Evelyn Pinto, sobreviviente de cáncer encerrada por Ortega

La activista de derechos humanos cumple hoy 63 años en prisión y requiere cuidados de salud especializados por varios padecimientos crónicos.

Evelyn Pinto es activista de derechos humanos y una de las más de 40 personas que fueron detenidas entre junio y noviembre de 2021 por razones políticas en Nicaragua. Hoy, bajo prisión cumple 63 años de edad en medio del pedido de su familia por su liberación.

Silvia Gutiérrez, su hija, dijo en un foro organizado por la organización Race and Equality que su madre fue detenida el pasado 6 de noviembre, un día antes de los cuestionados comicios generales, «sin orden de captura ni de allanamiento por aproximadamente veinte efectivos de la Policía Nacional, violando sus derechos civiles y constitucionales».

Gutiérrez, indica que su madre tenía muchos años trabajando como activista de derechos humanos, en especial en favor de la niñez y la adolescencia, así como de las mujeres y las comunidades indígenas».

«Mi madre estuvo incomunicada desde el 6 de noviembre hasta el 21 de diciembre», denuncia la activista, que asegura que hasta la fecha, su madre no ha podido contactarse con su abogado y que el día de la audiencia inicial programada para el 25 de noviembre de 2021, su abogado defensor no fue notificado, «por lo que el juez lo declaró en abandono y le nombró una defensa pública», lo que para ella representa una grave violación a sus derechos.

Programan juicio contra Cristiana Chamorro para el próximo 3 de marzo

A Evelyn Pinto, al igual que a la mayoría de presos políticos detenidos en 2021, la acusan de menoscabo a la integridad nacional y propagación de noticias falsas, con base a un combo de leyes que fue aprobado a conveniencia del oficialismo, según los opositores, para acabar con los críticos del actual régimen que ya lleva 15 años atornillado en el poder.

El 22 de febrero tendría lugar su juicio pero «en los juzgados de Managua no le permitieron la entrada a su abogado y a un familiar, nos quedamos sin información del juicio durante todo el día, para luego enterarnos que fue suspendido», relató Gutiérrez, que ahora no tiene mucha información del procesos legal que lleva su madre.

«Con este proceso irregular pretenden intimidar a mi madre, pero pese a la situación ella se mantiene firme y digna», aseveró.

El Movimiento Autónomo de Mujeres expresó su solidaridad a Pinto y reconoció sus esfuerzos en favor de los derechos humanos en el país.

Mientras tanto, Astrid Valencia, investigadora para asuntos de derechos humanos en Centroamérica,  considera que «ningún calificativo logra describir a cabalidad la agonía que vive el pueblo nicaragüense», y que las detenciones arbitrarias en condiciones precarias, insalubres e inhumanas «es claramente una muestra de la actual fase de la crisis de derechos humanos en Nicaragua» donde la situación de los presos políticos ha pasado a ser una cuestión de «vida o muerte».

Una sobreviviente de cáncer y enferma crónica

Gutiérrez mostró su preocupación por la situación de encierro en que se encuentra su madre, porque asegura que por ser una sobreviviente de cáncer y sus padecimientos crónicos, el penal no cuenta con las posibilidades de garatnizar su tratamiento y cuidados médicos.

«Las celdas parecieran de máxima seguridad, no tienen condiciones, tienen poca ventilación, hace mucho calor durante el día porque las tempreaturas son muy altas y frío durante la noche, por su situación de salud y edad no puede vivir en esas condiciones. Mi madre es una persona adulta mayor, sobreviviente de cáncer, padece insuficiencia renal crónica e hipertensión, su condición de salud requiere de exámenes periódicos especializados, mismos que no se ha podido realizar, mi madre requiere alimentación balanceada que el centro penitenciario no provee», indicó.

Mauricio Díaz condenado a 9 años de prisión 

También recordó el fallecimiento en prisión del General en retiro Hugo Torres, de quien hasta la fecha las autoridades no han entregado un reporte detallado de su causa de muerte, y la cual atribuye en parte, a la falta de cuidados y beligerancia del centro de detención por garantizar asistencia médica debida.

La semana pasada algunos presos políticos de la tercera edad y con condiciones delicadas de salud fueron cambiados al régimen de detención domiciliar, entre estos se encuentran el excanciller Francisco Aguirre Sacasa, el directivo de CxL Mauricio Díaz, el ex sacerdote Edgard Parrales y el excatedrático Arturo Cruz.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.