jirón, la presa política más joven de la dictadura

A pesar de su avanzada edad, todas las mañanas busca encender el fogón para preparar el café y desayunar con pan. Lava la ropa, asea la casa, cocina en el fuego la comida favorita de Elías que es sopa, lo baña, lo viste, lo duerme, en fin, dedica todo su tiempo al niño.

El mayor pasatiempo de Elías es ver televisión y jugar con un carro deteriorado que aún conserva. Sus pertenencias son una cuna de madera, una silla especial, y su cama, sin embargo, con el pasar del tiempo éstos se han desgastado y se han dañado hasta el punto en que no prestan las condiciones de seguridad, por lo cual requieren de un cambio urgente.

La pobreza  no le permite a esta ancianita de buen corazón sufragar estos gastos. A través de este medio solicita a la población algún apoyo para crear las condiciones que el niño necesita, principalmente su humilde casa de habitación, la cual está a punto de colapsar y que aún se sostiene desde hace 15 años por algunos troncos de madera, láminas de zinc parchadas, y plástico negro.

«Mi mayor necesidad es componer mi casita y la comida, tuve bastante tiempo sin nada y buscando ayuda», suplica la anciana.

¿Quién es la abuelita adoptiva del pequeño Elías?

Victoria es madre de cinco hijos -cuatro varones y una mujer- de quienes no recibe ayuda para su alimentación diaria. Ella los crió sola porque el padre de sus hijos los abandonó y nunca asumió sus responsabilidades.

La historia de Farling Aburto, el joven asesinado en un hotel de Granada

«Todos son independientes, uno es el que me viene a ver. Yo no les pido porque ellos tienen sus hijos, son harina de otro costal».

Victoria nació un 25 de abril en medio de necesidades, pero junto a gente muy trabajadora y honrada. Cuidó a su madre hasta el día de su muerte. Trabajó vendiendo frutas en el mercado de Diriamba, Carazo, y en Masaya. Desde que adoptó a Elías -a quien considera su hijo y por quien lucha para brindarles las condiciones de vida que necesita- dejó el trabajo y sobrevive de la ayuda de la gente.

Debido a la crisis económica, hay días que solo hacen un tiempo de comida, si usted desea colaborar o hacer llegar su donativo puede contactarse a su número de celular 7852-2241. Ella habita en el barrio Los Mairenas en el municipio de San Marcos, en Carazo.

Actualmente, el pequeño Elías necesita de leche Ensure, pañales desechables talla XG4 o XG5, ropa, Gerber, o bien dinero en efectivo para las compra diarias de pollo y verduras para su sopita ya que no tiene refrigerador, además de que doña Victoria podría costear los servicios de Agua y energía eléctrica.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.