Casi 300 mujeres han sido asesinadas en un lapso de cinco años en Nicaragua

Feministas llaman a la organización ciudadana para luchar contra la violencia hacia las mujeres

Este 25 de noviembre se conmemora el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, un día que para las mujeres nicaragüenses representa «luto y dolor» pese a la resiliencia que han sostenido durante los últimos años debido al recrudecimiento de los femicidios y la violencia de género desde abril de 2018.

Muere estadounidense que asesinó a dos mujeres en Granada, según medios oficiales

La Red de Mujeres Contra la Violencia (RMCV), Las Subversivas y el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), emitieron un comunicado este miércoles en honor al 25 de noviembre, extendiendo un llamado a la sociedad en general a seguir organizándose para proteger a niñas y mujeres de las violencias y femicidios.

Los colectivos feministas extienden el llamado a la población debido a la falta de atención por parte del Estado ante la situación que viven actualmente las mujeres. Las feministas sostienen que que la crisis política actual que atraviesa Nicaragua ha incrementado los niveles de impunidad, dejando a la vida de las mujeres «en total desamparo».

Durante los últimos tres años, sostienen que las autoridades nicaragüenses han liberado a «violadores, agresores y femicidas, mientras persigue y reprime a las defensoras de derechos humanos y a todo ciudadano que exija respeto a sus derechos constitucionales». Una situación que ha dejado vulnerables a las mujeres.

Persecución estatal

La persecución gubernamental en contra de las mujeres feministas ha estado presente desde antes de 2018, expresa Marlin Sierra, directora ejecutiva del Cenidh. «Desde antes de 2018 las mujeres eran víctimas de violencia» y afirma que quienes integran los colectivos de mujeres desde años anteriores han recibido amenazas y agresiones por marchar ya sea un 8 de marzo, un 25 de noviembre o un 10 de diciembre.

Pero la persecución y represión estatal recrudeció tras el estallido de la crisis en 2018, desde entonces el Cenidh registra que más de 300 defensoras y activistas han sido víctimas de violencia, incluso sexual, con el fin de silenciarlas y que no continúen denunciando.

Esta misma mañana en que fue llevada a cabo la lectura del comunicado de los colectivos feministas, una patrulla policial y cinco agentes antimotines se plantaron frente al hotel donde las mujeres llevaban a cabo la actividad, mientras tomaban fotografías de cada una de las personas que ingresaban al mismo.

Marlin Sierra, directora ejecutiva del Cenidh. Eros Rivera/NI
Sujeto es atado de pies y manos por acosar a mujeres en Estelí

Maryce Mejía, de la RMCV, señaló que la presencia policial es algo continuo y es solo una muestra de que «una vez más estamos siendo reprimidas» mientras sostiene que la persecución no provocará silencio en las activistas quienes continuarán «denunciando los atropellos, la violencia y represión».

Aumenta la saña

Las feministas indicaron que en los últimos cinco años han ocurrido 293 femicidios en Nicaragua y en este 2020 «la violencia ha aumentado toda su saña y crueldad».  La organización Católicas por el Derecho a Decidir registra que en lo que va de este año se han perpetrado 63 femicidios y 100 femicidios en grado de frustración.

Mejía cuestiona «¿qué pasaría si estas mujeres que sobrevivieron a la violencia, tal vez por suerte, por ayuda de un vecino o una amiga», no hubiesen quedado en el grado de frustración? «Estaríamos hablando entonces de 169 femicidios, una cifra alarmante, cruda, cruel». Y agrega que la situación de violencia contra las mujeres ha empeorado «por el desmantelamiento que ha habido de las instituciones del Estado».

Este año, destacan que ha sido especialmente trágico para las niñas debido al alto número de casos de menores víctimas de violencia sexual. La joven Peyota, quien forma parte del colectivo Las Subversivas, demanda mejores espacios para la niñez nicaragüense «que se les de a las nuevas niñas un lugar más seguro donde crecer, no queremos que las niñas crezcan en dictadura, no queremos que las niñas crezcan con un presidente violador, no queremos que las niñas crezcan siempre siendo cuestionadas por sus liderazgos» y agrega que la terrible saña está acompañada con la impunidad que prevalece en el país.

Para las organizaciones de mujeres, el Estado de Nicaragua «invisibiliza la gravedad de las violencias de género al imponer leyes retrógradas que violentan todos los derechos a conveniencia de intereses partidarios». Además, sostienen que las autoridades manipulan «la tragedia mortal de los femicidios, y a las sobrevivientes de violencia las ha dejado en total desamparo humano y jurídico».

A raíz de la crisis sociopolítica en Nicaragua la impunidad ha aumentado, señalan las feministas. Inti OCON / AFP)

Llamado a la organización

Otra joven del colectivo Las Subversivas, que se identifica con el seudónimo Bruja mística, enfatiza que «la violencia machista no se combate solo el 25 de noviembre, no somos solo una fecha conmemorativa, la violencia no tiene bando y viene de cualquier espacio en el que nos encontramos». Por ello este miércoles, los distintos colectivos de mujeres han llamado a la continua organización, sobre todo luego de que a partir de 2018 las mujeres se hayan involucrado más «no solo en el feminismo, sino también en el ejercicio de su ciudadanía» algo que consideran peligroso frente al escenario político actual del país.

Octubre inicia con más agresiones contra mujeres

Destacan que a pesar de que se les impida el libre derecho a marchar, no callarán ante la grave situación de violencia contra las mujeres ya que «merecen tomarse las calles sin miedos de ser apresadas, de vivir sin violencia y de denunciar». De igual forma, Bruja mística alerta que en una transición política la agenda sectorial debe prevalecer y «no sea algo que se deje para después».

Las feministas han dirigido el mensaje a la población debido al crítico panorama político de Nicaragua, «no podemos decir que haya atención y prevención a la violencia contra las mujeres y las niñas mientras tengamos instituciones que violenten nuestros derechos». Pero a pesar de ello, continúan señalando la importancia de que las autoridades atiendan verdaderamente el cumplimiento de los derechos de las mujeres.

Mejía comparte que a pesar de que ha habido un retroceso en las leyes y la actuación estatal, las personas han iniciado a visibilizar y compartir en redes sociales la situación de violencia de las mujeres, además «miramos en los barrios y comunidades como la gente se ha organizado para auxiliar a muchas niñas y mujeres en peligro de ser asesinadas o violadas por personas de la familia», por lo que continúan llamando activamente a la sociedad para eliminar a cortos pasos la normalización que se ha brindado hasta ahora a la violencia contra las mujeres.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.