Cinco maneras en las que Ortega superó a Somoza

Conforme pasa el tiempo, Daniel Ortega va superando en modos y cifras a Anastasio Somoza Debayle.

Daniel Ortega se catapultó al poder desde la plataforma del Frente Sandinista de Liberación Nacional, organización que con las armas depuso a la dinastía familiar de los Somoza. Desde ahí, el gobernante progresivamente ha recreado los métodos del gobierno que precedió a la revolución. Más aún, todo indica que los ha perfeccionado.

Las pasadas votaciones del 7 de noviembre han reafirmado su poder dentro del Frente y Nicaragua, aunque se apilan las denuncias y condenas de la comunidad internacional, organizaciones de defensa de derechos humanos y la oposición nicaragüense. También evidenciaron que ese poder no tiene nada de popular.

El voto nulo y el abstencionismo, los dos grandes ganadores en las votaciones

Con todo y las similitudes, el gobierno de Ortega ha superado en muchos puntos a aquella sucesión de cuatro décadas, cuyo derrocamiento costó tanta sangre en Nicaragua. Estas son solo cinco maneras en las que Daniel Ortega ha perfeccionado al dictador que su partido derrocó:

1. Tiempo en el poder

Cuando Anastasio Somoza Debayle huyó de Nicaragua en julio de 1979, cumplía su segundo mandato presidencial. Lo había inaugurado el 1 de diciembre de 1974, tras dos años como jefe del Comité Nacional de Emergencia producto del terremoto de 1972. Su primer periodo cubrió del ’67 al ’72 para un total de 9 años y 7 meses de manera oficial.

Aunque tiende a contarse como parte de su gobierno el periodo en el que gobernó la Junta del pacto Agüero-Somoza de 1971, esto es errado. Si bien Somoza mantuvo una influencia tremenda en los asuntos de la nación y la junta estaba dominada por su partido, él no ostentaba más que el puesto de Jefe director de la Guardia Nacional.

De igual forma, aunque Ortega de facto tuviese poderes equivalentes a los de un presidente durante su periodo como coordinador de la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional (1979-1984), no es apropiado contar ese tiempo como parte de su presidencia.

Sin embargo, los cuatro términos presidenciales que Daniel Ortega ha cumplido le suman 19 años, 14 de ellos consecutivos desde 2007, ya por encima de Anastasio Somoza Debayle y de su hermano, Luis Somoza Debayle (6 años).

El periodo que pretende cumplir tras su designación en las votaciones del 7 de noviembre de 2021 lo encamina a superar en años consecutivos al fundador de la dinastía, Anastasio Somoza García, y al primer caudillo liberal, José Santos Zelaya, ambos gobernando alrededor de 16 años, aunque ya los ha superado si contamos su primera presidencia en la década del ochenta.

2. Imperio mediático

Uno de los músculos de Ortega y su partido, el Frente Sandinista de Liberación Nacional, ha sido el aparato mediático que amasaron desde su derrota electoral en 1990. Ortega controla a través de personas leales varios medios de comunicación, que incluyen canales de televisión, portales de noticias, radioemisoras y empresas de producción cultural. Eso sin considerar los medios a los que accede desde el Estado.

En contraste, el alcance de Somoza en la cultura masiva se reducía al periódico Novedades, el canal 6 y la Estación X de radio. Cabe destacar que la llegada de las innovaciones de la radio y la televisión estuvieron estrechamente ligadas a la familia Somoza en Nicaragua. Fue la Guardia Nacional la que estableció el primer sistema radiotelegráfico en 1933 y la televisión llegó a Nicaragua como negocio de la familia Somoza a finales de los ’50.

En 1979, las instalaciones, insumos y equipos de Novedades, Canal 6 y la Estación X se nacionalizan, conformando un circuito de difusión propiedad del nuevo gobierno sandinista. El Sistema Sandinista de Televisión (SSTV) y la Corporación de Radiodifusión del Pueblo se fundaron sobre propiedad confiscada, así como el diario Barricada, dirigido por Carlos Fernando Chamorro hasta 1994.

Desde que Ortega regresó al poder en 2007, ha obtenido la propiedad o la administración de Canal 2, Canal 8, Canal 13, Canal 22, El 19 Digital y Barricada. Además de eso ya contaba con canal 4, Radio Ya, Radio La Primerísima y Radio Sandino. Como si eso fuera poco gestiona además frecuencias del Estado con clara línea partidaria; canal 6, Radio Nicaragua, el  Canal parlamentario y el confiscado canal 15.

En el mapa digital también ha tratado de acaparar espacio con pequeños proyectos propagandísticos como Juventud Presidente, Redvolución, Molotov Digital y un sinnúmero de páginas, que en su mayoría fueron golpeadas por la reciente purga de Facebook y Twitter.

3. Confiscación de propiedades

Los casos documentados de confiscación por parte de un gobierno somocista ocurrieron en perjuicio de residentes alemanes e italianos en Nicaragua durante la Segunda Guerra Mundial, a la que Somoza García había entrado como gesto de «lealtad» al gobierno de Franklin D. Roosevelt. Fueron cientos de propiedades que enriquecieron a la dinastía.

Como antes mencionamos, la mayoría de las propiedades de la familia Somoza acabaron en manos del nuevo Estado sandinista tras la revolución, pero se estima que el gobierno sandinista, encabezado por Daniel Ortega y sus compañeros comandantes en la Dirección Nacional, se tomó cerca de 6, 000 propiedades durante su proceso de reforma agraria, sumando un total de 3 millones de manzanas.

En la recta final de los acuerdos de paz y la elección que los sacó del poder, el gobierno sandinista repartió estos bienes entre sus funcionarios y dio plena propiedad a quienes antes solo eran usufructuarios del Estado. Apenas 1 000 casos documentados por la Procuraduría en tiempos de la presidenta Violeta Barrios de Chamorro suponen propiedades de Somoza y allegados.

Cuando el gobierno de la UNO trató de compensar a los expropiados, la Procuraduría contó cerca 4 500 reclamos sobre 16, 000 propiedades tanto urbanas como rurales, ganado, bienes inmuebles, acciones y vehículos, resueltos «favorablemente».

Ortega hoy vuelve a ejecutar confiscaciones. Edificios y equipos de dos medios de comunicación y edificios y mobiliario de más de 12 organizaciones de sociedad civil se cuentan entre sus nuevas expropiaciones.

4. Fortuna

Aunque es complicado conocer con exactitud el tamaño de una fortuna, legal o ilegal, dado que virtualmente ningún millonario mantiene su dinero como una cifra a disposición, sino que permanece distribuido en sus empresas y operaciones económicas, como acciones, propiedades, etc., existen estimaciones que nos dan una buena idea.

La fortuna de Anastasio Somoza Debayle se estima entre 250 y 500 millones de dólares. Contando la inflación, el valor de esa fortuna, yendo por los estimados más elevados, ascendería a aproximadamente 1 900 millones de dólares.

Pero incluso con un número tan sorprendente, la fortuna que Daniel Ortega amasó en sus años de actividad política lo supera, con un piso de 2 500 millones de dólares, según una investigación de Confidencial

5. Nepotismo

Muchos saben que el hijo de Anastasio Somoza Debayle, Anastasio Somoza Portocarrero, pretendía continuar la tradición familiar de suceder en la presidencia. Lo que no es tan conocido es que el matrimonio Somoza-Portocarrero engendró cinco hijos además de «El Chigüín», como era conocido popularmente Anastasio hijo.

Ortega cuenta siete hijos biológicos y tres adoptivos de parte de su esposa, Rosario Murillo. Entre ellos, al menos Laureano Ortega Murillo y Juan Carlos Ortega Murillo presentan aspiraciones políticas. Ambos apoyan a sus padres en el mantenimiento del imperio corporativo que han amasado.

Otros hijos suyos ocupan cargos clave en la estructura de su gobierno, como Rafael Ortega, ligado a la sancionada Distribuidora Nicaragüense de Petróleo; Maurice Ortega, ligado a la sección mediática del imperio económico Ortega-Murillo; y las hermanas Luciana y Camila, asesoras presidenciales.

Además, en un movimiento que ningún Somoza consideró, Ortega nombró a su esposa vicepresidenta del país y se ha referido a ella como «copresidenta», cimentando un sistema de control ligado a su familia que perfecciona los métodos del somocismo.

Crueles a como son, los puntos que comparten estos gobiernos demuestran que, conforme pasa el tiempo, el poder de Daniel Ortega va superando en modos y cifras al de Anastasio Somoza Debayle.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.