¿Salida de la Alianza Cívica dejó con más peso de voto a partidos políticos en la Coalición?

La Coalición Nacional está integrada por cuatro partidos políticos,

La salida de la Alianza Cívica de la Coalición Nacional, ha despertado mucha incertidumbre al rededor del panorama preelectoral en el que se encuentra la oposición, pero también ha dejado la incógnita de que si el bloque opositor está controlado por los partidos políticos, tal y como lo denunció la Alianza Cívica en su momento.

José Dávila, vocero de la Alianza Cívica, indica que los partidos políticos de la Coalición Nacional se consideran con un poder superior al de las organizaciones de la sociedad civil como la Unidad Nacional Azul y Blanco o la misma Alianza Cívica, porque la CN es una unidad electoral. «Ellos (partidos políticos) consideraban tener un dominio natural porque es un tema electoral. La sociedad civil no tiene casillas, no tiene experiencia electoral y la experiencia política que tienen es relativa», analiza el político.

Ratificación de EEUU a Alemán es un mensaje para aliados de Ortega

Según Dávila, los partidos políticos que están en la Coalición Nacional se sienten en la ventaja de hegemonizar a la oposición y que es por eso que la Alianza Cívica ha insistido en crear una organización «amplia, equilibrada, con mayor presencia de la sociedad civil, sobre todo de los jóvenes».

La Coalición Nacional está integrada por cuatro partidos políticos, el Partido Liberal Constitucionalista, Partido Restauración Democrática, Partido Indígena Yapti Tasba Masraka Nanih Aslatakanka YATAMA y la Fuerza Democrática Nicaragüense, este último no posee personería jurídica. Las organizaciones civiles que todavía integran este bloque son el Movimiento Campesino y la UNAB. En el caso del Movimiento Campesino es señalado de ser controlado por el PLC.

Ernesto Medina: «Juan Sebastián le ha fallado a la Alianza Cívica por sus ambiciones personales»

Miembros de la Coalición niegan ser controlados por los partidos

El político miembro de la Coalición Nacional José Pallais, se defiende de los señalamientos y considera que afirmar que la CN está controlada por los partidos políticos, «no es correcto» porque los representantes de las estructuras territoriales de la Alianza Cívica son los que han pasado a ocupar el espacio que dejaron los dirigentes de esa organización tras su salida, por lo cual no ha habido mucho movimiento al respecto.

Las bases de la AC pasaron a ocupar el espacio bajo el nombre de Alianza Cívica por la Unidad, la cual ha sido catalogada como una organización «pirata» por la dirigencia de la original Alianza Cívica.  Fue el vocero José Dávila, quien en una entrevista en Canal 10 a finales de octubre, dijo que «mal hace la Coalición con estar buscando como construir una Alianza Cívica pirata y decir que están con ellos».

Los exaliados del FSLN que hoy se encuentran en la oposición

Pero además de la toma del espacio que dejó la Alianza Cívica, una organización llamada UNITE también se integró recientemente a la Coalición Nacional y a pesar de que aún no tienen voto para la toma de decisiones, sí tienen voz en el momento del debate, explica Pallais.

«El sector social (Sociedad Civil) se ha venido a reforzar con estos dos ingresos, el de la Alianza Cívica por la Unidad (a como le llaman los nuevos representantes)» y de la organización UNITE, concluye Pallais.

Por su parte, el presidente del Partido Restauración Democrática, Saturnino Cerrato y que también pertenece a la Coalición Nacional afirma que «nunca la Coalición ha estado controlada o hegemonizada por los partidos políticos. Eso fue un argumento de los representantes de la Alianza Cívica, pero no es verdad, nunca ha sido verdad».

Según Cerrato, «ni siquiera el PLC adoptó ese comportamiento» de tratar de controlar a la CN y mucho menos los cuatro partidos en bloque. Sobre el argumento de Dávila de que se trata de es un por un tema electoral que los partidos buscan el control de la oposición, Cerrato responde que el sistema actual funciona en base a la Ley Electoral, y que mientras no hayan reformas se deberá trabajar bajo ese formato.

El caudillismo y su historia sin fin en Nicaragua

El reverendo reconoce que los partidos políticos son los vehículos en que la oposición puede montarse para enfrentar electoralmente a Ortega, pero insiste en que no se busca hegemonizar a las demás organizaciones opositoras.

Irónicamente, tanto la Alianza Cívica como la Coalición Nacional han insistido en la necesidad de impulsar reformas electorales de cara a los comicios del 2021, pero lo hacen por separado. Sus diferencias aún no les dejan ver la urgente necesidad de que la oposición no llegue dividida a noviembre del siguiente año.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.