Martín Aguado, el tesorero del PLC acusado de defraudar al INSS

Martín Aguado fue acusado de defraudar al Estado por 725 millones de córdobas

El actual tesorero del Partido Liberal Constitucionalista, Martín Aguado, ha estado en la palestra pública en los últimos días por no firmar los cheques de pago de los trabajadores de ese partido por órdenes de Arnoldo Alemán, según Socorro Reyes, una de las afectadas.

Hace años, el tesorero del PLC se había visto envuelto en escándalos que lo implicaban en casos de defraudación al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, del cual fue director durante el gobierno de Arnoldo Alemán; y además de la defraudación al desaparecido Banco Mercantil cuando fue Gerente General de esa institución financiera.

Denuncian que Miguel Rosales condiciona salario de trabajadores del PLC

Martín Aguado fue el titular del INSS desde 1997 hasta 2001, y para el experto en temas de seguridad social, Dr. Manuel Israel Ruiz, la administración de Aguado es la peor que ha tenido el INSS en su historia, según un artículo publicado en la revista Envío.

«Durante el gobierno de doña Violeta fue el tiempo de la administración de Simeón Rizo, que aunque hizo grandes estragos (en el INSS), no fue la peor administración, porque para mí, la peor fue la de Martín Aguado, durante el gobierno de Alemán» apunta Ruiz.

Los estragos de Aguado en el INSS

La ex directora del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), Edda Callejas, solicitó en marzo de 2002 a la Contraloría General de la República (CGR) que investigara un préstamo de 34 millones de córdobas que el INSS, bajo la dirección de Martín Aguado había extendido a la Superintendencia de Pensiones.

El problema es que la Superintendencia de Pensiones debía ser financiada con el Presupuesto General de República, por lo cual el INSS no estaba en la facultad de otorgarle ningún préstamo. Y lo que levantó mayor sospecha, es que una vez que Aguado dejó la INSS, fue nombrado como nuevo Superintendente de Pensiones por la Asamblea Nacional y propuesto por Arnoldo Alemán.

¿Quién es Lucas Reyes, la polémica ficha del PLC dentro de la Coalición Nacional?

El presidente de la CGR en aquel entonces, Francisco Ramírez, se había comprometido con Callejas a citar a Aguado y a Eduardo Montealegre, quien en ese entonces fungía como Ministro de Hacienda y a pesar de que el préstamo se hizo con el aval del ex ministro de hacienda Esteban Duque Quezada, Montealegre debía explicar el destino de ese dinero porque era quien estaba al frente de esa institución.

El préstamo había sido solicitado por Duque Quezada al INSS el 29 de noviembre de 2001, por la cantidad exacta de 34 millones 089 mil 550 córdobas. Este préstamo se había descubierto a través de una auditoría interna que estaba realizando Humberto Sandoval, ex auditor del INSS y el informe de esa auditoria reflejó muchas inconsistencias.

El Instituto de Seguro Social. NI

Martín Aguado se fue del país

El siguiente mes, en mayo de 2002, se descubrió la compra de Bonos de Pago de Indemnización desde el 2000 hasta enero de 2002 a un costo más alto de lo establecido por la Ley, lo cual ocasionó pérdidas al Estado por más de 83 millones de córdobas, y nuevamente el implicado era Martín Aguado, quien ya había salido del país el 23 de abril de ese año hacia Honduras, luego se supo que estaba en Chile y no se volvió a conocer de él hasta años después.

El 22 de mayo de 2002, Aguado le envió una carta al ex presidente Enrique Bolaños en donde anunciaba su renuncia irrevocable al cargo de Superintendente de Pensiones. La carta había llegado desde El Salvador.

En diciembre del 2002, la directora del INSS de aquel entonces, Edda Callejas, dijo a medios de comunicación que esa institución había sido la “caja chica de Martín Aguado y de Antonio Alemán”. Este último es hermano del ex presidente Arnoldo Alemán y ex secretario general del INSS.

“Aquí hubo muchas anomalías, porque donde se toca hay podredumbre (…) habría que investigar más allá, investigar incluso antes de Aguado, porque todos los que han pasado por el INSS han metido la mano”, declaró Callejas, días antes de que saliera el informe de auditoria interna que preparaba Sandoval.

Aguado sigue siendo cercano al expresidente Arnoldo Aleman. NI

Los empleados «fantasmas»

El 16 de diciembre del 2002 ese informe llegó a la Procuraduría y la Contraloría General de la República y reveló otro caso de posible desfalco. Cuando Aguado estaba al frente del INSS, se le pagaban jugosos salarios a empleados de la Presidencia y a funcionarios «fantasmas» de los cuales no se tenía registro de su trabajo.

El monto de los salarios alcanzó los 17.3 millones de córdobas y se les pagó por cinco años, periodo en el que Aguado estaba en la dirección del Seguro Social. El informe señala que la cantidad de «fantasmas» eran 37 personas, y que los directores de las áreas donde supuestamente laboraban, alegaban desconocer a esos supuestos empleados.

“Los contratos en referencia fueron firmados en representación del INSS por el licenciado Oscar Martín Aguado Argüello, significando durante el período analizado un perjuicio económico para el INSS por 17,314,652.30, ya que el personal no realizó ninguna actividad laboral para la institución”, dice la auditoría interna del INSS, según archivos periodísticos de la época.

La Contraloría General de la República cuando aún tenía independencia reveló casos de Aguado.

 

Diputados sandinistas dictaminan Ley Especial de Ciberdelitos

Los 37 empleados «fantasmas» contratados por Aguado, estaban en la Presidencia Ejecutiva, la División General de Administración, la Secretaría General, la División Legal, la División General de Sucursales, y la División General de Finanzas del INSS.

Días antes de que saliera el informe, el ex diputado liberal Leonel Téller Sánchez interpuso una denuncia ante el Juzgado Quinto de Distrito del Crimen de Managua por la presunta defraudación de más de 725 millones de córdobas que habría sido ejecutado por Martín Aguado. Para aquel entonces, Arnoldo Alemán y otros funcionarios ya estaban siendo acusados de lavado de dinero y fraude en perjuicio del Estado nicaragüense.

Jueza archivó causa contra Aguado

Fue en enero de 2003, cuando la jueza suplente del Juzgado Quinto de Distrito del Crimen de Managua, Margarita Romero Silva, ordenó engavetar la denuncia de Teller por fraude y otros delitos contra Arnoldo Alemán y Martín Aguado, alegando que el diputado liberal no tenía las facultades necesarias para interponer ese tipo de denuncia y que únicamente le competía a la Contraloría General de la República como ente regulador.

Más tarde, gracias a la misma auditoría se pudo conocer que Alejandra Alemán Cardenal, hija de Arnoldo Alemán, recibió 2.7 millones de córdobas entre 1999 al 2001 en concepto de servicios prestados por contratación directa de la Clínica Marquette, cuyos socios eran miembros de la familia Alemán.

Los exaliados del FSLN que hoy se encuentran en la oposición

Quien autorizó el monto habría sido Martín Aguado, según lo revelado por la auditoría y archivos periodísticos, y fue hecho personalmente con Alejandra Alemán, violando así la Ley de Contrataciones del Estado porque “no se practicó el servicio de igualdad y libre competencia, lo que significó orientación de recursos financieros del INSS en beneficio de una empresa”.

La Contraloría General de la República jamás emitió una resolución o interpuso una demanda sobre los casos que involucraban a Aguado en el presunto desfalco al Estado. Del ex director del INSS no se supo mucho durante el tiempo que estuvo fuera del país, hasta que en enero de 2007, apareció en la hacienda El Chile de Arnoldo Alemán en una fiesta por ocasión del cumpleaños del exmandatario condenado a 20 años por corrupción.

A la derecha, Martín Aguado en la fiesta de cumpleaños del expresidente Arnoldo Alemán – Foto tomada de las redes sociales

En esa ocasión, un grupo de periodistas trató de abordar a Aguado pero no respondió preguntas y evadió brindar declaraciones, sin embargo, el ex contralor Fulvio Palma dijo que su caso ya estaba cerrado. “Todo quedó aclarado por la Contraloría, no tiene ninguna causa pendiente” detalló Palma a los medios de comunicación.

El presunto desfalco de Aguado al INSS le ha servido a los sandinistas para argumentar que fueron las administraciones «neoliberales» las que quebraron al seguro social y en 2014, la Asamblea Nacional aprobó una Ley que establece que la deuda del INSS la terminará pagando el Estado de Nicaragua, es decir, la población.

Cuando se aprobó esta Ley, el diputado Wálmaro Gutiérrez dijo durante la discusión que “¿Cuánto le pago el doctor Arnoldo Alemán a la deuda del INSS?, ¿Cuánto le pagó el señor Enrique Bolaños al INSS? ¿Cuánta plata le pagó? (…) Agarraron al INSS y lo hicieron trizas, incluso para beneficios personales, como terrazas en casas de mar”.

“Tal vez ustedes tienen una memoria frágil señores diputados, porque eran también funcionarios que venían del Partido Liberal y que estaban ahí en la presidencia del INSS, o sea que lejos estos gobiernos liberales de reconocer el adeudo del INSS y no solamente lamentarse por el endeudamiento, no solo no le pagaban, sino que le robaron abiertamente al INSS”, señaló Gutiérrez en aquel entonces.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.