Ministerio de Gobernación, el nuevo “super vigilante” del gobierno

La nueva Ley de Regulación de Agentes Extranjeros estaría otorgándole más facultades a una institución que para algunos expertos ha permanecido de forma simbólica.

La reciente iniciativa de Ley de Regulación de Agentes Extranjeros otorgaría mayores facultades al Ministerio de Gobernación (Migob) para realizar actividades de inteligencia como se realizó en los años ochenta a través del antiguo Ministerio del Interior y Asuntos Internos de Nicaragua (MINT). Sin embargo expertos en seguridad consultados por Nicaragua Investiga consideran que aún existen grandes discrepancias para que sea posible comparar la funcionalidad entre ambos ministerios.

A través de esta nueva Ley, el Ministerio de Gobernación estaría facultado para «intervenir los fondos y bienes muebles o inmuebles de la persona física o jurídica que se niegue a cumplir la ley, así como prohibir sus actividades». En pocas palabras, el Migob definiría cualquier acción que considere sospechosa y calificaría a cualquier ONG como un agente extranjero.

La nueva Ley de Regulación de Agentes Extranjeros estaría otorgándole más facultades a una institución que para algunos expertos ha permanecido de forma simbólica durante los últimos años.

Ministerio del Interior

La operación del Ministerio de Gobernación se remonta desde los tiempos de Somoza, que tras la revolución sandinista en 1979 fue renombrado como Ministerio del Interior, pues bajo ese término se le conocía en Cuba y Rusia, y pasa a la dirección de Tomás Borge.

El Ministerio del Interior era un aparato que tenía delegaciones en toda la República con amplias facultades, era una institución civil bajo administración militar conformada por los órganos de la Seguridad del Estado, la Policía, el Sistema Penitenciario, Migración y Extranjería, el Sistema Nacional Contra Incendios, y Cedulación.

Según Avil Ramírez, ex ministro de defensa, “era el ministerio con mayor fortaleza, y el poder que tenía Borge en ese ministerio era unánime, lo que él decía se hacía”.

Pero destaca que la figura del ministro de gobernación se debilitó a raíz de la reforma a la ley 290, y tras el triunfo de Violeta Chamorro el Ministerio retoma su nombre anterior con facultades que fueron modificándose a través de la ley.

Con la reforma a la ley 872 de la Policía Nacional en 2014, se le quita al Migob las facultades de servir como autoridad civil sobre la Policía y deja así de conducir la política de seguridad del país, la cual pasa a concentrarse a la presidencia.

Independencia de la Policía Nacional

Tras la salida de la Policía Nacional de la dirección del Migob, esta pasa a establecer un vínculo directo con el presidente de la República sin su intermediación. Roberto Cajina, historiador y experto en seguridad, destaca que “en todo país democrático el Migob juega el papel de intermediador entre el presidente y la Policía, pero acá fue hecho a un lado”, quitándole así su función principal, pues era la Policía quien concentraba la mayor parte de su presupuesto.

Y aunque se habló de una “desandinización” de la policía, expertos señalan que esto quedó en la formalidad pues quienes quedaron dentro de la institución eran los mismos cuadros del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN). “Se separaron formalmente, se despartidizaron formalmente, pero el corazoncito rojo y negro siempre continuó presente” comparte Cajina. Una afinidad política que volvió a acentuarse tras el retorno de Daniel Ortega a la presidencia.

Roberto Cajina, experto en seguridad, dice que «en todo país democrático el Migob juega el papel de intermediador entre el presidente y la Policía.

Para Ramírez, la policía ha venido convirtiéndose en una “policía partidaria” desde la dirección de Aminta Granera Sacasa, “es evidente con las banderas en los cuarteles o en las delegaciones de policías, sin ningún rubor los agentes de la policía portan la bandera del partido sandinista, se identifican claramente con el discurso del gobierno”.

“Ellos han querido tener una relación directa con el presidente Ortega (la Policía), ellos han querido subordinarse completamente a las decisiones políticas del presidente y han actuado como brazo represor del actual régimen” destaca por su parte Elvira Cuadra, experta en seguridad.

Un nuevo ministerio

Cajina aclara que el antiguo Ministerio del Interior giraba en un eje fundamental que era la seguridad del Estado a través de la “protección de la revolución”, pero el actual Ministerio de Gobernación es únicamente funcional para “los intereses del gobierno”.

Bajo la administración del actual Migob se encuentran la Dirección General de Migración y Extranjería, la Dirección General del Sistema Penitenciario y la Dirección General de Bomberos.

Ley Mordaza y Ley de Agentes Extranjeros serán aprobadas en dos semanas

El experto en seguridad destaca que “ni siquiera el sistema penitenciario cumple con su función, la cual no es solo tener a los privados de libertad, sino reeducarlos para que puedan reintegrarse a la sociedad, y eso no se hace”.

Asegura que el Migob se ha enfocado prácticamente a las excarcelaciones, incluso de gente que ha cometido delitos graves como femicidios y violaciones. Para Cajina esto tiene por objetivo quedarse como benefactor de los excarcelados para lograr el favor político en unas eventuales elecciones tanto de los excarcelados como de sus familias, además de evitar una posible explosión de COVID-19 dentro de las cárceles, y reducir los costos dentro de los penales.

El Ministerio de Gobernación se encuentra siempre custodiada con militares del Ejército de Nicaragua.

Expertos destacan que el actual Ministerio de Gobernación es tan solo un operador político más del gobierno, además de que este ministerio ha quedado “de forma decorativa” en comparación a las funciones que alguna vez llevó a cabo en el pasado.  Ramírez considera que existe una gran diferencia entre “el Ministerio del Interior bajo la conducción de Tomás Borge y Luis Carrión Cruz en los años 80, a lo que es ahorita, esta es una caricatura del Ministerio de Gobernación”.

Y agrega que “a pesar de que el vice ministro es un viejo cuadro del régimen, la ministra actual, su incidencia es totalmente simbólica”.

El Ministerio de Gobernación debería jugar el papel de conducción de las políticas de seguridad en el país, a opinión de Cuadra, pero es algo que en la actualidad “no lo hace porque esa función está concentrada en la figura de la presidencia”.

Aumento de sus facultades

Sin embargo, Ramírez asegura que con la nueva ley que aumenta las facultades de un simbólico Migob “se está superando incluso el aspecto normativo como arma represiva, pues en Rusia quien está facultado para emplearla es el Ministerio Público, y en Nicaragua ni siquiera se está dejando, aunque sea de mampara”.

Y alerta que el Ministerio de Gobernación es el que organiza a la policía electoral durante el periodo de elecciones, “entonces imaginemos qué tipo de personas van a incorporarse a esa fuerza pública, van a ser elementos totalmente allegados al régimen, no es nada descartable de que todas estas medidas sean con la intención de atemorizar a la población”.

Ortega se prepara para elecciones de 2021: Estas han sido las fichas que ha movido de entrada

Por lo que advierte que uno de los principales retos del nuevo gobierno va a ser el tema de la seguridad ciudadana “y eso conlleva una limpieza en los cuadros principales en la Policía que tengan responsabilidad en este tipo de acciones violatorias a los derechos humanos para responder por lo que tengan a bien responder”.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.