Cinco puntos a tomar en cuenta para migrar a Estados Unidos

Muchos buscan el "sueño americano", pero la realidad es otra para quienes han migrado a Estados Unidos. ¿Cómo funciona el sistema? Un experto lo explica:

Migrar a Estados Unidos no podría ser una buena opción si no se toman en cuenta una seria de recomendaciones para esa travesía. Muchos emprenden el viaje sin conocer los procesos legales como la solicitud de asilo político y permisos de trabajo que puedan durar algunos años.

Todos estos procedimientos deben realizarse de manera rigurosa, ya que la migración estadounidense es regulada por leyes y pasos específicos, con el propósito de mantener un orden y control sobre quién entra y sale del territorio. Además, el sistema es bastante amplio y comprenderlo puede ser un desafío, porque las legislaciones y procedimientos cambian con frecuencia o se crean nuevos, que muchos desconocen.

Costa Rica, EEUU y España: Los tres países donde los nicaragüenses se exilian: ¿Cuáles son los pro y contra?

Nicaragua Investiga te presenta cinco puntos a tomar en cuenta para migrar a Estados Unidos:

1-Tiempo para que un asilo sea aprobado

Para obtener el estatus de refugiado político, la persona debe haber sido víctima de persecución en su país de origen en el pasado, o que teme serlo en el futuro. La importancia en este caso es mucha, porque se necesitará pruebas si le toca acudir ante un juez de inmigración.

Ronmell López, experto en temas migratorios, explicó que en este proceso es primero aplicar para el asilo político antes de asistir a un Tribunal. El tiempo para que un asilo político sea aprobado es casi dos años. Hay casos que se conocen que se extienden hasta casi los cinco años.

Miles de nicaragüenses están huyendo del país por la crisis política y económica. Foto | NI

La mayoría de las personas deberán presentarse en un Tribunal entre dos a tres ocasiones, hasta que les sea aprobado o denegado su asilo.

Durante este proceso, a la persona le otorgan un permiso de trabajo el cual dura un año y de no llegar su residencia tendría que reanudarlo para no quedar trabajando con un permiso vencido. “A veces toma un año y o más tiempo, dependiendo del estado y que tan ocupadas estén las oficinas migratorias”, dice López.

En Miami Florida , donde hay una gran demanda de solicitantes de asilo por ejemplo, las citas se han extendido a más de dos años incluso.

2-No todos los asilos políticos son aprobados

No todas las solicitudes son aprobadas, pues depende mucho las pruebas que presente la persona por persecución política. “También depende del famoso miedo creíble el cual es una pequeña entrevista grabada donde los oficiales preguntan si la persona teme regresar a su país de origen”, dice el experto.

Por otro lado, la persona que recibe el asilo político no puede regresar a su país, puesto que fue aprobado por persecución política y su residencia podría ser revocada y sería sujeto a deportación, pero una vez que la persona sea ciudadana estadounidense y en un cambio de administración, podría viajar sin problemas. “Una vez obtenida la residencia, cinco años después podrá aplicar para la ciudadanía”, expone.

Más nicaragüenses siguen siendo deportados desde EEUU

3-Buen trabajo, pero bajo guía de una persona

Muchas personas emprenden el viaje en busca del “sueño americano”, buscando mejores ingresos con un trabajo arduo. Pero, se tiene que tomar en cuenta que un contacto de suma confianza es primordial, ya que puede brindar asesoría para todas las gestiones que se requieran, hasta para sugerirle una empresa donde pueda ser contratado rápidamente.

De lo contrario, la persona estaría a merced de un sinnúmero de necesidades que podrían dificultar el proceso en un país totalmente desconocido: como dormir a la intemperie, sin destino, sin comunicación y dificultad laboral.

“Muchos no tienen familiares donde venir a quedarse y tampoco que los patrocinen. El patrocinio es punto clave para que la persona salga de un centro de detención más rápido”, afirma López y explica que muchos no patrocinan porque es un contrato largo que termina en 10 años o cuando la persona se hace ciudadana. Pero cualquier riesgo como cuentas de hospital en caso de enfermedad o accidentes, el patrocinador tendría que pagar esos gastos.

4-Un viaje largo con mucho peligro

Emprender un viaje hasta Estados Unidos no es nada fácil. Es una travesía que muchas veces es de vida o muerte. Las personas que deciden migrar de forma irregular, suelen ser estafados por coyotes, quitándoles grandes sumas de dinero que se vuelven inalcanzables de pagar.

Diriambina es secuestrada por un cártel en México, en su intento por llegar a Estados Unidos

También tienen que caminar por largas horas en caminos pedregosos, cruzar desiertos, la bravura de ríos y burlar los carteles mexicanos que cada día secuestran a los migrantes, obligándolos a pagar sumas de dinero que a veces superan los 18 mil dólares. Si el depósito no lo hace la familia, la persona puede ser encontrada sin vida.  Otras veces, le exigen traficar droga o prostituirse.

5-Desinformación

En el tema que gira alrededor del “sueño americano” hay mucha desinformación. La Embajada de Estados Unidos en Managua reafirmó su campaña “un viaje en vano”, indicando que deportarán a todos los migrantes que posean estatus irregular. La sede diplomática subrayó que, si una persona llega solo o acompañado, será deportado inmediatamente. “No crea en las mentiras de los coyotes”, remarcaron.

En ese mismo sentido, en noviembre del año pasado, fue el mes con la mayor cantidad de nicaragüenses que buscaron cómo ingresar a Estados Unidos de forma irregular, pero fueron detenidos por autoridades migratorias en las fronteras.

Nicaragüenses cuentan cómo fue su proceso de exilio a EE.UU

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés), revela que en noviembre las patrullas detuvieron a 13,637 nicaragüenses intentando cruzar la frontera entre Estados Unidos y México, antes de que el 6 de diciembre la administración de Joe Biden restableciera el programa Quédate en México, que ordena a los migrantes en busca de asilo a esperar fuera de ese país la respuesta a su petición.

El registro anual del CBP mostró que, entre enero y noviembre de este año, un total de 72,192 nicaragüenses intentaron ingresar a Estados Unidos, un nivel no visto en los últimos años, cuando las cifras mensuales no superaban ni las 500 personas intentando entrar de manera ilegal.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.