Sayra Laguna, la reconocida atleta que imparte clases en línea para subsistir

Sayra Laguna es una atleta nicaragüense que tiene medallas de todos los tonos y colores. Vendió lácteos por un tiempo y ahora imparte clases de entrenamiento físico en línea. Conozca parte de su historia.

Sayra Laguna Zuniga contesta rápido el teléfono y es la primera en preguntar: “Hola, ¿con quién hablo?” La espera de una llamada telefónica para ella puede ser por razones de trabajo: está siempre atenta para que un cliente se sume a su academia de entrenamiento físico que tiene como nombre Sayra Laguna – Fit Urbano, que nació en diciembre de 2020 para poder subsistir. 

Ella es una atleta reconocida por ganar medallas de todos los tonos y colores. Tiene un alto perfil deportivo en Sambo por ganar cinco medallas de oro Panamericana Senior, siete años Monarca en los 60kg, la número uno en el ranking en el 2018, y fue la número cinco en el campeonato mundial universitario.

Lenin Salablanca: «Hoy reconozco que estaba muy enfermo emocionalmente»

En Judo fue siete veces campeona a nivel centroamericano y dos veces campeona en la categoría de Juegos Universitarios. Tiene una medalla de plata y dos de bronce. Además, una larga lista de condecoraciones por ser la mejor atleta a nivel nacional. 

Sayra Laguna es una Judoka muy reconocida por su trayectoria y galardones. Foto | Cortesía

Pero ahora está alejada del deporte e imparte clases en línea para sobrevivir. En el 2020 estaba atravesando problemas económicos, pero no se dejó vencer: el 6 de diciembre de ese año publicó su primer afiche digital en la página en Facebook Sayra Laguna – Fit Urbano, “un espacio que concientiza a los jóvenes y adultos acerca de mejorar su calidad de vida”.

“Tengo un año y seis meses que hice este proyecto porque mi condiciones económicas eran escasas y a mí me gusta innovar, buscar cómo obtener ingresos. Hacer algo siempre. La gente me había dicho que podría dar clases en gimnasios, pero lastimosamente no tengo las condiciones económicas para poder instalarme en uno”, dice Laguna a Nicaragua Investiga.

Al principio tuvo bastantes clientes. Estaba impartiendo clases desde las cinco de la mañana hasta las 10 de la noche, de lunes a sábado y solo descansaba los domingos. “En el entorno del fitness, siempre hay sus altas y bajas. A la gente le gusta estar más en el gimnasio, más activa, pero nunca dejé de tener clientes. Hasta hoy sigo dando clases en línea”, comparte.

Pedro «El Pelón» Torres: una vida dedicada al béisbol

¿Qué cambió en Sayra Laguna?

A ella le iba bien en el mundo del atletismo, pero todo cambió cuando en 2018 se pronunció por la represión estatal de ese año y comenzó a enfrentar trabas en diferentes espacios deportivos, los cuales son controlados por funcionarios sandinistas. Incluso, le dijeron que hiciera una “carta de perdón” a Daniel Ortega y que luego podía seguir su vida con tranquilidad. Ella no aceptó.

Se retiró del Instituto Nicaragüense de Deportes (IND) y tomó la decisión de salir del país. Estuvo por un tiempo en Guatemala y luego en Estados Unidos, pero la pandemia del Covid-19 la obligó a regresar a Nicaragua. Antes del proyecto en línea, emprendió un negocio donde compraba lácteos y los revendía en Managua. Todos los jueves viajaba a Jinotega para hacer las compras, un departamento que queda a más de 140 kilómetros de la capital. Era cansado para ella las casi tres horas de ida y regreso.

Sayra Laguna ha sido condecorada como la mejor atleta en Nicaragua en varias ocasiones. Foto | Cortesía

Ese cansancio le sirvió para pensar en otro negocio mejor remunerado, ya que se dio cuenta que no era lo suyo y tenía que explotar dos certificados internacionales que sacó en Estados Unidos de Condicionamiento Físico y Clases de Stretching, que son de estiramiento. 

“Con esa idea creció este proyecto y me ha funcionado. No ha sido el éxito que he querido, pero sigo trabajando a diario. La gente a veces me recomiendan y saber que hago un buen trabajo, eso me motiva a seguir mejorando cada día con los entrenamientos, con la planificación de estos. Incluso, cómo aportar un poco en la vida del cliente”, indica.

Una atleta que explota las plataformas digitales 

La atleta relata que las clases son en líneas en cualquiera de las aplicaciones que tengan videollamada; ya sea Facebook, Instagram, Telegram, WhatsApp, Google Meet, Microsoft Teams, Zoom, Skype. Antes impartía clases presenciales y domiciliarias en Managua. Ahora se mudó a San Juan del Sur y la distancia se lo impide. “Si algún cliente extranjero se encuentra en esta ciudad, con mucho gusto nos ponemos de acuerdo la hora y los días del entrenamiento que el cliente quiera”, aprovecha para enviar el mensaje.

Dice que la gran mayoría de clientes que tiene actualmente están fuera del país. “En Nicaragua el poder adquisitivo no brinda la posibilidad a las personas. Aquí en Nicaragua dos o tres personas me han contactado en lo largo que he desarrollado el proyecto”, lamenta.

Considera que los nicaragüenses deben cambiar un poco la cultura “en el sentido de que si no miramos un gimnasio no vamos a bajar de peso. Desde la mente viene el cambio, porque vos podés entrenar en tu casa o en un espacio con la comodidad posible de poder hacer ejercicios”. Ella anima a aquellos que tengan el interés de cambiar su estilo de vida, bajo su asesoría. 

“También imparto clases en pareja o grupales. He tenido entre cuatro a cinco integrantes de una sola familia y hacen ejercicios a la hora que yo brindo el entrenamiento. Pueden escribirme en privado en la página Sayra Laguna – Fit Urbano. En la página está el número de teléfono (+505 8540 5396), que con mucho gusto contesto a la brevedad posible a la persona que tenga interés de recibir las clases”, invita. 

La atleta imparte clases desde las 5:30 de la mañana hasta las 10:30 de la noche. Dice que de las 10:45 de la mañana hasta las 5 de la tarde tiene un espacio vacío para entrenar a personas a esa hora. Los entrenamientos son de lunes a sábados.

Una de sus clientes llamada Sugey Funes, es un ejemplo de los frutos de las clases que recibe con la atleta. La muchacha padecía de problemas en las articulaciones y sobrepeso. “Me llamó hace como cinco meses, llevo entrenando con ella, con el objetivo de que quería ingresar a la Armada de Estados Unidos”, comenta Laguna. Su alumna clasificó y ahora tiene mejor recuperación y adaptación para enfrentar entrenamientos similares.

Hamilton Sánchez, y su historia con “el Judas” de Chinandega

Es el único sustento del hogar y ayuda a niños con discapacidad

Sayra Laguna, de 34 años, es el único sustento del hogar y con el espacio que tiene en San Juan del Sur, lo dedica a las limpiezas de las mansiones o apartamentos que hay en diferentes lugares. “Con mi vehículo me voy porque tengo que sacar lo de la renta, la ayuda de mi familia en Managua y mis cosas personales”, dice.

Tiene unos seis años de apoyar con sus ingresos al Hogar Pajarito Azul. Comenta que muchos amigos la apoyan y llevan ropa en buen estado, le ayudan a cocinar en Managua con su mamá y su abuela. 

“Pero cualquier persona que le guste hacer este tipo de acciones, siempre es bienvenida porque esos niños necesitan. Yo lo hago una vez al año. En octubre tengo la meta de hacer de nuevo ese evento. Les llevo almuerzo, bebidas, ropa, pampers, toallitas húmedas y todo lo que tenga que ver con aseo personal”, comparte la medallista nicaragüense.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.