La irreal tasa de desempleo del 3.3% que registra el régimen Ortega

Para el economista Marco Aurelio Peña, los datos mostrados por las entidades estatales “no se adaptan a la realidad” que viven los nicaragüenses.

Las proyecciones de crecimiento económico de hasta un 4% en Nicaragua este 2023, presentadas por el presidente del Banco Central, Ovidio Reyes, parecieran alentadoras, sin embargo, los datos no concuerdan con la gran cantidad de nicaragüenses que están dejando el país por razones no solo políticas sino económicas.

El 1 de enero Reyes dijo en una entrevista en el oficialista canal 8 que la economía crecerá “entre un 3 % y un 4 %” el presente año y que producto del “buen desempeño económico”, el país cuenta con una tasa de desempleo que se ubica “alrededor de un 3.3%”, un dato también respaldado por informes del INIDE.

Según los datos del Instituto Nacional de Información de Desarrollo (INIDE), hasta el segundo trimestre de 2022, la tasa de desempleo abierto “se ubicó en 3.1 %”; en noviembre de ese mismo año el indicador “fue de 2.8 por ciento” y los niveles de participación laboral se ubicaron en 66.4 % y 97.2 %, respectivamente.

Pese a la supuesta bonanza económica proyectada por las entidades que velan por el desempeño económico nacional, los nicaragüenses siguen migrando hacia el exterior. El salario mínimo promedio sigue siendo muy bajo, casi tres veces menor que el precio de la canasta básica, indicadores que contrastan grandemente con los datos oficiales.

BCN pinta buen panorama económico para el 2023, mientras miles huyen del país

Para el economista Marco Aurelio Peña, los datos mostrados por las entidades estatales “no se adaptan a la realidad” que viven los nicaragüenses. Según él, la presentación de un informe con cifras macroeconómicas podría tener detrás una metodología que muchas veces desconocemos.

“La macroeconomía se ha vuelto conveniente a los intereses de los gobiernos en muchos países y los gobiernos que no hacen muy bien su trabajo o que no tienen la voluntad de decir cosas apegadas a la verdad”, explica el economista.

Fuerte migración en tiempos de bonanza económica

La carestía de la vida y el hacer malabares para tratar de cubrir los productos esenciales de una canasta básica, que hasta noviembre de 2022 se situó en cerca de 19 mil córdobas, superando casi al triple el salario mínimo promedio de C$7,096.82; así como otros problemas económicos, sociales y políticos, ha hecho que en tan solo 3 años más de 500 mil nicaragüenses salieran del país en busca de oportunidades en el exterior.

“En un país en el que supuestamente se está diciendo que no existe el desempleo, que no es un problema, hay una plena ocupación de la fuerza de trabajo, ¿cómo es posible que la gente se esté yendo?”, alega el experto.

Tras el cierre de fronteras de EEUU, ¿Cómo podrían viajar los nicaragüenses a ese país?

Estos datos refutan la tasa de desempleo de entre el 3.1 % y 3.3 %, presentadas por las entidades estatales, lo que según Marco Aurelio Peña, lleva a cuestionar: “¿Por qué macroeconómicamente se le dice a la gente que el rumbo de su país va bien cuando la gente mira, observa y se siente microeconómicamente mal?”.

“Cuando hablamos de desempleo del 3.3 % estamos diciendo que en ese país casi no existe el desempleo, es decir, ese país macroeconómicamente está en una situación ideal de pleno empleo o de plena ocupación de su fuerza de trabajo, lo cual es algo netamente teórico para los países latinoamericanos”, detalla.

Peña afirma que en un país como Nicaragua en el que el problema del desempleo es estructural, no es aceptable que esta tasa pueda andar en un 3%. Según su análisis, “eso no tiene sentido” y requiere interpretación, pues muchas veces las cifras pueden estar bien calculadas desde el punto de vista metodológico, pero en este caso, toman en cuenta un “criterio de ocupación” y no de un empleo formal como tal.

El economista alude a los criterios que toma en cuenta el INIDE en la “Encuesta Continua de los Hogares” que realiza cada mes. En esta, se toma como dato de empleo a las personas “que laboraron al menos una hora en el período de referencia o que, aunque no hubieran trabajado, tenían empleo del cual estuvieron ausentes por motivos circunstanciales (enfermedad, licencia, vacaciones, huelga, falta de producción, entre otros)”.

United Airlines reanuda vuelos a Nicaragua

Otro de los parámetros que también toma en cuenta el INIDE, es el que podría ser llamado como “empleo juvenil”, aquellos jóvenes de 14 a 17 años que desempeñan una función laboral por determinado tiempo y que les permite obtener una remuneración económica.

Si bien el Código del Trabajo de Nicaragua permite que jóvenes mayores de 14 años puedan ejercer funciones laborales bajo condiciones muy específicas, esto no asegura que los adolescentes tengan un empleo formal con las prestaciones de ley. Un indicador que lleva a otro punto en cuestión muy importante, el trabajo informal.

Empleo informal sigue siendo “altísimo”

“El mercado laboral informal es quizás, tres cuartas partes del mercado laboral nicaragüense, es altísimo. Eso no es un problema solo de Nicaragua, pero sí es un problema de Nicaragua, en la realidad económica nicaragüense y que debería ser objeto de políticas públicas y de preocupación por parte de las autoridades económicas”, explica Marco Aurelio.

Hasta noviembre de 2022, el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) alcanzó una cifra de 793,163 asegurados activos frente a una Población Económicamente Activa (PEA) de más de 3 millones de personas, lo que da una idea de la amplia diferencia con las cifras oficiales de la tasa de desempleo.

“Según el INSS, se estaba recuperando el empleo formal a unas 757 mil 550 personas, eso apenas es buscar cómo recuperar los niveles que se tenían antes de 2018, es decir, en 2017. Había un rezago de casi 5 años. Esto vendría a constituir apenas el 25 % de cobertura social de la Población Económicamente Activa”, expone Peña.

Sin embargo, entre más se ahonda en el tema, se descubren nuevos datos que se esconden entre los números oficiales. Aunque se tome en cuenta la cobertura del 25 % del INSS, Marco Aurelio explica que ese “empleo formal no necesariamente refleja un salario alto, solo garantiza formalidad, es decir, que se esté pagando impuestos y que se esté cotizando al seguro”.

“Cuando hablamos de calidad del empleo, justamente tiene que ver con eso, cuánto dinero está ganando la gente y que cosas puede adquirir. Una persona puede estar sobreviviendo, la pregunta es: ¿cuánto tiempo le va a tomar para hacer las reparaciones que quiere en su casa?, ¿cuánto tiempo le va a llevar fundar su propio negocio?, ¿cuánto tiempo le va a llevar comprar un carro o cambiar el que tiene?, ¿cuánto tiempo le va a llevar tomarse unas merecidas vacaciones?”, detalla.

Traicionados por su líder: los orteguistas encarcelados en 2022

Datos oficiales muestran incongruencias

Otro de los puntos que devela que los datos presentados por las instituciones estatales contrastan con la realidad nicaragüense, es la comparación de las cifras de crecimiento económico de 6 % y una tasa de desempleo de entre el 5 % y el 6 % en 2012, cuando la economía estaba en fase expansiva con apoyo de la cooperación venezolana, versus los datos de la fase recesiva a partir de 2018.

“Cómo es posible que ahí (después de 2018) la tasa de desempleo disminuyó, cómo se puede explicar que estando en crecimiento económico el desempleo aumente, pero cómo es posible que cuando se está en fase recesiva el desempleo disminuya, son cosas que desde la versión oficial, nadie se ha tomado el tiempo de explicarlas”, ejemplifica el economista.

El experto expone que de existir una disminución en la tasa de desempleo, no se debe a que la economía esté absorbiendo esa fuerza o ese talento humano, si no al desplazamiento de la fuerza de trabajo que tiene que recurrir a mercados laborales externos para obtener ingresos. “Esas son las cosas que no las explican y que tampoco las reflejas estás cifras fantásticas”, concluye.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.