Padres de familia del Colegio Pan y Amor lamentan cierre de operaciones

Algunos padres están consternados porque no se esperaban el cierre del colegio, otros esperan saber si algún día volverá a operar.

El Colegio Pan y Amor informó el pasado jueves a los padres de familia que dejarían de operar, porque les era imposible continuar su funcionamiento. En un comunicado escueto difundido en su página de Facebook, que fue removido horas después, y en él aseguraron que la decisión respondía a falta de apoyo de otras organizaciones.

No obstante, algunos padres de familia consultados por este medio de comunicación, creen que el motivo del cierre se debe a la cancelación de las personerías jurídicas de otras organizaciones no gubernamentales que financiaban a esta asociación.

Colegio Pan y Amor en Managua cierra operaciones sorpresivamente

En su sitio web, se explica que «La Asociación Pan y Amor inició su misión con un comedor para 40 niños en el año 2000 y hoy en día atiende a centenares de estudiantes desde preescolar, primaria, secundaria y carreras técnicas. Además de la educación también se enfoca en la alimentación, salud física y psicológica de todos los estudiantes».

La incidencia de esta asociación se enfoca en reducir el trabajo infantil y romper el círculo de la pobreza que por años han vivido niñas, niños y adolescentes en los barrios más pobres y violentos de Managua, principalmente aquellos cercanos al Mercado Oriental, por lo que su cierre representará mayor vulnerabilidad social para la niñez de esas zonas.

Afectaciones y nostalgia

Entre las principales afectaciones que los padres de familia de este colegio enfrentan, son las económicas ya que Pan y Amor ayudaba a personas de escasos recursos para que pudieran tener  educación de calidad, señaló una madre de familia que prefirió omitir su nombre por temor a represalias gubernamentales.

«La verdad que es muy lamentable y triste porque era un excelente colegio, y ayudaba a muchos niños de escasos recursos. En secundaria le daban carreras técnicas a los estudiantes. No era un colegio caro. Le daban el desayuno y el almuerzo a los niños», señala.

Otros padres de familia se preguntan si algún día este centro de estudios volverá a operar, porque estaban muy satisfechos con la enseñanza, metodología y apoyo que brindaba a sus hijos.

Colegio Pan y Amor no quería que se hiciera público

El jueves 24 de febrero las autoridades del centro educativo sostuvieron una reunión para explicar a los padres y madres de familia que no podían seguir operando, no les dieron mayores detalles, solamente les entregaron una carta de traslado para que los alumnos pudieran ser matriculados en otros colegio.

Sin embargo, otra madre de familia que también prefirióser citada bajo anonimato, dijo que en la reunión les indicaron que la situación no debía hacerse pública.

En Nicaragua egresan más mujeres que hombres de la universidad, ¿por qué?

«El día de la reunión la dueña del colegio no quería que se hiciera público, y la verdad a mi manera de ver las cosas, me gustaría que esto se hubiera hecho público», expuso. Las razones para mantener el cierre de operaciones del colegio en bajo perfil tampoco fue expuesta por las autoridades del centro.

Nicaragua Investiga intentó comunicarse con los directores de Pan y Amor para obtener respuestas, pero todos nuestros intentos fueron infructuosos.

Educación en Nicaragua pretende ser controlada

Un catedrático, que también nos pidió proteger su identidad ante el pánico que ha generado en las fuentes informativos la ola de arresto emprendida por el actual gobierno, resaltó el daño que se ocasiona a la educación y al futuro del país con este tipo de medidas.

Universitarios graduados en la UPOLI se desbordan a apostillar títulos

«En los tres niveles: primaria, secundaria y universidad. El régimen lo que ha querido es tener un control para que los estudiantes que están con formación de discernimiento, tengan una mente frágil, donde (el gobierno) imponga fácilmente sus creencias e ideologías de admiración a los caudillos Daniel Ortega y Rosario Murillo», expresó.

Cabe destacar que además de cancelar organizaciones no gubernamentales, la dictadura de Daniel Ortega despojó de su personería jurídica a más de siete universidades que hoy en día están bajo control del Estado.

En el caso de la extinta Upoli, integrantes de la Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua (UNEN), celebraron con música sandinista el cierre de esta universidad. Una vez se creó la Universidad Nacional Politécnica (UNP) para absorber la extinta alma máter, dieron un «bono» a los estudiantes, para fomentar la partidarización dentro del recinto.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.