Aniversario de la revolución sandinista lleno de culto a la familia Ortega-Murillo

El 43 aniversario de la Revolución Sandinista se convirtió en un acto para satisfacer el ego de la pareja gobernante, “dando a entender que fueron héroes” de esa “gesta histórica”.

La dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo celebró este martes el 43 aniversario de la revolución sandinista, la cual se convirtió en un acto para satisfacer el ego de la pareja gobernante, “dando a entender que fueron héroes” de esa “gesta histórica”.

En acto central que duró unas cinco horas, con un amplio rechazo a nivel internacional, ya que solo asistieron tres delegaciones de alto nivel: Manuel Marrero, primer ministro de Cuba; Carlos Faria, Canciller de Venezuela; y Ralph Gonsalves, primer ministro de San Vicente y las Granadinas. 

La pareja presidencial llegó a la plaza de la Revolución en compañía de sus hijos más mediáticos: Maurice, Camila y Luciana Ortega Murillo, quienes estaban en la tarima principal. Otra tarima cerca de la primera, fue ocupada por varios grupos musicales que le rendía culto a la familia gobernante con canciones revolucionarios, que muchas son de la autoría de Carlos y Luis Enrique Mejía Godoy, dos famosos músicos distanciados del FSLN.

Daniel Ortega descarta diálogo con Estados Unidos en el 43 aniversario de la Revolución

“Ni siquiera es un secuestro de la lucha de los nicaragüenses contra la dictadura de Somoza, esto es un secuestro de la familia Ortega- Murillo hacia todo lo que los nicaragüenses han pasado en esos años. Es abominable ver eso”, dijo Jonathan López, activista político nicaragüense.

El 43 aniversario fue celebrado por los sandinistas cuando Nicaragua está inmersa en la peor crisis política originada tras la represión gubernamental a las protetas del 2018.

“Una revolución perdida”

El profesor Gabriel Putoy, expreso político y exiliado en Costa Rica, dijo por su parte que lo que vieron ayer fue “un adefesio de la revolución robada, de una revolución perdida de miles de nicaragüenses que entregaron su vida”.

Comentó que las personas que asistieron a la celebración fueron trabajadores del Estado “totalmente frustrados porque están secuestrados por dos personas egoístas que cada día están más solos”. Además agregó que el régimen no quiere diálogo con Estados Unidos, «pero pide que le quiten las sanciones, de alguien que quiere la paz y tiene encarcelado a sacerdotes y hermanos nicaragüenses”.

Cancelan Expica luego que la Asamblea le quitó la personería jurídica

Una celebración aislada y sin respaldo

“La falta de respaldo de los comandantes históricos en su totalidad fue debido a los rumbos que ha tomado Ortega. Quieren secuestrar todo y centralizarlo con Ortega y su familia, dando a entender que fue un héroe o alguien que hizo en esa revolución de esos 43 años, diera el resultado que dio”, sostiene López.

En celebraciones pasadas, jefes de Estado visitaban el país y brindaban un discurso admirando cómo se derrocó la dictadura somocista, pero en esta ocasión solo “el tío Ralph”, como bautizó Ortega al primer ministro de San Vicente y las Granadinas, dio un extenso discurso alejado de la realidad que vive el país. “Hago el llamado a los Estados Unidos, un país de grandes logros, de acercarse en amistad con el pueblo y gobierno de Nicaragua, es eso tan difícil”, abogó el diplomático.

Daniel Ortega junto a Ralph Gonsalves, primer ministro de San Vicente y las Granadinas. Foto | Presan oficialista

Culto a la familia Ortega-Murillo

En las tomas del evento y fotos que divulgaron los medios oficiales, solo relucían los hijos de la pareja gobernante y sus nietos ondeando la bandera del partido y gritando consignas alusivas al caudillo sandinista.

Toda la familia del mandatario estaba en primera fila junto a los funcionarios que son parte del anillo de poder del régimen, mientras que un buen grupo de simpatizantes sandinistas no fueron invitados al evento exclusivo y solo pudieron escuchar el discurso de su líder a varios kilómetros del lugar.

Nietos de Daniel Ortega durante el evento político. Foto Prensa oficialista

“Los discursos no pasaban de los mismo de siempre y considero que esto fue para no dejar pasar el 19 de julio. No creo que ellos realmente tengan un interés grande en cuanto a la celebración y un buen recordatorio de lo que fue hace 43 años, sino más bien lo están utilizando para intentar recuperar cierto respaldo de la gente que ha perdido”, concluyó Jonathan López.

En otra puesta en escena, Rosario Murillo y su hija Camila, fueron captadas por las cámaras del oficialista Canal 4, cuando bailaban junto al primer ministro de San Vicente y las Granadinas, una canción alusiva a Daniel Ortega.

Los grupos musicales, que reciben dinero público, entonaron al final del evento más canciones alusivas al líder sandinista, lo que provocaba más emoción en su familia, particularmente a Rosario Murillo.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.