¿Perder el año escolar o arriesgarse al Covid-19? La elección que plantea el Mined

Resumen de un reportaje especial de Expediente Público (Completo aquí )

 

En Nicaragua hay el menos 10 mil escuelas en el sistema público que el 3 de abril dejaron de impartir clases, pero no porque entonces había 5 casos positivos de Covid-19 en el país, sino por las vacaciones de Semana Santa. Según un comunicado del Ministerio de Educación reanudarán clases el próximo 20 de abril.

El regreso a la escuela es angustiante para muchas familias. En una comunidad de Masaya, a la altura del kilómetro 14 una madre cuenta que dejó de enviar a su hijo a un preescolar público.

-De qué me sirve llevar y traer al niño al colegio si lo expongo o a mí o a su papá, expresó.

La negligencia del gobierno va más allá de exigir la presencia de los estudiantes en medio de la pandemia de Covid-19.

-Están prohibidas las mascarillas y usar guantes, revela un jovencito que estudia en el Instituto Central Dr. Carlos Vega Bolaños.

La medida más publicitada del gobierno de Ortega contra la epidemia ha sido una campaña educativa con la cual promueve la higiene, principalmente el lavado de manos con jabón, pero muchos estudiantes tienen que asistir a colegios donde ni siquiera hay agua potable.

-Yo no estoy mandando a mi hija, porque no hay agua para lavarse las manos y pienso que es un riesgo para ella, aunque los maestros digan que vayan a clases, compartió una madre de familia de la comunidad de Tola, en el departamento de Rivas, 114 kilómetros al sur de Managua.

Datos de la Coordinadora Nicaragüense de ONG que Trabaja con la Niñez y Adolescencia (Codeni) indican que falta el suministro de agua en 5,000 colegios, esto representa la mitad de los centros educativos públicos, si se toma en cuenta que son 10,000 en todo el país, lo cual hace más complejas las condiciones de higiene y salud.

Codeni recomienda la suspensión de clases y la reestructuración del calendario académico por la pandemia, sobre todo, porque además de los estudiantes están en riesgo las familias de 53,000 maestros.

Auxiliadora Herrera, maestra de un centro público de educación primaria del Departamento de Jinotega, a 142 kilómetros al norte de Managua, considera que los padres y madres no deben preocuparse tanto, ya que espera que más adelante el gobierno impulse alguna medida para que los alumnos continúen su aprendizaje.

Sin embargo una estudiante de una escuela pública de Masaya informó la advertencia de los maestros sobre las ausencias de quienes intentan prevenir el contagio

-Si no hacemos los exámenes no vamos a pasar el año, dijo la joven con preocupación.

Aunque el Gobierno no ha anunciado un plan de contingencia para evitar contagios, cuenta la profesora Herrera que el Mined les ha dado talleres de salud para evitar la propagación de epidemias, aunque no recomiendan el uso de mascarillas en las aulas de clases

Fotos e información de: Expediente Público

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.