Oposición dispuesta a negociar reformas electorales con Ortega

La Secretaría General de la OEA debe promover una negociación entre el gobierno y la oposición para definir las reglas del juego de cara a los comicios del 2021, según la resolución de la Asamblea General

El año 2021 está cada vez más cerca y se comienzan a mover las piezas políticas de cara a los comicios presidenciales del 2021, en donde el FSLN busca permanecer en el poder con Daniel Ortega al frente, mientras que la oposición busca afianzarse como la mejor opción política para dirigir el país y restablecer la democracia.

Luis Fley, miembro de la Coalición Nacional asegura que la oposición está dispuesta a negociar las reformas electorales con Daniel Ortega siempre y cuando cumpla con los acuerdos a los que ya se ha comprometido con la oposición en los pasados procesos de negociación.

«Primero tiene que cumplir con los acuerdos que firmó el año pasado» en la Mesa de Negociación que sostuvo con la Alianza Cívica en marzo de 2019, señala Fley. Esos acuerdos establecen la libertad de los presos políticos, la devolución de bienes a las organizaciones y medios de comunicación confiscados, el restablecimiento de las libertades públicas como el derecho a la manifestación, entre otros puntos, que no han sido cumplidos por el mandatario sandinista hasta la fecha.

OEA aprueba resolución contra Daniel Ortega de cara a elecciones del 2021

Una visión similar tiene el político José Dávila, miembro de la Alianza Cívica, quien considera que «si el gobierno tiene interés de negociarla (reformas electorales) con la oposición, habría que ir»

«Si se habla de reformas electorales, de consenso entre el gobierno y la oposición y se habla de buscar, yo creo que toda la oposición debemos estar en disposición de buscar esas reformas electorales» insiste Dávila, quien menciona que esta es una oportunidad para que la oposición consolide la unidad de una vez por todas.

«Esta es una oportunidad para la unidad de la oposición (…) si nos ponemos al unísono podemos ejercer más presión» menciona el político Dávila. Por otro lado, el miembro de la Alianza Cívica detalla que si el gobierno decide hacer las reformas de manera unilateral, la oposición debe estar atenta a que sean las adecuadas y que brinden garantías de que el proceso será justo y democrático.

Recientemente, la Asamblea General de la OEA aprobó una resolución que orienta a la Secretaría General, encabezada por Luis Almagro, a entablar un proceso de negociación entre la oposición y el gobierno para que se definan las reglas del juego para las elecciones del 2021, por lo que dicha negociación podría darse en el marco de lo establecido en esa resolución.

Almagro: «La legitimidad del próximo gobierno de Nicaragua está en juego»

Almagro dijo el pasado 22 de octubre que está consiente de que Daniel Ortega no quiere establecer un acuerdo con la OEA y que no ha acatado lo dispuesto en resoluciones pasadas aprobadas por la Asamblea General y por el Consejo Permanente de esa organización, en las que se le demanda al gobierno nicaragüense la liberación de los reos políticos, el restablecimiento del Estado de Derecho y el respeto a los derechos humanos.

El Secretario General de la OEA aseveró que «nosotros (OEA) esperamos avanzar y lograr un proceso justo libre y transparente en Nicaragua» y dijo que así como el gobierno ha mantenido contacto permanente con esa organización en cuanto a temas de derechos humanos, verificación de información y demás, espera que se pueda trabajar en materia electoral sin problemas.

La debilidad de la oposición

Las principales debilidades de la oposición son dos, la falta de unidad concreta de todos los grupos que adversan a Ortega y el nivel de fuerza para enfrentar al FSLN, que tiene controlados a todos los Poderes del Estado, la Policía Nacional y el Ejército de Nicaragua.

Para Luis Fley, el primer reto que tiene la oposición en este momento es concretar la unidad entre sus bases y estructuras, y después tendrían que buscar como impulsar las reformas electorales y que se garantice un proceso democrático, justo y transparente.

Juan Sebastián Chamorro propone un «diálogo político» para que no se repita en Nicaragua lo de Bolivia

El «comandante Johnson» está consiente que la oposición carece de «fuerza coercitiva» para poner en jaque a Daniel Ortega. El político rememora que para los acuerdos de Sapoá entre la Resistencia Nicaragüense y el Frente Sandinista en la década de los 80s, una de las condiciones que pusieron los líderes de la Contra Revolución para negociar fue que se liberaran a todos los presos políticos, que eran más de 10 mil. Algunos de ellos condenados hasta 30 años de cárcel por oponerse al sandinismo.

«Muchos salieron gateando como bebés de las cárceles. Sus familias nunca supieron nada de ellos durante 10 años hasta que regresaron a sus lugares de origen» recuerda Fley, quien considera que a pesar de que la oposición no está enfrentando a Ortega militarmente, las amenazas de la comunidad internacional podrían ser suficientes para presionar al caudillo sandinista.

Almagro durante su visita a Managua. Presidencia

Ortega buscará impunidad

Como en toda negociación, la oposición tendrá que ceder en algo y eso es lo que deberán definir los opositores de cara a una eventual negociación. Pero lo que sí está claro para Luis Fley, es que Daniel Ortega buscará impunidad.

«Si él (Ortega) ve que su panorama a partir de mayo es oscuro, que le viene una tormenta pues tiene que ceder. No creo que sea tan torpe» comenta Fley, y considera que Ortega incluso estaría dispuesto a perder las elecciones con la condición de que él, su familia y sus allegados no sean encarcelados y puedan continuar tranquilos «con sus millones».

Martín Aguado, el tesorero del PLC acusado de defraudar al INSS

A Daniel Ortega, «no le va a importar perder el Poder, si no alcanzar un acuerdo donde haya impunidad que le permita quedarse en Nicaragua», comenta Luis Fley

En la década de los 80s, «teníamos una fuerza de 20 mil hombres en armas que era una fuerza coercitiva. Hoy no tenemos esa fuerza coercitiva, solamente las amenazas internacionales de la OEA, la Unión Europea y los Estados Unidos» detalla Fley.

El político confía mucho en la vía negociada pues explica que «sería muy triste que la diplomacia no tenga efecto. La historia nos diría que tuvieron más efecto las armas de la contra que la diplomacia de la Unión Europea, la OEA y el Departamento de Estado»

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.