Matrimonio igualitario y el aborto: los temas más polémicos de las agendas políticas nicaragüenses

Las opiniones son diversas, y a la misma vez similares, en una sociedad marcada por una histórica alianza política-religiosa y leyes conservadoras.

El matrimonio igualitario y el aborto son dos de los temas más polémicos de debate. En Nicaragua, cuya población está fuertemente influenciada por la religión, las leyes son solo otro reflejo de la alianza política-religiosa y las notorias posturas conservadoras.

El falso catolicismo de Rosario Murillo

La homosexualidad es legal en el país apenas desde el año 2008, es decir que hasta hace unos años las personas de la diversidad sexual eran penalizadas con uno a tres años de prisión por incurrir en el delito de “sodomía”. Este fue estipulado en el antiguo Código Penal de 1974 y señalaba que “comete delito de sodomía el que induzca, promueva, propagandice o practique en forma escandalosa el concúbito entre personas del mismo sexo”.

El artículo fue derogado durante la revolución sandinista, pero tras el triunfo de la oposición en los 90, la Asamblea Nacional aprobó diversas reformas al Código Penal estableciendo nuevamente el “delito de la sodomía” en 1992. Incluso en 2006, el presidente Enrique Bolaños solicitó una lista de funcionarios públicos “sospechosos” de ser parte de la diversidad sexual para que fuesen despedidos.

Pero la despenalización de la homosexualidad no incluyó ningún otro reconocimiento con respecto a la unión matrimonial entre parejas del mismo sexo ni una regulación en cuanto a derechos de adopción para familias homoparentales.

Especial sobre la comunidad LGBTI en Nicaragua. Conozca los retos que enfrentan en su día

Por otro lado, mientras se despenalizaba la homosexualidad se penalizaba el aborto terapéutico. El 26 de octubre de 2006 fue penalizado el aborto en todas sus formas para las mujeres nicaragüenses, quienes pueden recibir hasta dos años de prisión, y en el caso de los médicos que lo asistan pueden ser hasta seis años, además de perder sus licencias para ejercer.

FSLN, el partido que promovió penalizar el aborto terapéutico en todos los casos

La penalización del aborto continúa en vigencia y surgió como parte de la campaña electoral del partido Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) durante los comicios de 2006, como resultado de una estrategia política negociada con las jerarquías religiosas del país.

Aunque la Constitución Política reconoce a Nicaragua como un estado laico, la realidad es que la influencia de la religión cristiana católica en los discursos políticos es latente. El reconocimiento de los derechos humanos en la legislación está marcado por la histórica alianza entre el partido de gobierno y la iglesia, por lo que la posibilidad de cualquier cambio en las leyes dependerá en gran medida de las posturas que posea el partido en el poder.

La penalización del aborto continúa en vigencia y surgió como parte de la campaña electoral del partido Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) durante los comicios de 2006, como resultado de una estrategia política negociada con las jerarquías religiosas del país.

¿Qué opinan los partidos políticos y organizaciones de oposición?

Si bien el FSLN ha marcado un cambio en cuanto al reconocimiento de los derechos de las personas de la comunidad LGBT, en cuyas marchas conmemorativas del 28 de junio incluso se contaba con resguardo policial, algunos consideran que esto se trata de una estrategia para la captación de apoyo popular pero que no se logrará alcanzar otros niveles como el matrimonio igualitario y la formación de familias homoparentales debido a su contrariedad con la iglesia.

Incluso a pesar del reconocimiento dentro de la legislación y su inclusión en la categoría de protección contra la discriminación, los miembros de la diversidad sexual nicaragüense venían exigiendo desde hace varios años la implementación de políticas concretas en temas de acceso a la justicia, la salud, la educación y el empleo. Pues aun cuando ser homosexual ya no es ilegal en Nicaragua, la realidad es que su despenalización es reciente y la influencia religiosa grande, por lo que prevalece el estigma y la discriminación.

(Photo by EZEQUIEL BECERRA / AFP)
Diputado sandinista hace apología del delito al despreciar a comunidad LGBTI, según Azahálea Solís

En cuanto al aborto, la misma vicepresidenta Rosario Murillo utilizó el embarazo de una niña durante la campaña de reelección de Ortega en 2011 para reafirmar la posición del partido frente al tema, asegurando que el nacimiento se trataba de un “milagro de Dios” pese a tratarse de un abuso sexual. Esta no sería la única oportunidad en que la mandataria celebra los embarazos de menores en oposición ante cualquier posibilidad de un aborto.

Por otro lado, desde la oposición este resulta ser uno de los temas que aún no llega a la agenda pero que fractura las opiniones dado a la diversidad de sectores que actualmente conforman la Coalición Nacional. Tamara Dávila, miembro de la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB), asegura que estos temas aún no han sido abordados dentro de la Coalición y tampoco dentro de la Unidad.

Sin embargo, destaca que dentro de la UNAB existen organizaciones de mujeres feministas —como el Movimiento Feminista de Nicaragua — y de la diversidad sexual —como la Red de la Diversidad Sexual Nicaragua—. Por lo que, aunque no ha sido un tema a tratar dentro de la Unidad, existen organizaciones “que defienden claramente estos derechos” asegura.

Así fue el último debate presidencial que se dio en Nicaragua y al que Ortega no asistió

Recuerda que incluso para el Día del Orgullo, desde la UNAB se colocó la bandera multicolor “señalando que las minorías sexuales tienen derechos y deben ser respetados”, una acción que fue objeto de polémica no solo a nivel social sino dentro de la misma Coalición Nacional.

“Y comenzaron los ataques que dentro de la Unidad están las abortistas, las cochonas, las anti iglesias y demás” asegura Dávila. Este tipo de comentarios son comunes en la sociedad nicaragüense para hacer referencia a toda aquella persona que se muestre a favor del matrimonio igualitario y el aborto.

En cuanto al partido Ciudadanos por la Libertad (CxL) —de ideología liberal—, Maricela Moreno quien es miembro del espacio de juventud CxL, comparte que aún no existe una posición oficial del partido y no ha habido pronunciamientos respecto a estos dos temas. Pero detalla que siempre se mantienen “dentro del marco del respeto de la libertad individual”. Pero en cuanto al aborto, Moreno agrega que “siempre se ha dicho que respetamos como sociedad nicaragüense que tenemos culturas y tradiciones bastante religiosas”.

Mientras tanto, desde la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia la única respuesta que se obtuvo es que “no hay una posición oficial respecto al tema”.

Manifestantes celebran el Día del Orgullo Gay en 2018. Photo by INTI OCON / AFP.

¿Podrían abordarse estos temas en 2021?

El objetivo clave de la Coalición Nacional es la salida de la familia Ortega Murillo de la presidencia, para ello ha sido necesaria la unión y respeto a la diversidad de ideologías de quienes lo integran, por lo que sería difícil el abordaje de estos temas en los próximos comicios debido a las discrepancias que existen entre sus miembros al respecto. Además, según sus mismos integrantes, estos ni siquiera han sido sujeto de discusión durante las reuniones.

El largo rechazo de Rosario Murillo hacia las feministas en Nicaragua

Dávila no cree que, en este momento, en 2021, sean temas a tocarse “pues todos están enfocados en salir de la dictadura”, pero asegura que una vez el FSLN quede fuera de la silla presidencial “esa va a ser una lucha, principalmente de los movimientos sociales y de las organizaciones de mujeres”.

Pero aún con la salida del FSLN, la realidad es que las opiniones de algunos de los partidos que integran la oposición no difieren mucho de la actual e incluso muchos prefieren evitar mostrar una posición al respecto por temor al rechazo público y la perdida de simpatía popular. Por lo que es difícil percibir un posible cambio de leyes en cuánto a estos temas de derechos humanos.

“Lo que hay en este país es una clase política que no se atreve a hablar de esos temas y que no reconoce esos derechos” asegura Dávila y agrega que tras los próximos comicios presidenciales lo que se espera es un cambio en Nicaragua con “unos diputados y diputadas que den pase a unas leyes que son hermanas de los derechos humanos”.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.