«Le vamos a responder como corresponde»: Opositores contestan amenazas de Ortega

“Gracias por la advertencia pero le vamos a responder como corresponde para ponerlo en su lugar”, señaló Edgar Parrales, exembajador ante la Organización de Estados Americanos (OEA).

Durante un discurso político la noche del 8 de marzo, Daniel Ortega amenazó a los opositores nicaragüenses en gobernar desde abajo en caso de que pierda las elecciones el próximo 7 de noviembre. Aseguró que el partido sandinista va a continuar con firmeza en mantener la lucha estando en el poder porque supuestamente no claudican.

Sin embargo, sus detractores indican que Ortega ya no cuenta con la misma fuerza de los años 90. “Gracias por la advertencia pero le vamos a responder como corresponde para ponerlo en su lugar”, señaló Edgar Parrales, exembajador ante la Organización de Estados Americanos (OEA).

“Vamos a continuar con el mismo entusiasmo, con la misma firmeza, con la misma alegría, con el mismo optimismo en que hemos librado esta lucha. Ya sea estando arriba o estando abajo, nosotros nunca claudicamos”, sentenció Ortega durante el discurso.

Ortega acusa sin pruebas a oenegés de lavar dinero y financiar el terrorismo

No tiene la fuerza de los 90

No obstante, Parrales aseguró que las palabras de Ortega “es una amenaza vana” porque no tiene las fuerzas que tenía hace 30 años, cuando el caudillo sandinista era opositor y se encargó de dirigir grupos afines a su partido para crear desestabilización en el país.

La fuerza que tiene hoy de apoyo no es la que tenía en el 90, es mucho menor. La fuerza que tiene ahora son las armas, inteligencia y la policía”, dice Parrales, quien agrega que esa pretensión es para demostrar fortaleza, pero en el caso de que si sea cierto “pues habría que agradecerle ya que desde ahora está prediciendo lo que podría pasar si pierde para que estemos advertidos, estemos prevenidos y tomemos las medidas que debemos de tomar para impedírselo”, agregó.

“No le vamos a seguir permitiendo que juegue con el derecho y la voluntad del pueblo que siga arruinando el futuro de Nicaragua. De manera que, gracias a Daniel Ortega por la advertencia pero le vamos a responder como corresponde para ponerlo en su lugar y que se quede en ese lugar”, interpeló Parrales.

Así se han reducido las campañas electorales de Daniel Ortega con el paso del tiempo

Por otro lado, el exembajador sostiene que las amenazas de Ortega no se deben tomar como “frases de un loco o un perdedor”. Señala que la oposición tiene que recibirlas con seriedad por llevar 40 años en el poder y en esta “última fase ejerciendo dictadura plena”. “Hay que estar prevenido y no hay que darle el mínimo margen ni de duda y posibilidad”, acotó Parrales.

María Teresa Blandón, socióloga nicaragüense y exguerrillera revolucionaria, concuerda con la opinión de Parrales de que el líder sandinista está amenazando a los nicaragüenses para crear miedo, pero además señala que no tiene el apoyo popular para crear manifestaciones y que está “admitiendo una clara posibilidad de perder estas elecciones”.

“Es una amenaza a la gente para que tenga miedo y decida no salir a votar por el miedo a que Ortega pueda volver a incendiar el país, pueda desestabilizarlo o no permita gobernar. Por supuesto que lo van a intentar, otro tema es si tiene la fuerza de apoyo que tenía en el 90, a todas luces no tiene la fuerza que tenía antes”, apostilló.

Intento de obstaculizar transición democrática

Violeta Granera, miembro del Consejo Político de la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB), reafirma que Ortega “está entendiendo que en elecciones libres y con unidad de las fuerza opositoras, pierde el poder”.

“Y frente a esto, levantó la amenaza de su famoso “gobierno desde abajo” que ya sabemos que significa que intentará desestabilizar el país y obstaculizar la transición democrática post Ortega. Es una clara amenaza que trata de estimular el camino de la unidad para que logremos mayor presión por las condiciones para salir de su régimen por la vía electoral, como es el propósito y objetivo de la lucha en este momento”, dijo Granera.

Por otra parte, asegura le parece un intento más para mantener dividida a la oposición, asustando a grupos o sectores que en el pasado han optado por la estabilidad a cambio de la institucionalidad democrática. “Ya sabemos que eso no es sostenible, pero si altamente dañino, como lo hemos comprobado de manera dramática”, destaca.

Así fue como la UNO seleccionó a Violeta Barrios para que enfrentara a Daniel Ortega en 1990

Amenazas deberían unir más a la oposición

“Es la hora de la unidad más amplia posible de toda la oposición organizada y del pueblo Azul y Blanco. Y de estar preparados para forzar la salida electoral por la que estamos luchando y defender luego la transición democrática que resulte”, dice Granera, y agrega que quienes no abonan a la unidad están favoreciendo a la “dictadura” o sucumbiendo ante sus amenazas.

María Teresa Blandón, por su parte, asegura que la oposición nicaragüense debe actuar de manera consecuente y exigir a fondo reformas electorales y presionar para que haya elecciones sin el control del “régimen” Ortega-Murillo. “Tienen que estarse tomando en serio la oposición para dejar de estar con discursos demagógicos y con un florecimiento infinito de precandidatos”, apuntó.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.