¿Cómo Edén Pastora, caído en desgracia volvió a convertirse en un protegido de Ortega y Murillo?

En el año 2001 un anuncio en la sección de clasificados de El Nuevo Diario sorprendía a todo el país; en ese entonces considerado un personaje mítico e histórico; Edén Pastora anunciaba su ruina financiera y estaba vendiendo todo cuando tenía. «también vendo el alma», escribió Pastora en esa ocasión.

El Comandante Cero estaba sin un centavo, había sido sandinista, contra y anticontra y nada le dejó fortuna.

«A mi edad quiero tener un poco de dinero, que me garantice una ancianidad que no sea miserable», dijo el ex guerrillero al diario El País de España.

Ese mismo diario recoge que entre lo que vendía Pastora estaba «un león de siete meses, muy manso y juguetón, lo peculiar de él era que, como no podía darle de comer, se había hecho vegetariano», confesó el exguerrillero al medio internacional.

Edén Pastora se declaró en bancarrota en el año 2001. Foto: Getty Images

Finalmente el león convertido en una contradicción de su especie al volverse vegetariano por la crisis económica de su dueño, terminó dándole a Pastora un respiro financiero al menos por unas semanas.

«Prácticamente lo regalé, porque pedía 3.000 dólares  y lo vendí a una cirquera en 900», contó.

Le interesa: La muerte de Carlos Fonseca; consecuencia de una lucha por protagonismo 

Pastora también vendió un legendario Rolex de oro que perteneció a Somoza y dos anillos de oro con diamantes, regalos del entonces presidente peruano Allan García y de Omar Torrijos.

La crisis de Pastora era tan dramática en ese entonces que su esposa, Yolanda Torres, enfermera de profesión, debió partir e ir a Estados Unidos para ganar algún dinero y sostener la economía familiar, relató El País.

Edén Pastora solía ser un enemigo declarado de Daniel Ortega a quien acusaba de dictador y totalitario. Foto: Archivo redes

 

Edén cayó en la miseria poco tiempo después de su regreso de Costa Rica, país donde pasó exiliado diez años para huir de las amenazas de Daniel Ortega, quien en ese entonces lo acusaba de ser agente de la CIA y lo perseguía con su ejército.

Pastora incluso llegó a nacionalizarse costarricense y regresó en 1987, desde entonces empezó a vivir una vida precaria, a la que se sumaba su diabetes, la cual le obliga a inyectarse insulina.

Le interesa: Herencia impagable; así es la historia de la deuda de guerra que Nicaragua sigue pagando 

El regreso

Tras retomar el poder Daniel Ortega, tan solo unos años después de que Edén Pastora anunciara su ruina económica, los dos antiguos enemigos se reconciliaron. La reunificación trajo ventajas al que una vez fue acusado de conspirar contra el gobierno sandinista para el «imperio norteamericano».

La Prensa le hizo una entrevista en 2017, en la que el Comandante Cero exhibió un auto deportivo clásico, con el que según dice, el mismo Elvis Presley filmó un documental. Asegura que un amigo se lo regaló, pero tiene otro auto más de ese tipo y una camioneta Land Cruiser que le asignó el FSLN y en la que se moviliza más frecuentemente.

Le interesa: Murillo saca su arma más poderosa, a quien ella cree la encarnación de Sandino 

Pastora fue nombrado en 2008 por Ortega en un cargo público como delegado Presidencial para el Desarrollo del Río San Juan, fue el encargado de dragar el río y meter a Nicaragua en una disputa internacional que terminamos perdiendo ante la Corte Internacional de Justicia de la HAYA. La delegación funciona desde hace 11 años, pero nunca se ha ofrecido un informe de sus logros, al contrario, la demanda perdida contra Costa Rica, representó para el Estado nicaragüense una multa de  378 mil 890 dólares sin contar los 285 millones de córdobas, que costó el dragado.

Las obras del dragado del Río San Juan fueron millonarias y no tuvieron impacto. No hay informe sobre qué ha hecho en 11 años la delegación que dirige Pastora. Foto : END

 

Pastora ya no sufre las necesidades de antes, su salario de funcionario público más la custodia policial 24 horas y una propiedad de 20 manzanas en las turísticas y costosas playas de Tola, que le regaló Ortega, dan cuenta de que su vida de precariedad acabó con la reconciliación.

Le interesa: Edén Pastora pide al FSLN otro candidato que no sea Ortega 

Las tierras que Ortega regaló a Pastora, supuestamente eran propiedad del Estado pero el empresario extranjero Walter Bhüler las reclama como propias, pues asegura que pertenecen a su hotel, el famoso y concurrido Punta Teonoste. La Procuraduría nunca atendió los reclamos de Bhüler y en tiempo récord otorgó a Pastora una escritura de propiedad y envió a la Policía a cercar el perímetro y proteger al exguerrillero convertido ahora en empresario.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.