Así fue el último debate presidencial que se dio en Nicaragua y al que Ortega no asistió

Daniel Ortega más bien asistió a otro foro con líderes de movimientos ambientales que se transmitió en vivo por Canal 4 y se celebró al mismo tiempo que el debate presidencial.

Este reportaje fue publicado inicialmente el 4 de octubre,  pero se amplió con mayor información. Espere próximamente un reportaje audiovisual en nuestro canal de Youtube

 

En Nicaragua casi no se debate, mucho menos entre candidatos a ocupar el cargo más importante en el Estado y de dirigencia en el país, pero sí hay un precedente de cuatro aspirantes a la silla presidencial que sostuvieron un encuentro de ideas durante hora y media en un hotel de Managua.

Debian ser cinco los participantes de aquel «Foro Presidencial Nicaragua 2006» pero el candidato por el Frente Sandinista de Liberación Nacional, Daniel Ortega dijo que el evento pretendía ser utilizado por los organizadores para atacar a la Alianza Unida, Nicaragua Triunfa, que encabezaba su partido y para «favorecer a las fuerzas de derecha».

Daniel Ortega más bien asistió a otro foro con líderes de movimientos ambientales que se transmitió en vivo por Canal 4 y se celebró al mismo tiempo que el debate presidencial.

Los exaliados del FSLN que hoy se encuentran en la oposición

Sin Ortega, los candidatos que participaron en el debate presidencial fueron Eduardo Montealegre por la Alianza Liberal Nicaragüense, José Rizo por el Partido Liberal Constitucionalista, Edmundo Jarquín por el Movimiento Renovador Sandinista y Edén Pastora como candidato de Alternativa por el Cambio.

El evento fue realizado el 13 de septiembre de 2006 en el Centro de Convenciones del hotel Crowne Plaza de Managua, y los organizadores fueron la cadena de televisión CNN y su estación afiliada en Managua Televicentro Canal 2. Los moderadores fueron el periodista de CNN Carlos Montero y el ex director de noticias de Canal 2, Joel Gutiérrez.

Foro, no Debate

Joel Gutiérrez recuerda que para esos años el Canal 2 gozaba de mucha credibilidad y el noticiero se manejaba de manera muy seria. Después de ver el Foro Presidencial de Ecuador en aquellos años organizado por CNN, la dirigencia de Canal 2 se dispuso a contactar a la cadena norteamericana para organizar un Debate Presidencial de cara a los comicios de 2006.

«La respuesta fue inmediata, nos dijeron que definitivamente les interesaba Nicaragua» rememora Gutiérrez y luego se procedió a establecer la logística para organizar el evento. El ex director de noticias de Canal 2 recuerda que el set donde se llevó a cabo el Foro se armó con tubos de PVC de al menos siete metros de alto y mantas tensionadas, además de la iluminación que dejó «un set espectacular».

¿Cómo Edén Pastora, caído en desgracia volvió a convertirse en un protegido de Ortega y Murillo?

Uno de los dilemas que enfrentaron los organizadores del evento era contar con la confianza de los cinco candidatos para que participaran en el debate, e incluso, Gutiérrez detalla que la gente de CNN prefirió llamarle «Foro» en lugar de «Debate» porque la palabra debate suena confrontativo y no se quería despertar ese tipo de morbo.

Una vez establecido que se llamaría Foro Presidencial, se extendió la invitación a los candidatos y «los que más problemas dieron fueron el PLC, que el candidato era José Rizo y el comandante Ortega». El candidato sandinista iba punteando todas las encuestas y ciertamente era el candidato a vencer.

El control de Rosario Murillo

Para aquel entonces Rosario Murillo estaba al frente de la campaña electoral de Daniel Ortega. El color rosado y las flores extravagantes ya eran conocidas por los nicaragüenses y ella en particular, «no confiaba en el canal» y creyó que todo se trataba de una «emboscada» para dejar mal a su esposo.

Joel Gutiérrez recuerda que Rosario Murillo mandó a pedir la lista de temas y preguntas que iban a abordarse en el Foro. Gutiérrez le explico a Murillo que no podía pasarle la lista de preguntas pero sí le dijo a grandes rasgos los temas que serían abordados.

Los moderadores del último debate presidencial que se dio en Nicaragua fueron los periodistas: Carlos Montero, de CNN y el ex director de noticias de Canal 2, Joel Gutiérrez. Cortesía
El falso catolicismo de Rosario Murillo

A los organizadores del evento también se les ocurrió hacer un perfil biográfico de los cinco participantes para que el electorado conociera su trayectoria política y datos personales de los aspirantes a la presidencia. Tras publicarse el perfil de Daniel Ortega, «doña Rosario me llamó muy molesta para preguntarme que quién nos había autorizado para hacer un perfil del comandante», expresa Gutiérrez.

El moderador del evento le dijo que Ortega era una figura pública y estaba sometido al escarnio público y por ende no había necesidad de solicitar permiso. Después de eso, Murillo quedó muy molesta y en la secretaría del FSLN ya no les respondían las llamadas a los organizadores del evento y no se pudo concretar la participación del candidato sandinista.

Los temas a discutir

Los temas que se debatieron en aquel evento fueron la crisis energética que enfrentaba el país, la pobreza, la crisis del Poder Judicial, el aborto, la juventud, el Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y Centroamérica conocido como CAFTA, además de la propuesta de acuerdo petrolero que hacía el difunto presidente de Venezuela Hugo Chávez, y la integración de la región que buscaban Chávez y Cuba y que hoy se conoce como Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América ALBA.

¡Viva la Independencia!: El grito de los indígenas en la Costa Caribe

También fueron consultados sobre el Tratado de Libre Comercio entre EEUU y Centroamérica, conocido como Cafta y sobre la propuesta de venta de petróleo venezolano a precios preferenciales hecha por Hugo Chávez. Todos los candidatos expresaron estar en contra del pacto que hizo Arnoldo Alemán con Daniel Ortega.

Sobre la crisis energética, los candidatos presentaron sus propuestas como la de Edmundo Jarquín sobre desarrollar la energía hidroeléctrica, o la de Eduardo Montealegre que propuso hacerle frente al déficit energético con el uso de bujías de bajo consumo.

Por su parte, José Rizo consideró que se debía invertir más dinero en la importación de energía desde otros países y Edén Pastora opinó que la solución era diseñar políticas de desarrollo energético a largo plazo.

Durante el último debate realizado en Nicaragua, los aspirantes rechazaron unánimemente el pacto Ortega-Alemán. Foto Jeyner Andrés Potosme/Nicaragua Investiga

Estados Unidos y Venezuela

Los temas de los que se hablaron y que en la actualidad son de mucha importancia para el país en términos políticos y económicos fueron dos, el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y el acuerdo petrolero que proponía Hugo Chávez.

Para Eduardo Montealegre, candidato de ALN, el apoyo venezolano no era necesario contrario a lo que opinó del acuerdo comercial con Estados Unidos, el cual calificó como una importante oportunidad para la economía del país.

El FSLN en clandestinidad: El asalto como medio de financiamiento

Edmundo Jarquín del MRS si mostró simpatía por la propuesta Chávez, alegando que “no podemos beneficiarnos del CAFTA renunciando a ofertas de otros países, como no podemos aceptar presiones y renunciar al CAFTA”.

El comandante cero, Edén Pastora, también se mostró a favor de mantener relaciones con Venezuela y aceptar la propuesta petrolera de Hugo Chávez, y José Rizo, candidato del PLC, dijo que si llegaba a la presidencia no permitiría injerencias de otros países. “Vamos a exigir respeto en asuntos internos del país”, aseguró el liberal y rechazó propuesta de Hugo Chávez.

¿Porqué no llegó Daniel Ortega?

Curiosamente, las elecciones presidenciales se celebraron 53 días después de que los candidatos debatieran sus ideas en el foro pero el que ganó los comicios fue el candidato que no participó: Daniel Ortega, y 13 años después el sandinista continúa ocupando la silla presidencial y nunca se le ha visto debatir públicamente sus ideas o planes de gobierno.

Daniel Ortega «no aceptó, venir, por temor a que yo le demostrara que él no tiene propuestas para la solución de los problemas de Nicaragua y que por el contrario su gobierno nos llevaría a una nueva situación de inflación, pobreza, mas desempleo e incluso un nuevo conflicto internacional», criticó en su momento Edmundo Jarquín.

En la actualidad, el excandidato a la presidencia por el MRS cree que Ortega tuvo temor que se descubriera su plan de establecer «una dictadura» y esa fue la principal razón por la cual el mandatario sandinista prefirió no asistir.

Edmundo Jarquín Calderón fue candidato presidencial del MRS tras la muerte de Herty Lewites. Foto: Miguel Bravo/Nicaragua Investiga

El ex guerrillero Pastora consideró en aquel entonces que Ortega no llegó al foro porque no respetaba a sus adversarios políticos, pero también lo defendió y alegó que Ortega «ha cambiado y quiere tener una oportunidad de gobernar sin guerra». Cuando Ortega llegó al poder, Edén Pastora apareció convertido en su aliado y ocupó un cargo público como encargado del dragado en el Río San Juan.

Abuso sexual, un mal silenciado en la guerra de los 80

El candidato del PLC, José Rizo dijo que «Ortega es como un fantasma, porque inspira temor y él tiene miedo de exponer sus ideas» y Montealegre señaló que el caudillo sandinista no podía gobernar el país si ni siquiera se atrevía a ir a foros y prefería continuar «gobernando desde abajo» con asonadas y desestabilización a como lo hacía desde que perdió el poder en 1990.

Después de ese debate presidencial nunca hubo otro, mucho menos hubo uno que promoviera Daniel Ortega. A criterio de Eliseo Núñez, analista opositor, Ortega no se somete a debates porque ve el ejercicio del poder como una lucha de fuerzas y no de ideas. «Es por eso que no pone ninguna idea sobre la mesa, simplemente se impone por la fuerza» detalla Núñez.

«Él mira inútil estar discutiendo porque para eso tiene las armas, tiene al Poder Judicial, tiene a la Asamblea y tiene una fuerza económica también que le permite hacer las cosas sin necesidad de estar discutiendo» agrega el analista opositor.

Ortega siempre ha huido a los debates, según sus detractores.

En toda democracia los candidatos a cargos públicos tan importantes exponen sus ideas y son discutidas, así todos los ciudadanos pueden escoger a la persona que más simpatice con sus posturas, pero en Nicaragua esto no sucede.

El Doctor en Comunicación Pública y académico Fernando J. Ruiz, y el periodista Hernán Alberro en su ensayo titulado «Ola de Debates Electorales en América Latina: Luces y Sombras de un Avance Democrático», definen que hay países de la región en donde es casi imposible realizar debates, sobre todo por el alto nivel de polarización.

«En esos casos, no existe ni siquiera el debate sobre el debate. La calidad institucional es tan baja que resulta impensable, y algún sector puede proponerlo pero sabiendo que muy difícilmente se concrete», resaltan los académicos argentinos, y citan como ejemplo el caso de Arnoldo Alemán, quien retó a Ortega a un debate en 2011 pero que nunca se llevó a cabo.

Alemán retó a Ortega durante la apertura de su campaña electoral en el municipio de Matiguás, cuando fue candidato del PLC para aspirar a un segundo periodo presidencial después de salir de la cárcel. «Desde estas montañas reto a Daniel Ortega para que discutamos y debatamos (…) no tengas miedo, no te escudes detrás de Rosario» Murillo, esposa de Ortega y jefa de campaña del sandinista en aquel momento.

De secretaria del mártir de las libertades públicas, a una censuradora: La metamorfosis de Rosario Murillo

Alemán también retó a su consuegro Fabio Gadea para que sostuvieran un debate público. Gadea era el candidato del Partido Liberal Independiente. «No tenga miedo, venga, debatamos. Salga de las enaguas y de las espaldas de Eduardo (Montealegre) y Edmundo Jarquín y debatamos» dijo Arnoldo Alemán en discurso público.

La única vez que Daniel Ortega dio un ápice de querer debatir con alguien fue cuando retó en 2001 al entonces candidato del PLC, Enrique Bolaños. “Estoy dispuesto a ir ya, mañana, pasado mañana, cuando este señor (Enrique) Bolaños quiera”, dijo Ortega a medios de comunicación el 24 de septiembre de ese año. Bolaños aceptó el reto de Ortega y le dijo que lo esperaba a las 7 de la mañana del 28 de septiembre en el Centro de Convenciones del Hotel Intercontinental para debatir las propuestas de cada uno.

Daniel Ortega no llegó y más bien acusó a Bolaños de «haber matado la posibilidad de un debate (…) la ha matado porque con su actitud está demostrando que no quiere debate, porque es una actitud dictatorial, querer decidir, imponer dónde se realiza un debate” declaró el caudillo sandinista.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.