¿Qué obligó al Youtuber Juan Sebastián Gómez a alejarse de la producción de videos?

Juan Sebastián Gómez tenía todo para ser un Youtuber reconocido en Nicaragua. Tras la crisis de abril de 2018 y la represión orientada por el gobierno, miles de ciudadanos recurrían a las redes sociales para expresar su descontento, pero en Gómez hubo algo diferente al resto: la sátira política en audiovisual con un estilo que cautivó a la audiencia. Algunos de los videos de Juan Sebastián tuvieron más de 100 mil reproducciones en menos de una semana.

Su canal en Youtube llevaba un buen rumbo, pero un 31 de octubre de 2018, los vídeos que incomodaron al gobierno dejaron de publicarse. Pocos lo saben pero le tomó más de tres horas poder filmar su última producción audiovisual titulada «El video más difícil de grabar». En ese momento aseguró que el gobierno «embistió» ese espacio que, a su juicio, fue por tocar figuras sensibles al gobierno de Daniel Ortega.

Juan Sebastián Gómez revela parte de su historia y los lazos que tiene con Nicaragua, pues conoció este país desde que era un adolescente. Gómez nació en Colombia y llegó a Nicaragua cuando tenía 12 años, parte de su secundaria la estudió en este país, luego viajó para su ciudad natal y retornó al territorio nicaragüense en el año 2013. Terminó sus estudios en la Universidad Americana (UAM) y vivió más de una década en Managua.

De corresponsal de Crónica TN8 a perseguido político

El proyecto primeramente nació a través de un blog donde escribía «humor negro» junto a unos amigos de la universidad. Luego comenzó a consumir comedia de todo tipo pues, alega que siempre le ha gustado «poner el dedo en la llaga». Pero cuando estallaron las protestas en abril de 2018 «tenía todo ese bagaje de hacer humor y críticas».

«Ya había como un concepto, una visión clara de lo que se quería hacer y por eso tuvo bastante aceptación porque les decía las cosas a los personajes que todo el mundo tenía en la mira y estaban siendo parte de toda la estructura criminal, que es el Frente Sandinista», dijo Gómez a Nicaragua Investiga.

Gómez era todo el equipo de producción que consumía la gente: «yo escribía, me dirigía la grabación, editaba, organizaba todo», dice. «Cuando los videos tenían bastante aceptación ya tenía a alguien que me editara, contrataba a alguien por episodios», indicó el joven.

Juan Gómez es un joven de 27 años. Foto: Cortesía

¿Por qué se va de Nicaragua y deja de criticar al gobierno?

Cuando estallaron las protestas de 2018, Juan Gómez estaba en Nicaragua pero decide regresar a Colombia en julio de ese mismo año porque la situación en el país la valoraba insostenible. «Tenía en mente salir para poder expresar toda la información que había recopilado para exponerla. Al final mucha información se quedó a mitad del camino, se la di a muchos periodistas porque el segundo video investigativo se puso bien feo», indica el joven.

En esos videos, Gómez revela cómo funciona el aparato mediático de la pareja presidencial y hace señalamientos fuertes hacia la estructura de operación de los medios de comunicación oficialista, que contaban, según las fuentes cercanas a él, con un laboratorio donde trabajaban personas que tenían la tarea de desviar la atención de lo que ocurría realmente en el país.

Gómez relata que trabajó con una persona cercana a algunas figuras del gobierno, por lo que manejaba información privada de él y de su familia. Esto lo puso en riesgo cuando sus videos comenzaron a tener mayor alcance: las amenazas comenzaron a ser precisas y directas.

Joven con aspiraciones a ser doctor queda en estado vegetativo

«Allá (en Nicaragua) está mi hermana que es el motivo por el cual yo paro todo. Sería un psicópata decir: ‘yo tengo que hacer videos para atacar al gobierno cuando las consecuencias directas las van a sufrir ellos'», asevera Gómez.

Manifiesta que una de las amenazas directas fue cuando llegó un grupo de personas pro-gobierno a la casa de un familiar a «golpear e intimidar y decir que si yo no dejaba de publicar videos y hacer esas cosas iban a venir por ellos a quemarlos», revela el joven.

Pero las amenazas no fueron simples, ni parecían puros actos de intimidación, escalaron a acciones que se volvieron peligrosas. Un día le enviaron fotos de su hermana y su sobrino: «como que había algo de seguimiento detrás», dice Gómez. Por tal motivo decidió apartarse completamente y dejó de criticar la gestión del gobierno para proteger a su familia.

Gómez se fue de Nicaragua en julio de 2018. Foto: Tomada de Facebook

Del humor al desánimo

A pesar que sus videos tenían un toque de humor que distraía a los nicaragüenses de la crisis que atravesaba el país, ahora él se encuentra en un estado de desánimo y reconoce que le cuesta volver a retomar su proyecto. «Ya no le tengo ese gusto y esa pasión que le sentía antes por lo audiovisual meramente», nos cuenta, y agrega que ha visto mucha toxicidad en las redes sociales y eso le ha provocado cierto desencanto.

Agrega que el número de seguidores ha disminuido mucho desde que decidió  mantenerse en bajo perfil y publicar sobre otro tipo de temáticas, y le han llegado mensaje de personas que le piden: «oye, tienes que hacer más videos». Sin embargo, les explica que no puede exponer a su familia a las represalias.

Periodistas en Nicaragua enfrentan agobiantes condiciones laborales

Por otra parte asegura que le gustaría volver a Nicaragua a pasar unas vacaciones en los próximos años, pero lo califica muy complicado por las elecciones de 2021, pues cree que el panorama no será fácil ya  que el gobierno de Ortega está dispuesto a todo para no perder el «poder» que han logrado construir.

Juan Gómez lleva dos años trabajando por su propia cuenta a través de una agencia digital que ha creado para potenciar a las empresas en redes sociales y dice que por ahora es ahí donde concentrará sus esfuerzos hasta que un día pueda volver a crear análisis divertidos en Youtube.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.