¿Qué considerar ante la nueva reducción en la tarifa energética?

Expertos consideran que la reducción en la tarifa energética se trata de una medida para compensar el hecho de que este año continuará reduciéndose el subsidio energético y aumentando el IVA

A partir de este mes de enero, la factura de energía eléctrica tendrá una disminución del 15% para todos los nicaragüenses que consuman menos de 150 kilovatios-hora al mes, así lo anunció a finales del 2020 Salvador Mansell Castrillo, Ministro de Energía y Minas, y presidente ejecutivo de la Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica (Enatrel).

Altos costos en servicios de agua y energía eléctrica ahogan a parroquias en Nicaragua

Tras negociaciones con las generadoras, el ministro del MEM destacó que lograron una reducción del 12.5% en el pliego de la tarifa energética. Con esta reducción, Mansell sostuvo que más de 890 mil familias, es decir al 77% de los usuarios, se beneficiarían con una rebaja del 15%. Mientras tanto, aquellos que consuman más de los 150 kVh-m contarán con una reducción del 10.5%.

«Me atrevo a decir que a nivel de latinoamérica no se ha hecho algo similar, esta reducción es un logro a resaltar porque fue el resultado de un trabajo bien estudiado, donde incluso se invitó a los organismos financieros internacionales a participar, para que el impacto de la reducción no afecte la operación, pero que, sí sea significativo para la economía de las familias» celebró entonces el ministro del MEM. Sin embargo, algunos expertos cuestionan la verdadera influencia que tendrán estos acuerdos en el bolsillo de los nicaragüenses.

Ajustes momentáneos 

Juan Carlos López, coordinador del centro de Defensoría del Consumidor, no considera sostenible este nuevo pliego tarifario pues asegura que dentro de unos meses podría haber un desabastecimiento o podría aumentar el precio del combustible, lo que supondría un nuevo aumento en estos porcentajes «entonces es temporal y no podes contar con eso de manera permanente».

El acuerdo, que fue publicado este lunes en La Gaceta, no establece un plazo específico para las nuevas tarifas, en cambio solo señala que regirán a partir de enero del 2021, y la misma faculta al Instituto Nicaragüense de Energía (INE) a hacer las modificaciones que considere pertinentes, por lo que el precio continuaría dependiendo de las circunstancias locales e internacionales.

Para Rubén Arriola, de Consultoría del Gestor al Consumidor (CGD), lo que se necesita no es una rebaja «que se vea de inmediato» sino que deberían de tomarse otras medidas alternativas «para ver los resultados que supuestamente el ejecutivo quiere ver con la energía eléctrica en Nicaragua, especialmente para los consumidores más pobres».

Adiós subsidio

En 2018 el gobierno de Nicaragua aprobó la polémica Ley 971, con la cual entró en vigencia el primer recorte al subsidio energético. Este subsidio beneficiaba a todas aquellas familias que consumen menos de 150 kVh-m y a las personas jubiladas, quienes miraban beneficios en los cobros por consumo de energía, por comercialización y por pago del alumbrado público.

Consumidores asumen altos costos por la generación de energía, alerta FUNIDES

Hasta entonces, estas personas recibían una reducción del 52.8% en su facturación, un porcentaje que durante los últimos años ha venido reduciéndose y que ahora es aplicado en dependencia al rango de consumo. Para 2022, algunos subsidios habrán pasado de gozar de un beneficio del 52.8% a únicamente un 25%.

Javier Mejía, especialista del Centro Humboldt, considera que el reciente anuncio del gobierno sobre aplicar una reducción del 15% para las personas que logren mantener un consumo menor a 150 kVh-m es prácticamente nulo pues se trata de una reducción que ya tenían por ley como beneficio por mantener el ahorro energético en los hogares.

Sin embargo, ante la reducción continua al subsidio, Mejía considera que esta reducción del 15% se trata de una medida para compensar el hecho que se esté quitando este beneficio. El experto explica que las ventajas que brindaba el subsidio es el aproximado al 15% que se ha anunciado para este 2021. «Es decir que si no se hubiera dado esta reducción en el pliego tarifario y se hubiese mantenido el beneficio del subsidio», las personas que consumen menos de los 150 kVh-m «igual hubieran tenido este 15% de ventaja».

Consumidores mayores beneficiados

Para Mejía quienes sí podrán ver alivios son aquellos que no gozaban de subsidios porque se pasaban de los 150 kVh al mes, y en este caso se habla de una reducción del 10.5%. El especialista considera positivas las reducciones para el sector residencial que antes no tenía beneficio alguno y también para el sector industrial.

López coincide en que, aún cuando «estos ajustes tarifarios son momentáneos, tal vez hay sectores domiciliares que consumen bastante, que tienen aire acondicionado en sus casas, que al menos se ahorrarán unos mil córdobas» y comparte que esta «es una oportunidad para aprovechar hasta el tiempo en que la reducción eléctrica esté vigente» para reinvertir los montos ahorrados en otras áreas como el pago del agua. Pero advierte este beneficio se verá «si y solo si consumís bastante».

Críticas al cobro del IVA

Mientras por un lado el gobierno anuncia una reducción del 12.5% en la tarifa energética, por otro se aplica un Impuesto del Valor Agregado (IVA) a todos aquellos usuarios que sobrepasen los 150 kVh-m. López cuestiona que, si Disnorte-Dissur ha sido prácticamente asumida por el Estado «¿por qué se le aplica un 15% de IVA al consumo eléctrico si es un servicio público?» y asegura que desde Defensoría al Consumidor abrirán un debate para analizar la situación y ver cómo este impuesto especial puede por lo menos disminuirse a un 5%.

López señala que hay algunos negocios que consumen hasta 80 mil córdobas en energía y que además van a tener que pagar un 15% de IVA «querrás o no le estás dando una cantidad de dinero al Estado adicional por un montón de impuestos, tenés que pagar INSS, tenés que pagar planilla, tenés que pagar sticker de rodamiento, tenés que pagar un montón de cosas y todavía en el sector eléctrico tenés que darle al Estado también. Hay cosas que efectivamente deben revisarse».

Proponen reformas

Durante este 2020 muchos hogares evidenciaron un aumento en las facturaciones energéticas pues los jóvenes y niños iniciaron a tomar clases en línea, y los mayores trabajaron desde casa. A percepción de Arriola son pocas las personas que verdaderamente se beneficiarán con ese 15% en reducción, pues muchos nicaragüenses no logran consumir menos de 150 kVh-m. «Solo que no tuvieras abanico, refrigeradora, televisor, podrías consumir 150 kilovatios».

Durante las últimas dos semanas han acumulado 25 reclamos por consumo excesivo de energía, es decir personas que perdieron el subsidio energético por pasar del mínimo requerido. El experto comparte que desde Gestor al Consumidor la propuesta es elevar el subsidio a 200 kVh-m, ya que considera que el límite de 150 aprobado durante el gobierno de Bolaños ya resulta obsoleto, sobre todo en este año que entra en vigencia con mayor fuerza la Ley 971 y la aplicación del IVA.

Más de 8,500 familias denuncian alteraciones a facturas de energía en plena pandemia y recesión económica

Mientras tanto Mejía considera que aunque esta reducción es un alivio «se podría haber hecho más, principalmente para los sectores industriales que son los que dinamizan la economía del país». Recuerda que a mediados del 2020 se congeló el deslizamiento del córdoba y la tarifa misma, por lo que este 2021 a pesar de la reducción en el pliego tarifario es necesario tomar en cuenta que irá aumentando en función del deslizamiento que anteriormente había sido congelado.

El especialista considera que «tiene sus pro y contras pues al final estas reducciones se terminan pagando de una u otra manera, o las asume el consumidor, o las asume el Estado, o las asume el sector empresarial que está generando la energía en el país».

Finalmente, Arriola afirma que «para hacer realmente esa rebaja energética del que habla el Ministerio de Energía y Minas (MEM) pudo haberse dado estas contrapropuestas: me congelas el precio tarifario y no me apliques la Ley 971 que ya va con impuestos del 15% a quienes consumen más de 150 kVh-m, o que se le aumente esa base a 200 kVh-m para abrir el universo y que la mayoría de los consumidores seamos beneficiarios con esa rebaja».

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.