Nicaragua, el país donde desaparecen los casos de Covid-19

Los informes del Minsa son manejados de forma confusa y repetitiva creando desconcierto en la ciudadanía, advierte epidemiólogo.


El Ministerio de Salud (Minsa) ha excluido tres casos positivos de COVID-19 de su registro; el primer caso descartado fue la muerte del paciente número dos, el segundo y tercero se trata de contagiados que aparentemente superaron la enfermedad y fueron dados de alta la semana pasada.

La prestigiosa Universidad Johns Hopkins en su mapa de rastreo del nuevo virus mantiene los informes actualizados de todos los países del mundo donde se registran contagios. En Nicaragua detallan seis casos positivos. De esos; una muerte, cinco activos y cero recuperados.

El epidemiólogo Leonel Argüello considera que la forma en la que se están presentando los informes es confusa y se presta a la incomprensión.

“Una vez que se confirman los casos, ya quedan oficialmente registrados, no podés ir para atrás”, dice especialista y agrega que “existen casos sospechosos (fiebre, tos y dificultad respiratoria), casos confirmados (por laboratorio), fallecidos y recuperados”.

El epidemiólogo Leonel Argüello en entrevista con NICARAGUA INVESTIGA

 

Las autoridades categorizan de esa manera los casos en los informes del SICA porque el formato de esta entidad así lo exige, sin embargo durante las conferencias de prensa oficiales, las estadísticas cambian.

Nicaragua Investiga hizo un monitoreo exhaustivo de los reportes ofrecidos por el Ministerio de Salud desde que se informó el primer caso. El seguimiento se hizo a través de Canal 6, medio estatal.

Hasta la tarde del domingo 5 de abril, el Minsa ha ofrecido 17 informes. El primero fue el 19 de marzo, un día después que Rosario Murillo anunciara oficialmente el primer caso identificado y duró 15 minutos con 36 segundos. Fue ofrecido por la entonces Ministra de Salud Carolina Dávila y el Secretario General del Minsa, Carlos Sáenz.

En su intervención, los funcionarios no daban detalles de valor sobre los casos, pero al menos informaban sobre medidas de prevención.

Con el tiempo las conferencias fueron haciéndose más cortas, hasta que finalmente el día 24 de marzo, Carlos Sáenz tomó por completo la responsabilidad de leer los informes y su intervención se limitó a entre dos y tres minutos, leyendo siempre una nota de prensa de tres párrafos cortos que contienen la misma redacción y solo cambia pequeños detalles vinculados a datos de los pacientes o nuevas cifras.

El 1 de abril de 2020, Martha Reyes asumió el Ministerio ed Salud, tras la destitución de Carolina Dávila. Foto: El 19 Digital.

Según el epidemiólogo Leonel Argüello la poca información que se ofrece a la ciudadanía es ‘grave’ porque “se pierde una oportunidad valiosa para educar a la población».

Argüello dice que los datos realmente útiles en situaciones de enfermedades infecciosas son «los casos sospechosos, los resultados de los exámenes, los datos de edad, sexo y municipio de residencia, sobre cómo adquirieron la infección los pacientes y su evolución”.

El especialista considera importante que a nivel oficial se abra un canal confiable «para asegurar que la información correcta fluya a la gente, desmentir los mitos y las noticias, orientar sobre lo que se tiene que hacer en los diferentes sectores y preparar protocolos o formas de prevención del contagio en los diferentes ambientes”.

Explica que estos datos permitirán a la gente identificar si ellos mismos estuvieron expuestos en una cadena de contagio y facilitar su aislamiento o análisis clínico.

Además considera que la pobreza de detalles no permite dimensionar correctamente el alcance de la pandemia en el país.

Datos que no cuadran

Carlos Sáenz, lee desde el 28 de marzo en sus informes que «mantenemos los mismos tres casos positivos», a pesar que tendrían que informar que son seis y que solo tres de ellos están activos.

El día de ayer, el Minsa informó de un nuevo caso diagnosticado, pero el conteo permaneció en tres, porque dieron de alta a una señora de 52 años que vino de Estados Unidos y que fue reportada como portadora por las autoridades estatales el pasado 27 de marzo, hace diez días.

Del nuevo caso positivo Sáenz solamente leyó dos líneas donde reveló que el contagiado es “un ciudadano varón de 33 años de edad, que se encuentra delicado, pero estable. Se trata de otro caso importado”.

Según el Minsa hay 19 hospitales para atender pacientes con Covid-19, pero no han informado cuáles son. Foto: NI

Además, desde el pasado 25 de marzo la cifra de personas «en seguimiento cuidadoso y responsable» a como Rosario Murillo ha decidido identificar a los casos sospechosos, fueron 12, a pesar de haber reportado nuevos positivos, lo que implicaría aumentar el número de sospechosos debido a los contactos de estos nuevos pacientes.

Contrario a eso, el día de ayer que se reportó un caso más, la cifra de personas en seguimiento bajó a 10.

Hasta entonces se desconoce de dónde vino el nuevo paciente, cuándo se le detectó el virus o cuántas personas tuvieron contacto con él y qué seguimiento se les da a esas personas. El Minsa además reportó que se encuentra en estado «delicado», sin informar las razones, pues es un paciente joven que se supone no debería ser propenso a un cuadro crítico.

Incongruencias desde los mismos aliados

El pasado 3 de abril Gustavo Porras, Presidente de la Asamblea Nacional confesó que más de 16 mil personas entraron a Nicaragua provenientes de países con contagios activos de Covid-19, contrariando las cifras oficiales, que ahora solo reconoce 10.

Sumado a eso, Cuba ha reportado dos casos positivos de coronavirus que arribaron contagiados desde Nicaragua, personas que no figuran en los conteos oficiales del gobierno de Ortega.

Cuba ofrece estadísticas detalladas sobre los casos detectado en su país y asegura hacer un seguimiento exhaustivo de cada una para dar con el origen del contagio.

Gustavo Porras, dijo que son 16 mil casos en seguimiento por Covid-19. Foto: NI

Martha Reyes, ahora Ministra de Salud, dijo en una entrevista en Canal 10 de televisión que Cuba «debería revisar sus datos», porque no hay forma que Nicaragua pueda estar equivocada sobre su conteo, pues asegura que su personal fue capacitado en México y cuentan con tecnología de última generación en el Laboratorio Nacional.

Cuba es un aliado ideológico de Nicaragua y le asiste actualmente para enfrentar la pandemia de coronavirus.

El Doctor Argüello expone que la información transparente y veraz permite que gente «actúe de forma responsable».

Para donaciones por Paypal https://bit.ly/2xK3m4F

Foto principal: Tomada de Barricada

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.