Los altos costos económicos de vivir con las secuelas del Covid19

Haberse contagiado de Covid-19 ha dejado como resultado grandes deudas y gastos permanentes en las familias caraceñas, que han podido sobrellevar la nueva situación gracias a la solidaridad.

Nunca imaginaron que contagiarse de Covid-19 les cambiaría la vida por completo, mucho menos que en su lucha por sobrevivir se despojarían de todo lo que pudiera tener un valor económico, dejando como resultado grandes deudas, desempleo y un estilo de vida distinto.

Para Patricia Zúñiga, quien es periodista de profesión y originaria de El Rosario municipio del departamento de Carazo, su vida y la de toda su familia tomó un rumbo hacia lo desconocido, pues todos se contagiaron del peligroso virus al mismo tiempo.

Sin embargo, el rostro humano aparecía todos los días frente al portón de su vivienda. Eucalipto, miel de abeja, zacate de limón, sopas, refrescos y medicinas dejaban los visitantes.

“Toda mi familia se contagió, hasta mi bebé, fueron y son momentos difíciles, porque estamos debiendo dinero, pero algo que me conmueve y nos dio una gran lección como familia, es el corazón de las personas. Mis vecinos a diario nos dejaban hierbas medicinales, comida y eso siento que en medio de tanta tristeza nos daba fuerzas, darnos cuenta que, aunque estemos fregados económicamente siempre nos despojamos de lo poco que tenemos”, indicó Zúñiga.

Se promociona con foto de su papá fallecido por Covid19

Además, comenta que los gastos ascendieron a los mil quinientos dólares, solamente para poder atender a su papá, quien necesitó más de dos tanques de oxígeno y a la fecha los gastos siguen incrementando debido a la alimentación rigurosa que debe seguir de manera permanente, al haber quedado con varios órganos afectados. Sumado a los nuevos gastos, el desempleo también complica la situación de la familia. 

Una familia entera se vio afectada por la pandemia de Covid19 y ahora enfrenta altos costos en alimentación y medicinas.

“Sin el apoyo de colegas, amigos y vecinos no hubiéramos podido lograrlo, desde donaciones de medicinas, hasta dinero la gente se despojó en medio de una crisis económica que pienso todos en estos momentos estamos atravesando, esa ayuda, esa caridad, ese amor por el prójimo es la clave de salvar vidas en medio de una crisis sanitaria”, añadió la periodista.

De la misma manera opina Carol Requene, caraceña de nacimiento, quien recurrió a las redes sociales en busca de ayuda urgente para poder salvar a su padre de la muerte.

“Buscábamos un tanque de oxígeno, fue en el peor momento de escasez, tuve que publicarlo en mis redes sociales y la ayuda fue casi que de inmediato, es increíble cómo las personas se desbordan en ayudar en esos momentos de angustias, sin embargo, los gastos no fueron tan altos gracias al apoyo de familiares, amigos y tíos”, añadió Requene.

Carol también resalta que no ha sido fácil acoplarse a una nueva vida, ya que a consecuencia de los estragos de la enfermedad, sus gastos alimenticios y en medicinas han aumentado de manera significativa. “Ahora mi papá necesita frutas y verduras en bastante cantidad, sus pastillas para la presión que no le pueden fallar, son permanentes y este es un gasto que no lo teníamos”

Dieta balanceada es casi “un lujo”

Las secuelas que viven los que han sido contagiados con el virus del Covid-19 pueden ser progresivas o momentáneas, lo que implica un cambio en el estilo de vida.

Según una gastroenteróloga que prefirió omitir su identidad, mantener a una persona saludable con una dieta estricta y balanceada requiere de una inversión económica desgastante, más si está asociada o combinada con medicinas.

“Un promedio diario de gastos para los cinco tiempos de comida que debe de ingerir una persona sobreviviente de covid, oscila entre los quinientos y setecientos córdobas como mínimo, sin meter las medicinas que permanentemente tiene que tomar, es bastante complicado ya que algunos órganos quedan dañados, siendo los más afectados el hígado, el estómago y los pulmones, por lo que la alimentación es primordial”, argumentó la doctora.

Entre los alimentos más importantes perfilan, las verduras, las legumbres, las frutas, jugos naturales, leche descremada, cereales y yogurt natural.

Las familias caraceñas afectadas por dicho virus en su mayoría son trabajadores independientes que no cuentan con un salario fijo, otras son operarios de zonas francas donde el salario quincenal es de tres mil córdobas, lo que no permite hacer un cambio en la dieta, debido a que en el mes el gasto sería de más de quince mil córdobas. 

Algunas personas dejaban hierbas medicinales en las puertas de las casas de familias afectadas por el virus para ayudar a su recuperación.

En un país donde a diario lo que incrementa es el precio de la canasta básica y el salario se mantiene estancado, es un lujo cambiar el arroz y los frijoles por una comida más saludable, por lo que muchos que aún presentan secuelas viven el día a día con lo que pueden.

Marcos Chávez, quien se dedica a vender en el mercado municipal Manuel de Jesús Rivera “La Mascota” de la ciudad de Diriamba, señala que a finales del mes de noviembre los precios en las verduras y frutas incrementaron casi un 30%. 

El valor de una papaya mediana se cotiza en 50 córdobas, la docena de bananos 35 córdobas, un ayote calabaza pequeño cuesta 25 córdobas, los chayotes y los pipianes cuestan diez córdobas la unidad y una lechuga fresca mediana 35 córdobas. Cabe resaltar que todos estos productos incrementaron su precio entre cinco y 30 córdobas. 

“Para una persona convaleciente es primordial una dieta balanceada, pero se gasta y en la última semana de noviembre todos los precios subieron, aunque seamos mayoristas vendemos un poco más barato, pero esta situación nos está golpeando a todos por parejo, hay que tener un salario bastante jugoso para poder solventar este tipo de gastos”, detalló el comerciante.

Reanudan vacunación a nicaragüenses en Honduras

Chávez argumenta que todos los productos antes mencionados son básicos, pero que en medio de una pandemia, desempleo y luto es casi imposible lograr una dieta, ya que se espera que para este mes de diciembre los precios sigan elevándose, sin olvidar que aún la COVID 19 no ha sido controlada.

Carazo fue reportado como uno de los focos del Covid-19 por el Observatorio Ciudadano de Nicaragua hace un poco más de seis meses. Sin embargo, en su último reporte publicado el 24 de noviembre, se contabilizan 456 nuevos casos sospechosos de letal enfermedad. 

Pese a que la alerta de contagio no cesa, el Ministerio de Salud sigue sin reportar ningún caso de contagio en ese departamento y los exámenes de hisopado fueron suspendidos.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.