La vacuna de la India que podría venir a Nicaragua y de la cual hay dudas de su eficacia

Los mismos especialistas de India alertan que hay poca evidencia respecto a la efectividad de la vacuna

Este miércoles Rosario Murillo anunció que Nicaragua podría adquirir tres vacunas contra el COVID-19 a través del mecanismo COVAX, estas son la Sputnik V de Rusia, la vacuna de Moderna y la vacuna de Oxford-AstraZeneca. Pero además de estas tres vacunas, cuya eficacia se encuentra arriba del 90%, la vicepresidenta dio a conocer el interés por adquirir la vacuna Covaxin, que se encuentra actualmente en producción en la India y sobre la cual expertos de la salud han expresado preocupación.

Tres vacunas distintas vendrán a Nicaragua

Murillo aseguró que han recibido una propuesta para su comercialización e incluso «la India muy generosa y solidariamente nos ofreció también donaciones», una oferta que ya ha sido aceptada, por lo que la Covaxin también formaría parte de las vacunas por las cuales el gobierno de Nicaragua ha expresado interés de compra.

¿Es segura?

India es el segundo país del mundo con más números de contagios por COVID-19, después de Estados Unidos. Ante la dramática situación, el ente regulador de medicamentos del país autorizó el uso de emergencia de la Covaxin, elaborada por la farmacéutica Bharat Biotech. Sin embargo, especialistas han alertado que hay escaza evidencia sobre su efectividad.

La organización All India Drug Action Network expresó su preocupación desde su anuncio debido a la «ausencia de datos sobre su eficacia», y sostuvieron desconocer la racionalidad científica tras la decisión de aprobar «una vacuna estudiada de forma incompleta».

Para Ana Quirós, experta en salud pública, el Ministerio de Salud de Nicaragua (Minsa) no tiene la capacidad técnica para hacer una revisión adecuada de las vacunas, por lo que depende en su totalidad de que estas sean «probadas y aprobadas por otro países». Y al ser una vacuna de baja popularidad y escasas pruebas en comparación a la de China y Rusia, esta «puede o no puede ser buena».

Quirós destaca que las vacunas «lo que hacen generalmente es contar con el virus debilitado para que el cuerpo reaccione y produzca sus propias defensas, entonces al no saber la calidad o no tener la verificación de esas vacunas, se está exponiendo a la población a tener una infección masiva o a situaciones aún más riesgosas».

«El gobierno una vez más está actuando de manera irresponsable con relación a la población, lo que debería estar haciendo es aceptar las donaciones que ya se le han ofrecido; tanto la OPS como el mismo BCIE le han ofrecido un apoyo al gobierno de Nicaragua para la consecusión de vacunas. Y en segundo lugar, debería estar trabajando en la prevención y en la búsqueda de los medios necesarios para que el personal de salud esté preparado para aplicar la vacuna» asegura la experta.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.