«Nicaragua vive bajo un estado policial», denuncia Carlos Fernando Chamorro

"Ortega gobierna con su esposa, Rosario Murillo, como vicepresidenta y con sus hijos como asesores. Hay una cúpula familiar que mantiene un control sobre la policía, el ejército y los principales aparatos del Estado" dice Chamorro

«Nicaragua vive bajo un estado policial» y se encamina a una «dictadura dinástica», denunció el periodista Carlos Fernando Chamorro Barrios, en una entrevista con la AFP en París, donde debe recoger el lunes un premio para la opositora encarcelada Dora María Téllez.

La universidad Sorbona Nueva otorgó a la exguerrillera sandinista de 68 años el doctorado honoris causa, pero, al estar en prisión desde febrero de 2021, lo recogerá en su hombre el hijo de la expresidenta nicaragüense Violeta Barrios de Chamorro (1990-1997).

Daniel Ortega nombra otro subdirector en la Policía Nacional

Téllez «dedica este premio a los presos políticos, a la liberación de los presos políticos de Nicaragua», asegura este domingo el periodista del medio Confidencial, quien se exilió a Costa Rica, desde donde sigue denunciando la situación en su país.

El gobierno de Daniel Ortega y de su esposa y vicepresidenta Rosario Murillo lanzó una persecución política desde las protestas opositoras de 2018, que atribuyen a un fallido golpe de Estado promovido por Estados Unidos.

Téllez forma parte de los más de 200 opositores encarcelados, entre ellos varios precandidatos a las elecciones de 2021, en las que el líder del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) logró un cuarto mandato consecutivo desde 2007.

¿Qué hay detrás de la retórica «radical» de Daniel Ortega hacia líderes de otros países y cómo impacta a Nicaragua?

«Nicaragua vive bajo un estado policial, que se impuso en septiembre de 2018 (…) No hay libertad de reunión, libertad de movilización, libertad de prensa, libertad de expresión», detalla Chamorro Barrios, para quien el punto más visible son los «presos políticos».

«Todo el liderazgo nacional está en la cárcel o en el exilio», subraya el periodista, para quien estos representan «la esperanza de un cambio democrático» que debería empezar por el fin de la «tortura», por su liberación y por recuperar las «libertades públicas».

– «Dictadura dinástica» –

Carlos Fernando Chamorro Barrios, de 66 años, forma parte de una saga familiar que dio varios presidentes a Nicaragua. Su hermana Cristiana, precandidata a la presidencia, está en arresto domiciliario, así como su hermano Joaquín y dos primos.

A las puertas de la histórica universidad Sorbona, opina que su familia no es la única «criminalizada» y pone por ejemplo la del líder opositor Javier Álvarez, cuya mujer Jeannine Horvilleur y su hija Ana Carolina –ambas franco-nicaragüenses– están presas.

Régimen detiene a un tío del preso político Jaime Navarrete

«La policía fue a capturar al esposo (…), no lo encontró y capturó a estas ciudadanas francesas como rehenes», explica Chamorro Barrios, para quien la «represión» es «indiscriminada» y es la manera como el «régimen se sostiene en el poder».

Su familia ya conoció en el pasado la represión. Su padre, Pedro Joaquín Chamorro, estuvo varias veces preso hasta su asesinato en 1978 durante la dictadura de Anastasio Somoza, contra la que luchó el actual presidente Daniel Ortega.

«Cuando la gente salió a protestar en abril de 2018, una de las consignas en las calles era ‘Ortega y Somoza son la misma cosa'», recuerda el hijo del exdirector del diario La Prensa, para quien Nicaragua se encamina a una «dictadura dinástica».

Régimen nombra a Maurizio Gelli como embajador en España

«Ortega gobierna con su esposa, Rosario Murillo, como vicepresidenta y con sus hijos como asesores. Hay una cúpula familiar que mantiene un control sobre la policía, el ejército y los principales aparatos del Estado», explica.

Además, «hay más de 40 medios audiovisuales cerrados», 3.000 oenegés y asociaciones «canceladas», «una represión muy feroz contra la Iglesia católica», miles de exiliados –más de 100.000 desde 2018, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

– «Peón de Putin» –

Sobre la respuesta internacional, incluidas las sanciones adoptadas por los países occidentales, Carlos Fernando Chamorro Barrios considera que fue «tardía», pero «permanente» pese al estallido de otras crisis en el mundo, como Ucrania.

Sandinistas reinician ataques contra Dennis Martínez

«Ortega representa una dictadura que está aislada en el mundo y ha intentado consolidar un bloque de aliados por razones ideológicas: Cuba, Venezuela, Irán, Corea del Norte, Rusia y ahora también China popular», tras «romper relaciones» con Taiwán, explica.

Pese a las «expectativas» con China, a su juicio incumplidas, como «especie de sustituto de la cooperación europea o del mercado norteamericano», el periodista subraya sobre todo el apoyo de Ortega al presidente ruso, Vladimir Putin.

«Es uno de los pocos gobiernos del mundo que ha respaldado» en la Asamblea General de la ONU la anexión de los territorios de Ucrania «que Putin intenta anexar por la vía de la ocupación militar». «Prácticamente, Nicaragua es un peón de Putin», estima.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.