Rosario Murillo en nueva embestida de ofensas contra opositores a los que llama «agachados»

La vicemandataria fue en el pasado secretaria de Pedro Joaquín Chamorro, apellido al que más ataca en sus discursos.

La vicepresidenta de Nicaragua y vocera del gobierno, Rosario Murillo, no cesa de lanzar virulentos ataques verbales contra la oposición, pero hasta el momento no ha expresado una sola palabra en relación a las últimas sanciones de Estados Unidos y a las amenazas de la Unión Europea de sancionarla a ella y a Daniel Ortega y de sacar a Nicaragua del Acuerdo de Asociación (Ada).

Lo que sí hace de manera recurrente es culpar a agentes externos de aliarse con sectores políticos nacionales para supuestamente desestabilizar al gobierno.

Este martes 13 de octubre, durante su alocución por los medios de comunicación gubernamentales, Murillo aseguró que es Jesucristo el que conduce a Nicaragua a pesar del sufrimiento.

Rosario Murillo dice que se han recolectado más de 2 millones de firmas a favor de la cadena perpetua 

El pueblo de Nicaragua “ha sufrido mucho a lo largo de la historia porque se nos ha interrumpido la paz desde fuera, en complicidades, que siempre se han denunciado, de algunos agachados de adentro, los mismos de siempre, los vende patria, los entreguistas, los mismos que se creen ilustres”, manifestó.

Las afirmaciones de la vicepresidenta contrastan con la realidad que vive el país, con más de 100 presos políticos, el hostigamiento y los ataques a los grupos opositores, la censura a los medios de comunicación opositores y la falta de libertad de expresión.

Fijación con los apellidos

En sus ataques verbales Rosario Murillo ha demostrado especial fijación con algunas familias con una larga historia política, eso a pesar que ella durante su juventud se codeó con estas y llegó a ser secretaria de Pedro Joaquín Chamorro, director del diario La Prensa y perteneciente a una familia de la oligarquía nicaragüense.

“Ningún blasón, ningún apellido, es carta de ciudadanía para estar encima”, aseguró Murillo este martes.

El gobierno de Daniel Ortega acusa a los grupos opositores, a las ONG, a los empresarios y a los líderes de la iglesia católica de haber intentado darle un intento de golpe de Estado, con apoyo de Estados Unidos, durante las protestas del 2018.

Los organismos de derechos humanos de lo que han encontrado evidencias son de los múltiples crímenes cometidos por el gobierno. En diciembre del 2018 el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) denunció que el Estado de Nicaragua había cometido crímenes de lesa humanidad en el marco de las protestas de ese año.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.