Samuel, un estudiante desesperanzado con la situación legal de la Uhispam

A este joven solo le faltaba iniciar el curso de titulación y sus prácticas profesionales en 2022, pero ahora tendrá que hacerlo en otra universidad y con la esperanza de que sus clases aprobadas sean convalidadas.

En una comarca muy cercana al departamento de Masaya, bajo una casa construida de bloques y en medio de muchas dificultades económicas habita Samuel Canda, un joven de 25 años de edad y estudiante de la Universidad Hispanoamericana (Uhispam) quien a través de su trabajo como ayudante de albañil suma los ingresos de su familia y lograba costear los pagos mensuales de su carrera.

Samuel estaba a pequeños pasos de concluir su sueño de coronar la licenciatura en Contaduría Pública y Finanzas con el anhelo de ser el orgullo de sus padre, el ejemplo de sus dos hermanos menores, y el mayor sustento económica de su pequeña familia.

Cada semana debía ajustar de su salario para completar el pago mensual de la universidad que eran $20 dólares netos, más el gasto de cada domingo cuando recibía las clases. En 2018 durante el estallido sociopolítico, Samuel se vio obligado a perder dos trimestres de su carrera que finalmente le retrasaron la continuidad del plan de estudio.

Profesor de la Uhispam en trabajo informal ante cierre

Pero, una noticia hizo que todos sus planes se suspendiera rápidamente. Fueron 84 diputados de la Asamblea Nacional quienes hicieron que la Uhispam perdiera su personería jurídica el pasado 13 de diciembre e iniciara una situación legal y crítica que ha dejado en el limbo al alumnado.

Fue alarmante, por un momento Samuel vio perdido sus cinco años de estudio y la lejana oportunidad de abrazar su título universitario.

Su papá al ver la noticia reaccionó preocupado por el futuro de Samuel, y echó a andar la idea de cruzarlo a otra universidad. Sin embargo, los planes estarían truncados hasta que la Uhispam libere el certificado de notas y de clases aprobadas del joven durante cinco años de estudio.

La inseguridad, la duda, y el silencio de las autoridades universitarias, día y noche abruman la tranquilidad de Samuel, puesto que aún no ha recibido respuestas concretas para hacer el cambio de centro de estudios y terminar su anhelada licenciatura.

«Él (papá de Samuel) espera una respuesta, y que el CNU (Consejo Nacional de Universidades) apruebe entregar las notas a los estudiantes, y así tramitarlas en otra universidad. Incluso, me dijo que no importa pagar nuevamente la matrícula para abrir el curso», manifestó Samuel un poco preocupado.

¿Es válido el título de la Uhispam con personería cancelada?

«Yo espero que se me abran las puertas de otra universidad para dar seguimiento a nuestros estudios, ya que la actual situación del país nos obliga a concluir la carrera lo más pronto posible», agregó.

A Samuel solo le faltaba iniciar el curso de titulación y sus práctica profesionales en 2022, pero ahora tendrá que hacerlo en otra universidad y con la esperanza de que sus clases aprobadas sean convalidadas.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.