¿En qué otros países puede usted solicitar asilo político además de EEUU?

Tras el endurecimiento de las medidas migratorias de Estados Unidos a nicaragüenses, cubanos, haitianos y venezolanos, hay otros países donde se puede también solicitar asilo político.

Tras experimentar una avalancha de migrantes en su frontera sur, el gobierno de Joe Biden cambió sus políticas migratorias para ciudadanos de Venezuela, Haití, Cuba y Nicaragua. Sin embargo, Estados Unidos no es el único país en el que se puede aplicar a asilo.

Los migrantes sin importar su nacionalidad pueden asilarse en cualquier país que forme parte de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), pues estos están obligados a aceptarlos en caso de persecución, de acuerdo a la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Los procesos para aplicar a un asilo varían en tiempo de respuesta, en algunos países se espera entre tres y seis meses, pero en otros puede llevar hasta cinco o más años. Una de las formas que ayuda a agilizar los trámites es llevar su documentación personal, así como informes o resoluciones emitidas por abogados donde se justifique, junto a sus pruebas, que realmente es un perseguido y que su vida corre peligro si se regresa a su país de origen.

Quienes se asilan, en dependencia de donde vayan, pueden recibir una serie de beneficios. En países europeos como Alemania, Suecia, Noruega, Finlandia o Dinamarca, se puede acceder a un empleo rápidamente, aprender el idioma, estudiar, tener un seguro de salud, incluso dinero para cubrir gastos, alimentación y hasta una vivienda gratis. Sin embargo, no son los únicos que prestan estas condiciones, Canadá, en el continente americano, tiene programas bastantes similares.

Rostros del olvido: así viven los lisiados de abril

¿Por qué la gente huye de su país y busca asilo en otros?

Según Amnistía Internacional, las personas “huyen de la violencia, la guerra, el hambre y la pobreza extrema, debido a su orientación sexual o de género o de las consecuencias del cambio climático o de otros desastres naturales”.

Hasta mediados de 2022, la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), estimó “103 millones personas desplazadas por la fuerza en todo el mundo”, que han sido absorbidos en calidad de “refugiados” principalmente por países de Europa y Asia, y al menos dos países latinoamericanos, Colombia y Perú. De todos estos migrantes, 4,9 millones son solicitantes de asilo.

Nicaragua, un éxodo masivo

En el caso de Nicaragua, la más reciente oleada migratoria empezó desde 2018, año del estallido social contra el régimen de Daniel Ortega, el cual usó sus fuerzas represivas dejando una estela de más de 300 muertos.

Los nicaragüenses se han visto obligados a huir principalmente a Costa Rica, Estados Unidos y España. Una vez que entran, tratan de regularizar su estatus migratorio y una de las opciones es solicitar asilo.

En Costa Rica, por ejemplo, hasta septiembre de 2021 se contabilizaban 200,000 solicitudes pendientes de refugio y otras 50,000 personas esperaban su cita para presentar una solicitud formal. Lo más alarmante es que casi nueve de cada diez de los solicitantes son nicaragüenses, según dijeron las autoridades de ese país a Los Angeles Time.

En el caso de Estados Unidos, de acuerdo a datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en ingles), entre el 1 de octubre del 2020 y el 30 de septiembre del 2022 fueron detenidos intentando ingresar a ese país un total de 239,469 nicaragüenses.

La crisis migratoria de los nicaragüenses también se observa en los países europeos. En 2021 Nicaragua se situó en el décimo lugar de países de donde proceden las personas solicitantes de refugio en España. Según un informe de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), de las 104,010 solicitudes de asilo pendientes de resolución, 4,805 eran de nicaragüenses.

Así es CBP One, la aplicación para solicitar el ingreso a EEUU

Otros países en los que se asilan los nicaragüenses

Sin embargo, Costa Rica, España y Estados Unidos no son los únicos destinos que los nicaragüenses buscan como opción para migrar y aplicar a un asilo. El abogado Danny Ramírez-Ayerdiz, quien ha dado acompañamiento a varios solicitantes de asilo, explica que varias personas “se han asilado en Dinamarca, en Alemania y en Finlandia”.

Yonarqui Martínez es otra de las abogadas que ha brindado acompañamiento a nicaragüenses que han solicitado asilo en el exterior, en su caso dice haber apoyado a solicitantes que se encuentran en Noruega, Irlanda, Países Bajos, Canadá y otros países de centro y suramérica, quienes muchas veces se dirigen a esos destinos por nexos familiares.

“En Chile, en Argentina, hay gente en Ecuador. Personas que han migrado a países latinoamericanos, hay quienes están en Puerto Rico, en República Dominicana y precisamente, los que están en países latinoamericanos es porque tiene algún familiar y se sienten con la confianza de irse y una vez que están en el país solicitan el asilo”, explica Martínez.

El desempleo mundial crece en medio de la desaceleración económica

Aplicar a asilo en Canadá

Uno de los tantos nicaragüenses solicitantes de asilo es Augusto Vargas. Entró a Canadá el 27 de marzo del 2022 por un cruce ilegal llamado Roxham Road, norte de Estados Unidos y el sur canadiense.

Vargas expresa que al momento del ingreso, las autoridades migratorias de Canadá “verifican tus identificaciones, todo lo que traés. El trato es de aquí a la luna, te tratan con dignidad, te tratan con respeto, con humanismo”. A diferencia de otras naciones, relata que en ese país norteamericano “no te meten a la cárcel, no hay maltrato ni físico ni psicológico ni nada”.

Narra que una vez que se ingresa a territorio canadiense, “proceden a hacerte la identificación, te toman fotos, medidas corporales, huellas digitales y ya cuando ingresa, si no tenés donde quedarte, ellos te dan, te alojan en un hotel, en el que podés estar en promedio hasta dos o tres meses mientras te ubican en un lado o tenés la posibilidad de cómo salirte y te dan una ayuda financiera. A la familia completa te pueden dar hasta 1,300 dólares canadienses y así individual 800 dólares (al mes)”.

Trámite en España es “un poco más duro”

Otra de las nicaragüenses que aplicó a un asilo es Elizabeth, ella llegó a España antes de la pandemia, cuando los trámites se hacían de manera presencial, ahora todo se realiza a través de llamadas. Cuenta que también recibió un “trato humano” de parte de las autoridades migratorias de ese país.

“Anteriormente, en mi caso daban el NIE (número de identificación tipo una cédula de identidad), pero ahora tengo conocimiento que no lo dan, tenés que hacer otra cita para dentro de tres meses, haciendo que el proceso sea un poco más duro para las personas que vienen recientemente a España”, explica Elizabeth.

Países Bajos con problemas para ubicar a los migrantes

Pese a que España se ha convertido en el destino principal para miles de ciudadanos procedentes de países africanos u otras naciones de habla hispana, como Nicaragua, hay un grupo de nicaragüenses que van más allá y buscan establecerse en el norte de Europa. Ese es el caso de Gema Blanco, quien actualmente se encuentra en proceso para aplicar a un asilo en Países Bajos.

Los entresijos de la conflictiva relación de Rosario Murillo, Daniel y Humberto Ortega

“Vine a Países Bajos el 27 de septiembre del año pasado (2022) y me entregué el primero de octubre en Ter Apel, que es la central de recepción de refugiados”, relata Blanco y agrega que debido a la alta llegada de migrantes producto de la guerra de Rusia contra Ucrania, dicha nación está teniendo problemas para ubicar a los migrantes en los campos de refugiados, donde estos reciben alimentación, apoyo económico y vivienda.

“El proceso inició con una entrevista con la Policía donde formalmente uno solicita el asilo… me pidieron datos básicos y me retuvieron mi pasaporte y todos mis documentos de identificación. Seguido de eso me trasladaron a un campo donde estuve dos semanas. Ese campo son las viviendas donde iba a permanecer esperando una entrevista con IND que es el Instituto de Naturalización de acá”, detalla Gema, quien espera una segunda entrevista en la que deberá mostrar las pruebas del porqué se le debe otorgar el asilo, un proceso que puede tardar 15 meses.

¿Cómo es el proceso en Irlanda?

El trato de los migrantes en Irlanda es bastante similar al de varios países europeos y de Canadá. El nicaragüense Roberto Buchting, relata que al momento que él y su esposa se entregaron a las autoridades migratorias de ese país, fueron “muy bien tratados, fuimos muy bien recibidos… fue algo muy bonito. La persona que estaba a cargo de migración fue muy amable”. Desde ese momento todo sus gastos (alimentación, alojamiento, etc.) corrieron por cuenta del gobierno irlandés.

En Irlanda los procesos de asilo pueden tardar entre seis y doce meses, y se puede postergar a más de 18. En el caso de Roberto y su esposa, duró ocho; pero explica que conoce de compañeros que en cinco meses han recibido el aprobado. “Ahorita está un nuevo programa para agilizar todos estos procesos y que la respuesta sea entre tres y cuatro meses”, agrega.

¿Por qué Europa y Canadá, y no países latinoamericanos?

Las razones por las que estos nicaragüenses escogieron Canadá, España, Irlanda o Países Bajos para aplicar al asilo, varían. En el caso de Gema, expresa que prefirió el país de las dos holandas porque le permite mayor seguridad que otras naciones de Centro América o Estados Unidos donde según ella, “hay simpatizantes del gobierno sandinista” de quienes tenía miedo de represalias.

En el caso de Buchting, escogió Irlanda porque se había documentado y sabía que el proceso de asilo iba a ser “súper rápido y efectivo”. Además, era una meta planteada desde que era niño, llegar al continente europeo. “Siempre quise venir a estudiar acá, tener una formación en Europa y si Dios quiere lo voy a lograr conseguir”, expresa.

Augusto, por su parte, optó por Canadá porque según él, las “políticas migratorias son mucho más flexibles y con más beneficio” y “por la posibilidad de crecer personalmente”. En este país el proceso de asilo puede tardar entre nueve meses y hasta tres años, en dependencia de la cantidad de solicitudes que esté procesando el sistema migratorio y de las pruebas que presente el solicitante. Esto último facilitó que Vargas no fuera a Corte, pues su abogado le dijo que había “demasiada evidencia en la que usted sustente que en realidad es un perseguido político”.

Economía de Nicaragua crecerá apenas un 2 % en 2023, según el Banco Mundial

¿Cuándo permiten trabajar?

En menos de cuatro meses de haber ingresado a Canadá, Augusto Vargas fue a su cita con migración donde le entregaron el llamado “papel marrón”, un tipo de cédula de identidad para migrantes que da a entender que es candidato para asilo, además de “un permiso de trabajo y un seguro social”. Desde entonces tiene un empleo, algo que no podía hacer antes de que le entregaran esos documentos.

Por su parte, Roberto Buchting, detalla que en Irlanda se puede optar al trabajo después de los seis meses de estar en el país. “Solicitás un permiso de trabajo y podés trabajar sin ningún problema”. Agrega que una vez que se les otorga la tarjeta de residencia “no necesitás ningún permiso para laborar, simplemente ya sos una persona apta para trabajar”. Durante el primer mes, el gobierno irlandés hasta les apoya económicamente con el alquiler de la vivienda mientras los asilados logran estabilidad laboral y económica.

En el caso de España no se puede trabajar mientras se esté en el proceso de asilo, según explica Elizabeth, esto dura entre seis y nueve meses para que le entreguen la “tarjeta roja”. En este período, aquel que aplique, debe pedir ayuda económica a trabajadores sociales del Ministerio del Interior, una cita que también se debe solicitar en línea y que muchas veces puede resultar tediosa.

“La persona que viene tiene que tener en cuenta que los primeros nueve meses de su solicitud va a pasar sin el derecho de laborar. Puede ser que ‘trabaje en negro’ como le dicen aquí o de irregular, pero está prohibido, si la Policía te encuentra te pueden negar el derecho de asilo”, aclara Elizabeth.

Periodistas independientes en Nicaragua: entre la clandestinidad y otros oficios

Si bien hay casos como el de Elizabeth, Roberto y Augusto que han logrado insertarse a la vida laboral en los países en que se encuentran y hasta en proceso de validación de títulos para ejercer su profesión, hay otros que llevan años para que se les pueda otorgar el asilo, algo que depende de las políticas migratorias de cada país.

Por ello, la abogada Yonarqui Martínez insiste en que antes de salir en busca de asilo, los nicaragüenses tienen que tratar de “recolectar sus pruebas o dejárselas a alguien que después se las mande. Es importante tener sus pruebas y cumplir con los requisitos que les pide cada país”.

Aunque en varios países los nicaragüenses gozan de buena acogida, la mayoría de ellos viven anhelando su amada Nicaragua. “Personas que ya están en los trámites de asilo, los sentires que nos envían a nosotros… es su deseo de no estar en esos países, es su deseo de volver y sobre todo sienten que el proyecto de vida se ha roto”, concluye el abogado Danny Ramírez-Ayerdiz.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.